Publicidad

Victoria de la extrema derecha en las elecciones legislativas de Países Bajos impactará en Europa

El partido proclama un mensaje antinmigración, que deportación de inmigrantes ilegales. Un “referéndum” sobre la salida de Países Bajos de la UE- también figura en el programa.

Compartir esta noticia
Geert Wilder
Geert Wilder tiene un fuerte discurso antiinmigración
Foto: EFE

AFP
El partido neerlandés de extrema derecha antislámico de Geert Wilders ganó las elecciones legislativas de ayer miércoles en Países Bajos, según los sondeos a boca de urna. El Partido por la Libertad (PVV) obtendría 35 escaños en el parlamento según el sondeo de Ipsos, ganando cómodamente las elecciones por delante de la alianza de izquierdas de Frans Timmermans, con 26 escaños, y del bloque de centroderecha, con 23.

Europa siguió de cerca estas elecciones anticipadas, ya que Mark Rutte, cuya renuncia como primer ministro desencadenó los comicios, desempeñó un destacado papel en cuestiones que van desde el rescate de la zona euro -en la que su posición austera le ponía a menudo en desacuerdo con los países del sur de Europa- hasta la guerra en Ucrania. Si se confirma en los resultados finales, la victoria de Wilders supondrá un brusco giro a la derecha que la Unión Europea acogerá con recelo, ya que el PVV prometió un referéndum sobre la permanencia de Países Bajos en el bloque.

“Puede que no sea lo que buscan otros partidos en Europa o en otros países, pero bueno, así es la democracia”, declaró Wilders de 60 años tras depositar su voto.

Su mensaje antinmigración, que incluye el cierre de fronteras y la deportación de inmigrantes ilegales, parece haber calado hondo entre los votantes neerlandeses.

Pero aunque Wilders parece imponerse en las encuestas, no está claro si podrá reunir el apoyo necesario para formar una coalición lo suficientemente amplia para formar un gobierno viable.

Los líderes de los otros tres principales partidos declararon que no formarían parte de una coalición liderada por el PVV.

Para la formación del último gobierno se necesitó el récord de 271 días.

Wilders y su melena forman parte del paisaje político neerlandés desde hace décadas, en el que construyó su carrera sobre una cruzada contra lo que él llama una “invasión islámica” de Occidente.

Ni sus encontronazos con la justicia neerlandesa, que le declaró culpable de insultar a los marroquíes -a quienes llamó “escoria”-, ni las amenazas de muerte, que le mantienen bajo protección policial desde 2004, le desanimaron.

Wilders buscó recientemente pulir su imagen, suavizando algunas de sus posiciones más sensibles. En especial, afirmó que hay “problemas más graves” que reducir el número de demandantes de asilo y que podría dejar de lado algunas de sus posiciones antislam, prometiendo centrarse más en “la seguridad y la sanidad”.

Ante la prensa en La Haya tras haber votado, dijo que sería un primer ministro para “todos en Países Bajos, sin importar la religión, el origen o el sexo”.

El manifiesto del PVV conservó sin embargo su característico tono xenófobo. “Los solicitantes de asilo disfrutan de deliciosos buffets gratuitos en los cruceros, mientras que las familias neerlandesas tienen que recortar sus compras”, rezaba el documento.

Las medidas antinmigración propuestas incluyen el restablecimiento de los controles fronterizos neerlandeses, la detención y deportación de los inmigrantes ilegales y la devolución de los solicitantes de asilo sirios.

En cuanto al Islam, el PVV dice que “Países Bajos no es un país islámico”, y propone prohibir el uso del velo en los edificios gubernamentales.

En política exterior, aboga por “Países Bajos primero”, lo que incluye cerrar su oficina en Ramala y estrechar lazos con Israel.

Un “referéndum vinculante” sobre un “Nexit” -la salida de Países Bajos de la UE- también figura en el programa.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad