INVESTIGAN

Tres asesinatos y dos desapariciones aterrorizan una remota región canadiense

La Policía indicó que los jóvenes desaparecidos fueron vistos por última vez cuando estaban manejando un Toyota Rav 4, modelo 2011.

Buscan a dos jóvenes desaparecidos presuntamente involucrados en tres asesinatos. Foto: Twitter @BCRCMP
Buscan a dos jóvenes presuntamente involucrados en tres asesinatos. Foto: Twitter @BCRCMP

Tres asesinatos y dos desapariciones en el norte de la provincia de Columbia Británica, una remota zona de Canadá fronteriza con Alaska (EE.UU.), están ocasionando terror en el país norteamericano.

Si bien en un principio se pensó que las cinco personas podrían ser víctimas, este martes la Policía local indicó en rueda de prensa que los dos adolescentes desaparecidos -Kam McLeod, de 19 años, y Bryer Schmegelsky de 18 años- ahora son sospechosos de los tres asesinatos, indicó Vice.

El camión en el que viajaban los dos adolescentes fue encontrado mientras se incendiaba el 19 de julio pasado cerca de un cuerpo sin vida y, aunque en un comienzo se consideró que también eran víctimas, ahora se cree que ambos jóvenes están vivos y prófugos. 

La Policía indicó que fueron vistos por última vez cuando estaban manejando un Toyota Rav 4, modelo 2011 y agregó que pueden haber cambiado su apariencia así como estar en un auto diferente. 

Ayer lunes la Policía Montada de Canadá convocó a otra rueda de prensa en Vancouver y se informó que por el momento dos de las tres personas muertas fueron reconocidas: se trata de la estadounidense Chynna Deese, de 24 años y del australiano Lucas Fowler, de 23 años,que fueron encontrados días atrás. 

Los hechos.

La Policía y familiares de Chynna Deese y Lucas Fowlereran indicaron que eran una pareja de viajeros que se conocieron en 2017 en Europa y que habían decidido viajar a Alaska recorriendo la costa oeste de Canadá.

Tras casi dos semanas de viaje, la pareja llegó a las cercanías del parque natural Liard River Hot Springs, a unos 150 kilómetros de la frontera con Alaska.

Pero la camioneta en la que viajaban se rompió poco antes de llegar al parque natural y, aunque varias personas ofrecieron ayuda a la pareja, Deese y Fowler decidieron que no necesitaban asistencia y que podrían resolver el problema mecánico.

El 15 de julio, la Policía descubrió sus cadáveres tiroteados junto a la carretera y cerca de la furgoneta.

Posteriormente, el 19 de julio, la Policía empezó la búsqueda en las cercanías de la localidad de Dease Lake, unos 450 kilómetros al sur de Liard River Hot Springs, de la otra pareja (McLeod y Schmegelsky) después de descubrir su camioneta incendiada en la carretera.

Sin embargo, en vez de encontrar a los dos jóvenes, la Policía Montada descubrió el cuerpo de otra persona, un hombre sin identificar de entre 50 y 60 años de edad.

De momento, lo único que la Policía parece tener es una buena idea de quién podría ser una de las últimas personas que habló con Deese y Fowler antes de su asesinato.

El retrato robot dado a conocer el lunes por las autoridades es el de un hombre con barba, piel oscura y gorra tipo militar que parece conducir un vehículo de la marca Jeep.

La Policía dijo que no considera al individuo como un sospechoso en la muerte de los dos jóvenes turistas y que solo tiene interés en hablar con él porque se le vio charlando con Fowler.

Mientras la Policía canadiense lo localiza, las autoridades reconocieron que la región está en estado de alerta tras las tres muertes.

Con información de EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error