FALLO HISTÓRICO EN ESPAÑA

Procesan a nueve líderes independentistas catalanes y estallan las protestas violentas

El fallo del Supremo Tribunal que aplica penas de prisión a los secesionistas de Cataluña es visto como la ratificación de la unidad de España.

Las fuerzas de seguridad se enfrentan a manifestantes que protestan por el fallo judicial contra dirigentes secesionistas. Foto: AFP
Manifestantes partidarios de la secesión de Cataluña chocan con las fuerzas de seguridad en el Aeropuerto de El Prat. Foto: AFP

El Tribunal Supremo de España ha impuesto penas de entre 9 y 13 años de cárcel a los nueve líderes independentistas catalanes condenados por sedición por promover la separación de Barcelona de España y haber organizado un referéndum de secesión ilegal el 1° de octubre de 2017.

El exvicepresidente de la Generalitat (gobierno de Cataluña) Oriol Junqueras afronta la pena más alta, 13 años, por un delito de sedición en concurso medial (cuando un delito es un medio necesario para la comisión de otro) con malversación.


De los otros ocho acusados que están en prisión preventiva, tres exconsejeros (Raúl Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa) han sido condenados por sedición y malversación a 12 años de cárcel; los otros dos (Josep Rull y Joaquim Forn) han sido absueltos del delito de malversación y el tribunal les ha impuesto 10 años y medio de prisión. La expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha sido condenada a 11 años y medio por un delito de sedición. Por este mismo delito se ha impuesto una pena de nueve años a los líderes de la ANC y de Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Los únicos tres procesados que afrontaron el juicio en libertad (los exconsejeros Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borràs) han sido sentenciados a un año y ocho meses de inhabilitación especial y 10 meses de multa con una cuota diaria de 200 euros. Los tres han resultado absueltos de malversar fondos públicos.

Cinco claves.

La sentencia del Supremo Tribunal tiene cinco puntos fundamentales.

1. Sedición y no rebelión. En su fallo de más de 500 páginas, el tribunal ha descartado el delito de rebelión, el más grave de cuantos pedía la Fiscalía. El Supremo considera probado que durante el otoño de 2017 se registraron en Cataluña “indiscutibles episodios de violencia” pero cree que estos no bastan para condenar a los líderes independentistas por rebelión. “La violencia tiene que ser una violencia instrumental, funcional, preordenada de forma directa, sin pasos intermedios, a los fines que animan la acción de los rebeldes”, señala la Sala, que además cree que los altercados que hubo en Cataluña no bastaban por sí mismos “para imponer de hecho” la independencia y derogar la Constitución. “Es violencia para lograr la secesión, no violencia para crear un clima o un escenario en que se haga más viable una ulterior negociación”, afirma el tribunal.

Como prueba de que la violencia no era una parte estructural del plan, los magistrados recuerdan que “bastó́una decisión del Tribunal Constitucional” para que no se aplicaran las leyes de ruptura aprobadas por el Parlament y solo hizo falta “la mera exhibición de unas páginas del Boletín Oficial del Estado” que publicaban la aplicación del artículo 155 de la Constitución (autoriza al gobierno nacional a tomar el control de la Policía y las finanzas de una autonomía) para que algunos de los procesados huyeran y los que se quedaron en España desistieran “incondicionalmente de la aventura que habíańemprendido”.

2. Movilizaciones masivas. El Supremo Tribunal evocó la movilización del 20 y 21 de septiembre de 2017, cuando 40.000 personas se concentraron ante un edificio público en Barcelona, impidiendo a la policía judicial llevar a cabo con normalidad un registro. No hubo heridos, pero varios vehículos de la Guardia Civil resultaron destrozados. Estas movilizaciones, impulsadas por los dirigentes de la asociaciones independentistas ANC y Omnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, “crearon el ambiente coactivo e intimidatorio”.

Unas 8 mil personas se congregaron ayer frente a la Generalitat para pedir la liberación de los secesiontistas presos. Foto: AFP
Foto: AFP

3. Día del referéndum prohibido. Durante el referéndum de secesión del 1° de octubre de 2017, organizado pese a la prohibición de la Justicia, “ciudadanos rebeldes” se mostraron “firmemente decididos” a no permitir a los agentes policiales entrar a los centros de votación para confiscar las urnas. El tribunal vio “un levantamiento tumultuario para convertir en papel mojado -con el uso de vías de hecho y fuerza física- unas decisiones judiciales”. Agrega que “ante la oposición decidida de los numerosos grupos compactados de personas que protegían los centros, los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil se vieron obligados al uso de la fuerza legalmente prevista. El enfrentamiento entre ciudadanos y agentes de la autoridad derivó en lesiones que, en numerosos casos, exigieron asistencia facultativa”.

4. Derecho inexistente. “No existe ninguna Constitución europea que avale el ‘derecho a decidir’ la independencia a una región de un país”, indica el Supremo Tribunal. Sostiene que los separaristas movilizaron a sus seguidores en nombre de un “imaginario derecho de autodeterminación”.

5. Una “mera quimera”. El Supremo Tribunal considera que los ciudadanos de Cataluña fueron engañados, debido a que los acusados sabían que el señalado derecho a decidir “no era sino el señuelo para una movilización que nunca desembocaría en la creación de un Estado soberano”. Los procesados buscaban “presionar al Gobierno de la Nación para la negociación de una consulta popular”. Los jueces concluyeron que el Estado, al mantener el control en todo momento, convirtió “el eventual propósito independentista en una mera quimera”.

Reacción violenta.

Miles de secesionistas se manifestaron y paralizaron parcialmente el aeropuerto de Barcelona y líneas de trenes, así como cortaron rutas y protagonizaron otros hechos de violencia, en protesta por la condena de nueve de sus líderes. Los agentes cargaron en repetidas ocasiones contra los manifestantes que, lanzando piedras y papeleras, intentaban romper el cordón policial en la entrada del aeropuerto de la capital catalana, el segundo más grande de España.

La tensión se incrementó por la noche, con los manifestantes lanzando a la policía piedras, extintores, palos, latas y petardos, en choques en las calles.

Aeropuerto de El Prat. Foto: EFE.
Aeropuerto de El Prat. Foto: EFE.

La protesta fue convocada por la plataforma separatista Tsunami Democrático, e incluyó el cierre de carreteras y vías férreas de acceso al aeropuerto, lo que obligó a muchos pasajeros a llegar a pie con su equipaje hasta el terminal. Según los servicios de urgencia, 53 personas tuvieron que recibir asistencia sanitaria en el aeropuerto. Al menos 108 vuelos fueron anulados, según el administrador del aeropuerto Aena.

Treinta y cuatro personas precisaron asistencia sanitaria en el aeropuerto, según el servicio regional de emergencias médicas.

En Girona, a 100 kilómetros al norte de Barcelona, los manifestantes cortaron la circulación de trenes de alta velocidad del servicio entre Francia y Madrid.

Sánchez y el vigor de la democracia y la unidad

“La Sentencia del Tribunal Supremo es el resultado del Estado Social y democrático de Derecho de España, que los ciudadanos pusimos en pie hace más de cuatro décadas, gracia a nuestra Constitución Española”, afirmó el presidente del Gobierno y líder del Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sánchez. “Hay que recordar que uno de los lugares donde más apoyo encontró, el día de su voto, esa Constitución -la Constitución que nos ampara a todos hoy- fue en Cataluña”. Recordó que uno de los principios constitucionales es que “la unidad de España se asienta en el reconocimiento de nuestra rica diversidad que se refleja en un elevado grado de autogobierno de las Comunidades Autónomos”, como es el caso de Cataluña.

Protagonistas del intento de secesión.

oriol junqueras
Oriol Junqueras
Exvicepresidente de Cataluña

Es la figura más importante del secesionismo que está procesada. También se desempeñó como Consejero de Economía. Condenado por un delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación, agravado por razón de su cuantía. 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta.

Raúl Romeva
Raúl Romeva
Exconsejero

El Exconsejero de Asuntos Exteriores y Relaciones Institucionales es una de las figuras principales del independentismo. Condenado por un delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación, agravado por razón de su cuantía. Le aplican 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.

dolors bassa
Dolors Bassa
Exconsejera

En el gobierno de Cataluña actuó como consejera en las áreas de Trabajo y Asuntos Sociales. Activa participante del movimiento por la secesión. Condenada por un delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación, agravado por razón de su cuantía. 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.

Jordi Turull
Jordi Turull
Exvocero de la Generalitat

Activo dirigente de los separartistas, se desempeñó como vocero y consejero de la Presidencia de la Generalitat (Gobierno de Cataluña. El Supremo Tribunal lo ha Condenado por sedición en concurso medial y malversación, agravado por la cuantía. La pensa es de 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)