GENOCIDIO ARMENIO 

Turquía responderá a la "indignante" declaración de EE. UU. sobre genocidio armenio

"Habrá una reacción de diferentes formas, tipos y grados en los próximos días y meses", dijo a Reuters en una entrevista Ibrahim Kalin, portavoz y asesor del presidente Tayyip Erdogan.

Manifestaciones frente a embajada turca de Estados Unidos. Foto: AFP
Manifestaciones frente a embajada turca de Estados Unidos. Foto: AFP

La declaración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de que las masacres de armenios en el Imperio Otomano constituyeron un genocidio es "simplemente indignante" y Turquía responderá de diferentes maneras en los próximos meses, dijo el domingo el portavoz presidencial.

Biden rompió el sábado con décadas de comentarios cuidadosamente calibrados de la Casa Blanca sobre los asesinatos de 1915, causando la aprobación de Armenia y su diáspora en Estados Unidos, pero tensando aún más los lazos entre Washington y Ankara, dos aliados de la OTAN.

"Habrá una reacción de diferentes formas, tipos y grados en los próximos días y meses", dijo a Reuters en una entrevista Ibrahim Kalin, portavoz y asesor del presidente Tayyip Erdogan.

Kalin no especificó si Ankara restringiría el acceso de Estados Unidos a la base aérea de Incirlik en el sur de Turquía, que se ha utilizado para apoyar a la coalición internacional que lucha contra Estado Islámico en Siria e Irak, u otras medidas que pueda tomar.

Los funcionarios turcos condenaron rápidamente la declaración de Biden el sábado, y Kalin dijo que Erdogan abordaría el tema después de una reunión de gabinete el lunes. "En un momento y lugar que consideramos apropiado, continuaremos respondiendo a esta declaración tan desafortunada e injusta", dijo.

Turquía acepta que muchos armenios que vivían en el Imperio Otomano murieron en enfrentamientos con las fuerzas otomanas en la Primera Guerra Mundial, pero niega que los asesinatos fueran orquestados sistemáticamente y constituyeran un genocidio.

Durante décadas, las iniciativas para reconocer el genocidio armenio se estancaron en el Congreso de Estados Unidos y la mayoría de los presidentes se han abstenido de llamarlo así, obstaculizados por las preocupaciones sobre las relaciones con Turquía y el intenso cabildeo de Ankara.

Pero las relaciones bilaterales ya eran tensas. Washington ha impuesto sanciones a Turquía por la compra de defensas aéreas rusas, mientras que Ankara se ha molestado porque Estados Unidos ha armado a combatientes kurdos de las YPG en Siria y no ha extraditado a un clérigo que Turquía acusa de orquestar un intento de golpe de estado en 2016.

Navegar por esas disputas ahora será aún más difícil, dijo Kalin. "Todo lo que llevemos a cabo con Estados Unidos estará bajo la impronta de esta lamentable declaración", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados