ESTADOS UNIDOS

Kamala Harris, la senadora negra con la que Biden enfrentará a Trump

El presidente estadounidense dijo sentirse "sorprendido" por la elección que realizó su rival para las elecciones de noviembre, Joe Biden.

Kamala Harris, la elegida por Biden como compañera de fórmula presidencial. Foto: Reuters
Harris es hija un profesor de economía jamaiquino y una científica india tamil. Foto: Reuters

Finalmente Joe Biden se definió y eligió a su compañera en la fórmula demócrata para las elecciones del próximo 3 de noviembre, en las que por ahora está como favorito para ganarle a Donald Trump. En sintonía con los tiempos que corren en Estados Unidos, la elegida fue la senadora negra Kamala Harris.

“Tengo el gran honor de anunciar que elegí a @KamalaHarris, una combatiente intrépida a favor de los más débiles y una de las mejores servidoras que tiene este país”, anunció Biden, de 77 años. Con las multitudinarias protestas contra el racismo tras la muerte de George Floyd, un afroamericano asesinado a manos de un policía blanco el 25 de mayo, era mucha la expectativa de que Biden nombrara a una mujer negra.

Pero también había otro punto a tener en cuenta para la elección de la candidata a vicepresidenta. Si Biden resulta elegido será el presidente de más edad en asumir el cargo. Además, ya dijo que puede que no busque un segundo mandato, lo que allanaría la carrera de Harris hacia la presidencia dentro de cuatro años.

Harris será la tercera candidata a la vicepresidencia en la historia de Estados Unidos, luego de Geraldine Ferraro en 1984 y de Sarah Palin en 2008, cuatro años después de que Hillary Clinton se convirtiera en la primera nominada a la presidencia. Es también la primera mujer negra en ser candidata a la vicepresidencia. Aspiró a la candidatura presidencial, pero en diciembre se bajó para apoyar la postulación de Biden. 

La respuesta de Trump

“Me sorprendió un poco que la eligiera”, respondió ayer el presidente Donald Trump a los periodistas en la Casa Blanca durante su conferencia diaria sobre coronavirus. “Es la más mala, la más horrible, la más irrespetuosa de todos en el Senado”, agregó sobre la elección de Joe Biden por Kamala Harris.

Pero ya antes en Twitter, Trump había reaccionado al colgar en su cuenta un video de su campaña electoral en el que califica a Harris de “falsa” y a Biden de “lento”, e indica que juntos son perfectos, pero “incorrectos para Estados Unidos”.

La pieza, de 30 segundos, sitúa a la senadora como parte de la izquierda radical, al apuntar que respaldó el plan de seguro médico del senador demócrata Bernie Sanders, pidió nuevos impuestos e incluso atacó a Biden por sus políticas racistas. “Los votantes rechazaron a Harris. Detectaron inteligentemente a una falsa. Pero no Joe Biden. No es tan inteligente, se llama a sí mismo un candidato de transición”, se escucha en el anuncio electoral, en el que se advierte que el candidato demócrata está “entregando las riendas a Kamala”.

Ya en la rueda de prensa, Trump aseguró que Harris, quien fue fiscal general de California, fue “extraordinariamente desagradable” con el magistrado de la Corte Suprema Brett Kavanaugh durante las audiencias para su confirmación. El juez nominado por el presidente fue acusado en 2018 por una mujer de haberla violado, pero ella misma reconoció después que mintió.

Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, dijo que Biden “dio en el clavo”.

Quién es Kamala Harris.

Tiene 55, es senadora por California, ex fiscal general de ese estado y trabajó con el hijo de Biden, Beau, fallecido en 2015.

Harris creció en Oakland, orgullosa de la lucha por los derechos civiles de sus padres: un jamaiquino profesor de economía y una india tamil, actualmente fallecida, investigadora del cáncer de mama.

“Mi madre me decía a menudo: Kamala, podrías ser la primera en lograr muchas cosas. Asegúrate de no ser la última”, repetía Harris durante su campaña para las primarias demócratas.

Estudió en la Universidad de Howard, fundada en Washington para acoger a estudiantes afroestadounidenses segregados, y recuerda regularmente su membresía en la asociación de estudiantes negros Alpha Kappa Alpha.

Está casada desde agosto de 2014 con Douglas Emhoff, abogado; tienen dos hijos.

Desde el comienzo de su carrera, ha roto barreras. Después de dos períodos como fiscal en San Francisco (2004-2011), fue elegida dos veces fiscal de California (2011-2017), convirtiéndose en la primera mujer, pero también en la primera persona negra, en dirigir los servicios judiciales del estado.

Luego, en enero de 2017, asumió en el Senado, como la primera mujer con raíces en el sur de Asia en llegar a la Cámara Alta, y en la segunda senadora negra en la historia de Estados Unidos.

Desde su banca, Harris emergió como una feroz opositora de Trump. De todos modos, es difícil encasillarla dentro del Partido Demócrata. Su campaña en las primarias se hundió rápidamente en medio de piruetas de estrategia. Primero se posicionó como progresista al estilo de los senadores Elizabeth Warren y Bernie Sanders, y luego trató de virar hacia el centro.

Biden junto a Harris previo al comienzo de un debate entre candidatos demócratas en Detroit en julio del año pasado. Foto: Reuters
Biden junto a Harris previo al comienzo de un debate entre candidatos demócratas en Detroit en julio del año pasado. Foto: Reuters

En los días posteriores a la muerte de George Floyd, Harris se unió a los manifestantes en las calles de Washington. En el Capitolio, junto con el senador Cory Booker, un afroamericano que también buscó una candidatura a la presidencia, lideró la batalla contra un proyecto republicano de reforma policial.

Como precandidata presidencial demócrata, Harris sorprendió al atacar con virulencia a Biden durante el primer debate del partido, en 2019, cuestionando sus posiciones sobre políticas para acabar con la segregación racial en la década de 1970. Entonces, Harris contó conmovida, cómo, cuando era niña, viajaba en uno de los autobuses que llevaban a escolares negros a barrios blancos.

Algunos aliados a Biden no le perdonaban esto y la ven demasiado ambiciosa. La esposa de Biden, Jill, dijo que vio el ataque como un “golpe bajo”. Biden, sin embargo, dijo que dejó atrás el debate. “No guardo rencor”, afirmó.

Por lo general mordaz con sus oponentes, Trump había dicho en julio que sería “una buena elección” para Biden. Trump “no tiene ni idea de cómo manejar o calificar a Kamala Harris”, reaccionó su portavoz cuando ella era candidata, Ian Sams. “Está desconcertado con mujeres fuertes como ella”.

Votantes negros y progresistas lamentan su reputación de dureza como fiscal. Cuestionan en particular sus iniciativas como fiscal para castigar fuertemente los delitos menores que, según sus críticos, afectaron más que nada a las minorías. “Algunos, especialmente entre los jóvenes negros, la ven como parte del problema, no como la solución”, advirtió David Barker, profesor de ciencias políticas en la American University en Washington.

Resta ver si ahora Kamala Harris logrará movilizar a este electorado potencialmente clave para alcanzar la Casa Blanca. Hace cuatro años, la primera caída en la participación de votantes negros en 20 años contribuyó a la derrota de la demócrata Hillary Clinton ante Trump. El voto negro también es fundamental para las esperanzas de Biden de ganar estados del sur como Georgia y Florida, que Trump captó hace cuatro años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados