VIOLENCIA EN FRANCIA

Terrorista confiesa: la revista satírica Charlie Hebdo era blanco del ataque

El detenido pretendía atacar a la revista, aseguraron fuentes de la investigación. Ocho personas de su entorno están arrestadas, entre ellas un hermano del atacante.

Funcionarios de la Policía Científica de París realizan pericias en el lugar donde un terrorista de origen paquistaní atacó el viernes. Foto: Reuters
Funcionarios de la Policía Científica de París realizan pericias en el lugar donde un terrorista de origen paquistaní atacó el viernes. Foto: Reuters

El terrorismo ha vuelto a rondar a Charlie Hebdo. El autor del ataque contra dos personas que resultaron heridas graves el viernes frente a la antigua sede de la revista satírica ha vinculado su acción con la decisión de esta de volver a publicar las caricaturas del profeta Mahoma con ocasión del comienzo del juicio por el atentado contra la redacción en enero de 2015, según aseguraron ayer sábado fuentes de la investigación a varios medios franceses. El detenido pretendía atacar a la revista, añadieron.

Ocho personas de su entorno están arrestadas, entre ellas un hermano del atacante.

Las informaciones que surgen en torno al joven paquistaní de 18 años que ha asumido la autoría del ataque, identificado por la prensa francesa como Ali H. o Hassan A., confirman las primeras sospechas de que el lugar del crimen no tenía nada de casual. El atacante “afirma que pensaba estar en la sede de Charlie y que la gente a la que había atacado eran miembros de la revista satírica. Dice que “había vigilado el lugar”, aseguró Le Parisien citando fuentes de la investigación.

Intención del ataque.

El hecho de que en su mochila se encontrara una botella de un producto inflamable, agregó, se debe a que inicialmente proyectaba incendiar el edificio donde creía que seguía estando la redacción de Charlie Hebdo, que desde 2015 está en un lugar mantenido en el más estricto secreto y bajo intensas medidas de seguridad. El joven “ha asumido su acción, que sitúa en el contexto de la republicación de las caricaturas, algo que no soportó”, corroboró AFP, también de fuentes próximas a las pesquisas.

La detención preventiva del “autor principal”, como lo llamó el fiscal antiterrorista, Jean-François Ricard, fue prolongada ayer sábado. Además del atacante, permanecían detenidas otras ocho personas de su entorno, entre ellas, según varios medios, un hermano menor del agresor. Los heridos, un hombre y una mujer trabajadores de la agencia de producción audiovisual y de noticias Premières Lignes que tiene su sede en el mismo edificio donde antes estaba la revista satírica, se estaban recuperando tras salir el viernes del quirófano.

Luc Hermann, uno de los directores de la productora comentó que el edificio es un lugar simbólico y que, si bien entiende que no se puede poner a un equipo de seguridad en todos los edificios que también lo son, desde que empezó el proceso judicial por Charlie Hebdo no se habían tomado medidas en la calle donde se encuentra.

Policías trabajando en el lugar. Foto: AFP
Policías trabajando en el lugar. Foto: AFP

A pesar de las declaraciones del atacante sobre sus motivos, un día después del atentado que, para el ministro del Interior, Gérald Darmanin, es “claramente un acto de terrorismo islamista”, seguía habiendo muchos claroscuros.

Agresor detenido.

Los hechos se produjeron poco antes del mediodía del viernes, cuando un hombre armado con un cuchillo atacó a dos trabajadores de una productora y agencia de noticias que fumaban un cigarrillo en la calle de Nicolas Appert, a las puertas de su oficina, situada en el mismo edificio en el que estaba Charlie Hebdo cuando fue atacada por los hermanos Chérif y Saïd Kouachi el 7 de enero de 2015, un atentado que diezmó a la revista -ocho de sus colaboradores fallecieron- y abrió tres días de atentados yihadistas en París, incluido uno contra un supermercado judío, que dejaron un total de 17 muertos.

El agresor del viernes logró huir en metro, pero fue detenido poco después en la cercana la plaza de la Bastilla. La fiscalía nacional antiterrorista asumió rápidamente la investigación por “intento de asesinato en relación con un acto terrorista” y por “asociación terrorista criminal”.

Darmanin confirmó el viernes que el atacante es un joven de origen paquistaní llegado a Francia en agosto de 2018, como menor no acompañado. Según Libération, es originario de una localidad cercana a Lahore, de la que salió junto con un hermano dos años menor en 2017 rumbo a Turquía. Desde ahí partieron con destino a Europa. Fuentes de la investigación habían adelantado a Le Monde que el hombre, que habla el francés y el inglés con dificultad, asumió, una vez detenido, una “dimensión política” de su acto, que habría sido premeditado y no fruto de algún impulso.

Declara que actuó solo y tenía la voluntad manifiesta de asesinar

El fiscal Jean-François Ricard había destacado “la voluntad manifiesta del autor de atentar contra la vida de dos personas” como uno de los principales motivos de que se privilegie la pista terrorista, más allá del lugar y momento elegidos. El joven habría asegurado ante los investigadores que actuó solo y, al menos por el momento, ninguna organización extremista ha asumido la autoría del ataque. Los registros realizados en dos de las viviendas que ocupó el joven desde su llegada a Francia tampoco han permitido descubrir vínculo alguno con un grupo terrorista, según Le Monde. Los investigadores intentan averiguar en qué momento decidió pasar a la acción un joven que no estaba en el radar de las fuerzas de seguridad por su posible radicalización.

Después de que Charlie Hebdo volviera a publicar las caricaturas de Mahoma al comienzo del juicio, el 2 de septiembre, las amenazas yihadistas se han multiplicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados