ESTADOS UNIDOS

Trump la quiere, pero Dinamarca dice que Groenlandia no se vende

Aunque se desconoce cuál es el motivo por el que Trump estaría interesado en la compra de Groenlandia, algunos especulan con sus recursos naturales y otros con su importancia geoestratégica por su cercanía al Ártico.

Vista de Groenlandia. Foto: Reuters
Vista de Groenlandia. Foto: Reuters

El presidente Donald Trump tiene intenciones de hacer una oferta a Dinamarca para comprarle Groenlandia, pero ya le dijeron que la enorme isla de hielo no está en venta. Es más, en Dinamarca algunos políticos se tomaron la idea de Trump como una broma, aunque el gobierno danés por ahora guarda silencio a dos semanas de que el presidente visite Copenhague.

El Wall Street Journal informó que Trump consultó a sus consejeros sobre la posibilidad de comprar ese territorio de 57.000 habitantes. Al presidente le interesan los recursos naturales y la relevancia geopolítica de la isla, indicó el WSJ.

“Groenlandia es rico en recursos valiosos (...) Estamos abiertos a los negocios, no a la venta”, respondió en Twitter el Ministerio de Relaciones Exteriores de Groenlandia.

Algunos asesores de Trump creen que adquirir Groenlandia podría ser beneficioso para Estados Unidos, mientras que otros consideran que la idea es una “fascinación efímera” del presidente, señaló WSJ.

Groenlandia es una gigantesca isla ártica, de dos millones de kilómetros cuadrados, rica en petróleo, gas, oro, diamante, uranio, zinc, plomo, que sufre con fuerza los efectos del cambio climático.

Un 85% de Groenlandia está cubierto con una franja de hielo de 3 kilómetros de grosor que contiene 10% de las reservas de agua dulce del planeta.

Groenlandia era una colonia danesa hasta 1953, cuando entró en el Reino de Dinamarca. En 1979, la isla asume el estatuto de territorio autónomo, cuya economía depende fuertemente de los subsidios de Copenhague. El otro territorio autónomo del Reino de Dinamarca son las islas Feroe.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters

“Debe de ser una broma del 1º de abril completamente fuera de temporada”, asegura el ex primer ministro danés y actual líder de la oposición, el liberal Lars Løkke Rasmussen, aludiendo a la tradición sajona en esa fecha, equivalente al día de los Santos Inocentes.

El portavoz de Exteriores del Partido Social Liberal, Martin Lidegaard, dijo que en caso de que fuera un plan serio, sería “terrible” para los groenlandeses que perderían su autonomía -que incluye desde 2009 el derecho de autodeterminación- y asistirían a una posible militarización de la isla.

“Digo ‘no, gracias’, a que compren Groenlandia, mejor reforzar la relación con Dinamarca. Hay que resaltar además que tampoco es una mercancía que se pueda vender”, afirmó Aaja Chemnitz Larsen, una de las dos diputadas groenlandesas en el Parlamento danés.

En esa línea se pronunció la parlamentaria Pernille Skipper, quien resaltó que “no estamos en el siglo XIX” y que no se puede comprar “todo un país y todo un pueblo”.

Otros políticos daneses cuestionaron directamente la salud mental de Trump. “Si es cierto que está pensando en eso, es una muestra definitiva de que se ha vuelto loco. Tengo que decirlo como es: la idea de que Dinamarca venda a 50.000 ciudadanos a Estados Unidos es una completa locura”, apuntó Søren Espersen, del Partido Popular Danés, la tercera fuerza parlamentaria.

En tono más serio, el diario Berlingske dijo que tras las “fantasías” de Trump está el deseo de Estados Unidos de aumentar su influencia en un territorio de gran importancia geoestratégica y que ha despertado el interés de China.

Durante la Segunda Guerra Mundial, con Dinamarca bajo control nazi, Estados Unidos ocupó temporalmente Groenlandia, y finalizado el conflicto bélico, construyó la estratégica base aérea de Thule, de especial importancia durante la Guerra Fría y que sigue activa.

The Washington Post señaló que en la Casa Blanca ya se ha discutido sobre la legalidad de la hipotética compra. Y CNN amplió que Trump ha pedido al abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, que estudie la posibilidad. Ambos medios dijeron que los asesores de Trump están divididos entre los que creen que el mandatario habla en serio y los que consideran que se trata de un capricho.

Truman también ofertó

Estados Unidos ya intentó antes comprar Groenlandia, la última vez en 1946 con Harry Truman de presidente, una idea rechazada por Dinamarca, que tres décadas atrás sí le había vendido a Washington las actuales Islas Vírgenes. Groenlandia está en la agenda de la visita que Donald Trump hará en dos semanas a Dinamarca, donde tiene previsto entrevistarse con el presidente autonómico groenlandés, Kim Kielsen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)