Publicidad

Tras tensa jornada electoral, habrá segunda vuelta en Ecuador con la candidata correísta a la cabeza

Un empresario y exambleísta es la alternativa para el balotaje que será el 15 de octubre. Daniel Noboa dijo que él será quien tenga la oportunidad de derrotar al correísmo.

Compartir esta noticia
La candidata correísta Luisa González vota en las elecciones presidenciales de Ecuador bajo medidas de extrema seguridad
La candidata correísta Luisa González vota en las elecciones presidenciales de Ecuador bajo medidas de extrema seguridad.
AFP fotos

AFP, EFE
Ecuador terminó ayer una tensa jornada electoral para designar presidente y congresistas en medio de un gran despliegue de militares por el reciente asesinato de un candidato presidencial -Fernando Villavicencio-, y la violencia de bandas narco.

Con el 39 % del escrutinio en Ecuador a la medianoche de ayer, Luisa González, candidata de la Revolución Ciudadana, el movimiento que lidera el expresidente Rafael Correa (2007-2017), y el empresario Daniel Noboa se encaminan a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales extraordinarias.

El escrutinio del Consejo Nacional Electoral ubicaba hasta ese momento en el primer lugar a González, con el 33,3 % de los sufragios, y en segundo puesto a Noboa, hijo del magnate Álvaro Noboa, y candidato del movimiento ADN, con el 24,36 %.

En un tercer lugar, con el 16,12 % de los votos, se ubica el periodista Christian Zurita, sustituto de Fernando Villavicencio, asesinado a tiros el pasado 9 de agosto luego de salir de un mitin proselitista en Quito. Después asoman el experto en seguridad Jan Topic (14,6 %), el exvicepresidente Otto Sonnenholzner (7,06 %), el ambientalista Yaku Pérez (3,76 %), el empresario Xavier Hervas (0,47 %) y el abogado independiente Bolívar Armijos (0,35%).

Según la normativa ecuatoriana, si ninguno de los candidatos presidenciales inscritos obtiene la mitad de los votos válidos, o el 40 % con una ventaja de al menos 10 puntos sobre el segundo, se realizará una segunda vuelta (balotaje) entre los dos más votados, programada para el 15 de octubre.

Algo más de 13,4 millones de ecuatorianos fueron facultados para ejercer el voto en los comicios presidenciales y legislativos celebrados este domingo, a la par de dos plebiscitos ambientalistas. La participación de más del 80 %, superior a lo esperado dado que, por razones de seguridad, muchas personas habían manifestado temor de salir a las calles.

Los actuales comicios se derivan de la aplicación de la llamada “muerte cruzada”, un mecanismo constitucional invocada en mayo pasado por el actual mandatario, el conservador Guillermo Lasso, en un momento en que la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora, se aprestaba a votar una moción para destituirlo. Con ese mecanismo, Lasso disolvió el Parlamento y llamó de forma extraordinaria a comicios anticipados, para que las autoridades electas completen su periodo (2021-2025).

La autoridad electoral tiene ahora hasta el 23 de septiembre para dar los resultados definitivos de unos comicios marcados por un inédito esquema de seguridad para los candidatos, que votaron con chalecos antibalas y cascos en medio de un estado de excepción y amenazas generalizadas.

Seguridad

El rostro del fallecido Villavicencio, un experiodista de centro, estaba en las papeletas de votación junto a los otros siete candidatos, pues ya estaban impresas cuando fue tiroteado por un sicario colombiano. Quien lo reemplazó como candidato, Christian Zurita, era su mejor amigo y compañero en investigaciones que desnudaron grandes escándalos de corrupción. Uno de ellos derivó en la condena a ocho años de cárcel del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

Amenazado de muerte la víspera, Zurita, votó con casco y chaleco antibalas en Quito, rodeado de un impresionante despliegue de escoltas armados con fusiles. “Son momentos difíciles y oscuros para el país”, dijo tras sufragar.

Aunque en Ecuador rige la veda para la publicación de encuestas, su contrincante Luisa González aparecía favorita, pero se pensaba que el magnicidio podía generar un resultado inesperado, ya que “exacerbó el sentimiento anticorreísta” que representaba el candidato fallecido, según analistas. Sin embargo, no fue así.

Ecuador se ha convertido en los últimos años en un centro de operaciones de carteles de droga, nacional e internacional, que imponen un régimen de terror con matanzas, secuestros y extorsiones. A la violencia se suma una crisis institucional que tiene al país sin Congreso desde hace tres meses, tras su disolución.

Daniel Noboa, candidato presidencial de Ecuador
Daniel Noboa, candidato presidencial de Ecuador.
AFP fotos

Dos candidatos

Luisa Magdalena González Alcívar es una abogada y política ecuatoriana que se desempeñó en diversos cargos durante el gobierno del expresidente Rafael Correa.

Es candidata presidencial del Movimiento Revolución Ciudadana, que lidera Correa.

La candidata pidió “unidad a los ecuatorianos para sacar al país de la crisis”, en sus primeras declaraciones tras el inicio del escrutinio. Comentó que Ecuador “requiere paz, trabajo, seguridad, que volvamos a ser libres”, pero también “empleo, educación y medicinas”.

“Hacemos un llamado a la unidad de todos los ecuatorianos: sector privado, público, todas las fuerzas del país para construir esa visión de patria que nos dé condiciones dignas para todos y no solamente un grupito”, indicó González, que será la primera mujer en la historia electoral de Ecuador en disputar el balotaje de las elecciones presidenciales.

González dijo que quiere a los 18 millones de ecuatorianos “con dignidad” y aseveró que volverá la “patria con esperanza, dignidad y seguridad”.

Por su parte, el empresario y exasambleísta Daniel Noboa, que ya se declaró ayer como el rival de la correísta Luisa González para disputar la segunda vuelta electoral, es hijo del magnate y cinco veces candidato presidencial Álvaro Noboa. En rueda de prensa dijo que él será quien tenga la oportunidad de derrotar al correísmo en el balotaje del domingo 15 de octubre.

“No será la primera vez que un nuevo proyecto le da la vuelta al ‘establishment’ político. Esa frescura en hacer política es lo que nos ha llevado acá”, aseguró en la conferencia de prensa, celebrada en Guayaquil y a la que su personal de campaña no dejó acceder ni a medios ni a agencias internacionales.

Las próximas semanas serán decisivas en la carrera hacia una segunda vuelta que hoy luce apretada.

inseguridad

Casi 1.000 detenidos durante el proceso

Un total de 945 personas han sido detenidas en Ecuador en el marco del proceso electoral para designar al nuevo presidente o presidenta del país, conformar la Asamblea Nacional y responder a un plebiscito nacional y otro local sobre asuntos ambientales.

Así lo aseveró en declaraciones a la prensa el comandante general de la Policía, Fausto Salinas, quien agregó que en la jornada de votaciones igual “se ha mantenido la paz, la seguridad”.

Salinas anotó que el control de paquetes al ingreso de los recintos electorales, y los operativos de seguridad en los alrededores “han dado el éxito que requería las elecciones a nivel nacional”.

En los operativos de seguridad durante el desarrollo de las elecciones participaron 53.707 policías.

En delitos electorales, detalló que se detuvo a una persona por falso sufragio, a dos por ataque y resistencia, y a 22 por tenencia y porte de armas.

“En el total de detenidos de esta jornada electoral, desde que está vigente el operativo, hay 945 detenidos por algunas causas como delitos comunes y boletas de apremio”, comentó la autoridad.

Según Salinas hubo tres alertas que resultaron falsas, se aprehendió a dos ciudadanos por suplantación de identidad y hubo un intento de sabotaje en el sistema de telecomunicaciones en la provincia costera de Manabí.

El mayor nivel de resguardo se registró en torno a Christian Zurita, sucesor del candidato presidencial Fernando Villavicencio, asesinado el pasado 9 de agosto cuando salía de un mitin político en Quito.

Rodeado de policías de élite y de un escudo antibalas desplegable, así como de militares, Zurita acudió a votar en un recinto de Quito, hasta donde llegó en medio de una caravana de vehículos con vidrios polarizados, de motocicletas, y sirenas de seguridad.

El elevado nivel de protección dificultó dar declaraciones a la prensa a Zurita, que portaba un chaleco antibalas y un casco.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Ecuador

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad