COVID-19

Vacuna rusa contra el coronavirus: gobierno reveló efectos secundarios

Según el ministro, estos efectos son reacciones previsibles y son "justo lo que está descrito en las instrucciones".

Vacuna: la OMS reiteró ayer que no avalará ninguna que no haya demostrado su eficacia. Foto: EFE
Vacuna: la OMS reiteró ayer que no avalará ninguna que no haya demostrado su eficacia. Foto: EFE

A comienzos de agosto el presidente de Rusia, Valdimir Putin, anunció en una reunión de gobierno que su país había registrado la primera vacuna contra el coronavirus. En el anuncio el mismo Putin anunció que la Sputnik V, como fue bautizado el producto, es seguro y "crea una inmunidad estable contra el virus".

En ese entonces, el mundo médico recibió con escepticismo el anuncio, pues Rusia no publicó ningún estudio que soportara por completo la efectividad del producto y que garantizara que no se había saltado alguna de las fases de pruebas con seres humanos.

A pesar de esto, a finales de agosto las autoridades anunciaron el inicio de la última etapa de ensayos clínicos en 40.000 habitantes de Moscú, la capital de Rusa.

El 11 de agosto el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya registró oficialmente la vacuna rusa Sputnik V, que se producirá con la cooperación del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RFPI).

Aunque los resultados de estas pruebas se conocerán en octubre o noviembre, este martes 15 de septiembre el ministro de Salud ruso, Mijaíl Murashko, reveló síntomas secundarios preliminares en una muestra de 300 voluntarios.

"Más de 300 personas fueron vacunadas. Aproximadamente un 14 por ciento de ellas se quejaron de un poco de debilidad, leves dolores musculares a lo largo del día y, a veces, de fiebre", comentó Murashko a la prensa local.

Según el ministro, estos efectos son reacciones previsibles y son "justo lo que está descrito en las instrucciones".

Según reportó la agencia de noticias rusa 'Sputnik', "los científicos dicen que la vacuna rusa ha demostrado una inmunidad estable y protegería contra el coronavirus por un plazo de hasta dos años".

De hecho, hay que recordar que cuando la vacuna fue anunciada Putin aseguró que él y su hija ya se la habían probado y que, en su caso, ambas de las dosis con las que funciona la Sputnik V le habían causado un aumento de temperatura de hasta 38 grados.

"Pero luego (ese síntoma) se quedó en nada y ahora ya se siente bien", dijo en su momento el mandatario.

El nuevo anuncio de los efectos secundarios contrasta con el estudio que fue publicado a principios de agosto por la revista médica británica 'The Lancet' y que indicaba que los resultados preliminares de los ensayos clínicos de la vacuna no habían arrojado efectos adversos.

Pese a los efectos indeseados, Rusia seguirá con su plan de suministrar la vacuna de manera masiva a locales y extranjeros después de noviembre.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud ha dicho que no hay "ninguna formula mágica contra el coronavirus" y, el pasado miércoles 9 de septiembre bajó a 2022 el pronóstico sobre el tiempo en que podría estar disponible cualquier vacuna en toda la población mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados