CAMPAÑA ELECTORAL

Protestas raciales en Estados Unidos opacan la proclamación de Trump

Las protestas raciales vuelven a tener protagonismo, junto cuando Trump requiere de la máxima atención para su proclamación.

Protestas en Kenosha (Estados Unidos) por la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Foto: Reuters
Protestas en Kenosha (Estados Unidos) por la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Foto: Reuters

El presidente Donald Trump cerrará esta noche la convención republicana que esta semana oficializó su candidatura para las elecciones del 3 de noviembre, pero que se ha visto deslucida por las nuevas protestas raciales.

Trump anunció ayer miércoles el envío de agentes federales que se unirán a la Guardia Nacional en Kenosha (Wisconsin) para sofocar los disturbios raciales que el martes por la noche se saldaron con dos muertos y un herido.

Trump comunicó que el gobernador demócrata de Wisconsin, Tony Evers, había aceptado el envío de refuerzos federales a Kenosha, una localidad de 170.000 habitantes situada a orillas del lago Michigan.

“¡Enviaré policías federales y la Guardia Nacional a Kenosha para restablecer la ley y el orden!”, insistió el presidente, que convirtió la seguridad en uno de los temas principales de la campaña para su reelección.

Trump aseguró en un tuiit que no tolerará “saqueos, incendios intencionados, la violencia y la ilegalidad en las calles de Estados Unidos

Las protestas comenzaron en Kenosha el domingo al anochecer, después de que un policía disparara siete veces en la espalda al afroamericano Jacob Blake, de 29 años.

La familia de Blake dijo que el hombre, que permanece en estado grave en el hospital, podría quedar parapléjico.

El policía blanco disparó a Blake cuando se alejaba de los agentes, sin aparentemente representar una amenaza, y abría la puerta de su vehículo donde estaban sus tres hijos menores de edad, en una escena que fue captada por las cámaras de los teléfonos móviles de testigos.

Protestas en Kenosha (Estados Unidos) por la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Foto: AFP
Protestas en Kenosha (Estados Unidos) por la muerte de un hombre negro a manos de la Policía. Foto: AFP

El padre de la víctima, que se llama también Jacob Blake, lamentó que la policía dispara “siete veces, siete veces, como que él no importaba”.

“Pero mí hijo sí importa”, añadió. “Es un ser humano, y él importa”.

En la noche del martes, cuando entró en vigor un toque de queda a partir de las 20.00 horas, los manifestantes se enfrentaron a la policía en las inmediaciones del edificio de tribunales del Condado de Kenosha, en el centro de la ciudad, lanzando botellas, piedras y bengalas a los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos y pelotas de goma.

Conforme fueron avanzando las horas, un grupo de manifestantes se trasladó a las proximidades de una gasolinera donde había varios hombres con armas de fuego, que aseguraron que estaban protegiendo la instalación y que empezaron a discutir con los participantes en la protesta, indicó el diario The New York Times.

Pasada la medianoche se registraron disparos fuera de la estación de servicio, donde se registró el tiroteo que dejó dos muertos y un herido. Ayer se detuvo a un adolescente.

Estos incidentes ocurren tres meses después de la muerte el 25 de mayo de George Floyd, un hombre de raza negra, asfixiado por un policía blanco, que presionó su rodilla contra su cuello durante 8 minutos y 46 segundos. La muerte de Floyd detonó protestas multitudinarias y disturbios violentos en ciudades de todo el país.

Sin NBA.

Este nuevo incidente racial tuvo su repercusión inmediata en la NBA. La principal liga de basquetbol del mundo anunció el aplazamiento de los tres partidos de primera ronda de los playoffs de anoche, después de que los Bucks de Milwaukee decidieron no jugar el quinto de su serie ante los Magic de Orlando.

El boicot de los Bucks afecta también los partidos de los Rockets de Houston ante los Thunder de Oklahoma City y Los Angeles Lakers frente a los Trail Blazers de Portland.

“Estamos cansados de los asesinatos y la injusticia”, declaró el escolta de los Bucks, George Hill, al canal de televisión ESPN al explicar la decisión de su equipo.

Biden primero, pero...

El candidato demócrata Joe Biden no repuntó en la intención de voto después de la convención de su partido la semana pasada, de acuerdo a un sondeo de Reuters/Ipsos divulgado ayer miércoles. De todos modos, Biden mantiene la ventaja sobre Trump según esta la encuesta realizada entre el 19 y el 25 de agosto. Un 47% de los votantes registrados dijeron que votarían al demócrata, contra un 40% que mostró su apoyo al republicano. Este resultado es bastante similar a los sondeos previos a la convención del Partido Demócrata.

En 2016, la entonces candidata demócrata Hillary Clinton tuvo un aumento de 4 puntos porcentuales en la intención de voto luego de su convención, en tanto que Trump también anotó un alza de 4 puntos después de la convención republicana de ese año.

Joe Biden junto con su esposa Jill Biden. Foto: AFP.
Joe Biden junto con su esposa Jill Biden. Foto: AFP.

Hay varias razones por las que Biden no ha cobrado impulso en las preferencias de los votantes. Este año convenciones fueron programadas más tarde y se realizaron online por la pandemia de coronavirus.

También hay menos votantes indecisos que hace cuatro años. Cerca del 14% de los votantes registrados no apoyaba a ninguno de los candidatos de los partidos principales en el último sondeo, una baja importante respecto al 20% que se mostró indeciso en 2016.

El candidato demócrata dijo ayer miércoles que habló con la familia de Jacob Blake y le prometió “justicia”.

“Una vez más, un hombre negro -Jacob Blake- ha recibido disparos de la policía. Ante los ojos de sus hijos. Esto me pone enfermo”, escribió Biden en Twitter. La compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, es negra.

Un adolescente arrestado por disparar a manifestantes

Un adolescente fue detenido ayer miércoles tras la muerte de dos personas durante las protestas antirracistas en Kenosha, Wisconsin. La ciudad es sacudida por manifestaciones con brotes de violencia desde el domingo, cuando un hombre negro, Jacob Blake, fue baleado a quemarropa por un policía blanco. Durante las protestas del martes, dos personas murieron por disparos y una tercera resultó herida después de que un hombre vestido de civil y con un rifle de asalto abriera fuego contra los manifestantes. El sospechoso de este incidente, de apenas 17 años, fue arrestado. Videos de vigilancia muestran a quien se cree que es el joven disparando con un rifle de asalto y golpeando a dos que intentaron detenerlo.

Convención republicana familiar y con ausencias notorias
Melania Trump en la Convención Republicana. Foto: AFP

En la convención republicana las ausencias hablan de las diferencias dentro del partido respecto a la figura de Donald Trump, que ha transformado el evento de este año en casi una fiesta de él y su familia.

En comparación con los demócratas, que la semana pasada contaron en su convención con la intervención de los expresidentes Jimmy Carter, Bill Clinton y Barack Obama, así como figuras de estatura para arropar al candidato Joe Biden, en la republicana se ha recurrido a familiares de Trump, personalidades de su entorno y a ciudadanos anónimos para ocupar las dos horas diarias de convención.

Una de las ausencias más notorias es la del único exmandatario republicano vivo, George W. Bush. El expresidente no hará acto de presencia en el evento de este año, como tampoco lo hizo en 2016, cuando Trump fue nominado por primera vez.

Es un secreto a voces que Bush y su familia, incluido el exgobernador de Florida Jeb Bush, que fue derrotado por Trump en las primarias de 2016, no le tienen gran simpatía. Aun así, Bush nunca ha criticado a Trump abiertamente en público, pero tampoco tiene intención de apoyar a Biden, como han hecho antiguos miembros de su Administración. Es el caso, por ejemplo, de Colin Powell, quien fuera su secretario de Estado. Powell participó en la convención demócrata. Su intervención no fue una sorpresa, ya que el general de cuatro estrellas en 2016 respaldó a Hillary Clinton y en 2008 y 2012 votó por Obama.

El lunes los republicanos confirmaron la candidatura de Trump, que ha participado todos los días y esta noche hará su discurso de aceptación desde la Casa Blanca.

A esto se suma la participación de sus hijos, Donald Jr., Eric, Tiffany e Ivanka.

El martes, la primera dama Melania Trump fue la voz de la compasión por quienes sufren por la pandemia del COVID-19. Desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, con el presidente en primera fila en medio de una audiencia en su mayoría sin tapabocas y sin distancia social, Melania reconoció el impacto del “enemigo invisible”, que se cobró la vida de unos 178.000 estadounidenses y sumió al país en una aguda recesión. “Sé que muchas personas están ansiosas y algunas se sienten impotentes. Quiero que sepan que no están solos”, dijo. (EFE y AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados