Izquierda DE Tsipras tiene ventaja de hasta 3% en un país golpeado por la crisis

Reñida definición en elección de Grecia

Grecia, un país de la Unión Europea golpeado con dureza por la crisis económica desde hace cinco años, celebra hoy elecciones de las que surgirá un nuevo gobierno, aunque el resultado resultado apunta a una reñida definición entre los líderes del izquierdista Syriza, Alexis Tsipras y del conservador Nueva Democracia, Vangelis Meimarakis, con leve ventaja para aquel.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ciudadanos que apoyan Tsipras realizaron una manifestación pidiendo soluciones. Foto: Reuters

Ocho meses después de los últimos comicios, en los que Tsipras logró el triunfo sobre la base de prometer el fin de las medidas de austeridad, aunque terminó firmando un nuevo acuerdo que impuso al país severos ajustes para intentar la recuperación, los ciudadanos griegos retornan a las urnas con una actitud general de desencanto ante las dificultades.

Las últimas encuestas que se difundieron el viernes coinciden en dar ventaja a Syriza, en los comicios que prometer ser los más reñidos en 15 años. Los sondeos de intención de voto otorgan a Syriza un 0,5% y un 3% más que a Nueva Democracia. Syriza aparece con entre 28,5% y 31%, en tanto Nueva Democracia reúne un respaldo de entre 26% y 28%. En tercera posición se mantiene el partido neonazi Amanecer Dorado, con algo más del 6%, seguido de los socialdemócratas de Pasok, los centristas de To Potami y los comunistas de KKE, que rondan entre 4% y 6%.

En el último debate, Tsipras hizo alarde de seguridad y pronosticó una mayoría absoluta para Syriza, mientras que su principal rival, Meimarakis insistió en su propuesta de formar "una gran coalición" entre su partido y Syriza, después de las elecciones. Pero, Tsipras considera que una coalición de los dos partidos es antinatural. Aseguró que "no necesito correr detrás de los sondeos de opinión pública", que prevén un parlamento fragmentado y señaló su certeza de que "seguiremos trabajando con los griegos independientes. Solo necesitamos dos diputados más respecto del voto de enero. Una mayoría para Syriza es posible, pero será trabajando para construir una coalición progresista, no una alianza antinatural".

A su vez, Meimerakis, que ha crecido de manera significariva desde el inicio de la campaña electoral, reiteró la necesidad de una alianza para mantener a Grecia en el euro. "Los griegos quieren que sus políticos trabajen juntos. Queremos un acuerdo con Syriza sobre políticas, manteniendo nuestra independencia. Se necesitan políticos que tengan el coraje de aplicar el Memorando", firmado por el gobierno de Tsipras y los acreedores internacionales, que prevé más medidas de austeridad.

Syriza se presenta a los comicios con un programa que dista mucho de las promesas electorales de enero. Si entonces el partido prometía el fin de la austeridad y el reinicio de una nueva era para Grecia lejos de los memorandos, ahora defiende la aplicación del tercer rescate firmado por Tsipras, pero con un sello izquierdista que permita hacer frente a la dureza de los recortes.

Tanto Nueva Democracia, como los socialdemócratas de Pasok y los centristas de To Potami, apuestan por una amplia coalición con el argumento de preservar la estabilidad y la permanencia de Grecia en la eurozona.

En la órbita contraria, a favor de abolir el programa de ajuste, se encuentra el resto de las fuerzas políticas. El neonazi Amanecer Dorado aspira a revalidar su posición como tercer partido en el Parlamento, a pesar de que su líder, Nikolaos Mijoliakos, y el resto de la cúpula estén acusados de actividad criminal. El comunista KKE, conducido por el histórico Dimitris Kutsumbas, plantea la salida de Grecia del euro y de la Unión Europea.

Último impulso.

En el acto de cierre de la movilización electoral de Syriza reapareció Pablo Iglesias, líder del partido Podemos de España, quien ya había apoyado a Tsipras en la anterior campaña. Afirmó que acompaña a su amigo porque "la amistad se muestra en los momentos difíciles" calificó a Tsipras de "un léon que lucha contra los buitres".

Del otro lado, Meimarakis finalizó la campaña señalando su convicción de que triunfará hoy y que a partir de mañana formará "un gobierno de todos los griegos. Nos dirigimos a todas las fuerzas proeuropeas de Grecia para ponernos de acuerdo en un programa nacional y debatiremos con todas las fuezas democráticas la formación del gobierno", destacó Meimarakis en entrevista con EFE.

PROTAGONISTAS.


Alexis Tsipras - Líder de Syriza.


Los ciudadanos lo aclamaban al grito de "¡Alexis, Alexis!" cuando se presentó y ganó en las elecciones de enero con la promesa de poner fin a la austeridad. En los siete meses que duró su gobierno, el ingeniero civil de 40 años, cuya carrera política comenzó en 2006, demostró que su intención no fue salir del euro, como confirma el hecho de haber suscripto un rescate que poco tiene que envidiar a los programas de ajuste anteriores y que le costó la ruptura de su partido. Hoy, no se presenta como al figura que va a revolucionar a Grecia con repercusiones en toda la Unión Europea, porque terminaría con la austeridad y las privatizaciones. Pese a al desencanto de muchos, define la elección.

Vangelis Meimarakis - Líder de Nueva Democracia.


Hace dos meses, el abogado y licenciado en ciencias políticas de 61 años fue nombrado líder provisional del partido conservador Nueva Democracia y en ese corto periodo logró darle cohesión a esa fuerza política, ascender en las encuestas y situarse en la definición electoral. Rompió con la política derechista de su antecesor, el ex primer ministro Andonis Samaras e hizo girar al partido hacia posiciones de centroderecha. Tiene un discurso más conciliador hacia Tsipras, a quien Samaras ni siquiera saludaba, y lo respaldó para aprobar el tercer rescate de Grecia. Habla en lenguaje directo y accesible a todos los ciudadanos. Tiene militancia política desde 1974.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados