LA OLA DE VIOLENCIA 

Violencia en Río: conmoción por la ejecución de una edil

Marielle Franco fue acribillada en su auto; criticaba la intervención militar.

VEA LA FOTOGALERÍA. Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: AFP
Foto: Reuters
Foto: AFP
Foto: Reuters
Foto: Reuters
Foto: Reuters

Una multitud homenajeó ayer jueves en Río de Janeiro a la concejala (edil) Mariella Franco, asesinada el miércoles por la noche, menos de un mes después de que el presidente Michel Temer decretara la intervención militar de ese estado para frenar una ola de inseguridad.

Las movilizaciones en memoria de Marielle Franco, del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), fueron particularmente grandes por la tarde en Río y otras ciudades de Brasil, convocadas por movimientos sociales conmocionados por la ejecución de una figura comprometida con las luchas de las mujeres negras y las denuncias de atropellos policiales en las favelas.

El caso tuvo un fuerte impacto dentro y fuera del país. En las redes sociales, abundaban los mensajes con los hashtags #MariellePresente y #LutoPorMarielle.

Las oficinas de Naciones Unidas en Brasil expresaron su "consternación" por la muerte de la concejala de 38 años, "una de las principales voces de defensa de los derechos humanos en la ciudad".

El presidente Temer calificó el asesinato de "inadmisible" y denunció "un atentado contra la democracia y el Estado de derecho", en un video divulgado en las redes sociales. "El crimen no quedará impune", dijo Temer en un mensaje en las redes sociales.

Marielle Franco fue abatida a bordo de un vehículo en el centro de Río, junto al conductor, cuando regresaba de un acto de mujeres negras. Otra pasajera sobrevivió al ataque.

Amnistía Internacional exigió una "investigación inmediata y rigurosa, para que "no queden dudas sobre el contexto, la motivación y la autoría" del asesinato de la dirigente.

Franco denunció en las últimas semanas un incremento de la violencia policial en las favelas y se opuso a la intervención militar en el área de la seguridad de Río, decretada en febrero por el presidente Temer para tratar de contener una escalada de violencia que no para de crecer desde el fin de los Juegos Olímpicos de 2016.

Hace dos semanas asumió la función de relatora de la Comisión de la Cámara de Concejales de Río, creada para vigilar la actuación de las tropas a cargo de la intervención, algo sin precedentes desde el retorno de la democracia en 1985.

El 10 de marzo, la concejala denunció en las redes sociales una operación policial en la favela de Acarí. "El 41 Batallón de la Policía Militar está aterrorizando y violentando a los habitantes de Acarí (...) Es algo que ocurre desde siempre y con la intervención es peor", escribió.

"Es demasiado pronto para afirmarlo, pero obviamente estamos viendo esto como un asesinato en respuesta a su trabajo político, esa es la teoría principal", dijo un fiscal de Río de Janeiro, que habló a condición de que no se mencionara su nombre, ya que no estaba autorizado a discutir el caso.

Un investigador de la fuerza policial de Río también dijo que el principal motivo parecía ser la crítica de Franco a la policía por presuntamente asesinar a inocentes en sus constantes batallas contra bandas de narcotraficantes.

Según la Policía Civil de Río de Janeiro, el ataque fue perpetrado por pistoleros que estaban en otro vehículo y que dispararon indiscriminadamente sin hacer ninguna advertencia, y huyeron sin robar nada.

El ataque se produjo un día después de que la concejala volviera a criticar la intervención del Ejército en la seguridad de Río de Janeiro en un mensaje en las redes sociales. "Otro homicidio de un joven que puede entrar en la cuenta de la Policía. Matheus Melo estaba saliendo de la iglesia. ¿Cuántos más tienen que morir para que esta guerra acabe?", se preguntó Franco.

El ministro de Justicia de Brasil, Torquato Jardim, dijo que el asesinato de Franco no "pone en jaque" la "eficacia" de la intervención federal en el área de seguridad en Río.

"Es una tragedia. Una tragedia más diaria en Río de Janeiro. Lamentable. Es preciso conocer bien las razones e ir detrás de los responsables. Eso no pone en jaque la eficacia de la intervención federal", comentó el ministro tras su participación en el Foro Económico Mundial, que concluyó ayer en San Pablo.

Corrupción policial.

El asesinato de Franco ocurre además en un contexto de denuncias de corrupción en la propias fuerzas policiales de Río de Janeiro. Esta semana, nueve sospechosos, entre ellos cuatro policías militares, fueron detenidos en un operativo contra la milicia en el municipio de Mesquita, en la Baixada Fluminense, en el oeste de Río. La operación respondió a una denuncia de un comerciante que desde hace meses es obligado por la milicia al pago de una "tasa de seguridad" que supone unos mil reales semanales (306 dólares).

Al menos dos millones de personas viven en áreas controladas por las milicias —organizaciones criminales integradas por expolicías o agentes en activo, agentes penitenciarios, militares o bomberos— en Río de Janeiro, en un área equivalente a la cuarta parte de la región metropolitana de la ciudad más emblemática de Brasil. El crecimiento de estas organizaciones —que funcionan como grupos paramilitares— se ha disparado en la última década en zonas castigadas por la pobreza y la violencia.

Además, el actual director general de la Policía Especializada de Río de Janeiro, Marcelo Martins, fue arrestado esta semana por la Policía Federal, implicado en el desvío de hasta 44,7 millones de reales (unos 13,9 millones de dólares) en fraudes en el sistema carcelario, informaron fuentes oficiales.

Martins dirigía la División Antisecuestros (DAS) y la Comisaría de Homicidios de la ciudad de Río de Janeiro, que operan dentro de la llamada Policía Especializada.

La trama de corrupción involucra la producción y venta de alimentos en cárceles, por los que se pagaron 73 millones de reales (unos 22,8 millones de dólares), monto del cual se desvió un valor aproximado a los 44,7 millones de reales (unos 13,9 millones de dólares), según el Ministerio Público Federal.

Caetano Veloso: "Estoy triste, tan triste, muy triste"

El asesinato de la concejala de izquierda Marielle Franco en Río de Janeiro la noche del miércoles llegó a ser ayer jueves el asunto más comentado en la red social Twitter, con hashtags como #MariellePresente.

Miles de personas, incluyendo políticos y personalidades del mundo del espectáculo y del deporte, expresaron su conmoción por la muerte de la concejala del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y de su chofer Anderson Pedro Gomes, que recibieron al menos nueve tiros cuando se desplazaban en un vehículo en el centro de Río. El compositor y cantante Caetano Veloso tuiteó un clip dedicado a la concejala. "Estoy triste, tan triste, muy triste", entonó guitarra en mano. "De las pocas veces que me falta la voz. En shock. Horrorizada. Toda muerte me mata un poco. De esta forma me mata más. Mujer, negra, lesbiana, activista, defensora de los derechos humanos. Marielle Franco, su voz tendrá eco en nosotros. Gritemos", escribió la mítica cantante brasileña Elza Soares. La ola de repudio fue creciendo conforme las horas pasaban y trascendió las fronteras de Brasil en el transcurso de la mañana. "Expresamos nuestra firme condena por el brutal asesinato de la Hna. concejala Marielle Franco, del Partido Socialismo y Libertad, Río de Janeiro, Brasil", tuiteó el presidente de Bolivia, Evo Morales. "#Marielle Franco Mujer negra, bandera de la lucha en la periferia de RioDeJaneiro, activista por las causas sociales, fue asesinada ayer... mucho dolor, impotencia, tristeza y bronca Marielle, Tu voz nunca callará...", escribió el ex futbolista argentino Juan Pablo Sorín en su cuenta oficial. Muchos rindieron homenaje retuiteando publicaciones previas de la concejala que un día antes denunciaba el homicidio de un joven en Río de Janeiro y cuestionaba: "¿Cuántos más tendrán que morir para que esta guerra acabe?". El tuit se viralizó y fue compartido por más de 7.000 internautas, con 17.000 mil likes este jueves.

Socióloga salida de una favela

Marielle Franco (38) era concejala del Partido Socialismo y Libertad (PSOL). Muy activa en la lucha por los derechos humanos, ingresó a la Cámara Municipal de Río en las elecciones de 2016, cuando fue la quinta concejala más votada con 46.000 apoyos. Nacida y criada en el complejo de favelas Maré, una de las zonas más violentas de Río, se había graduado en Sociología y cursó una maestría en Administración Pública por la Universidad Federal de Río. Trabajó como asesora del diputado y excandidato a alcalde, Marcelo Freixo. Hace dos semanas asumió la función de relatora de la Comisión de la Cámara de Concejales creada para vigilar la actuación de las topas a cargo de la intervención militar en el área de seguridad de Río, decretada por el presidente Michel Temer para contener la escalada de violencia en este estado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º