Fenómenos climáticos

Primeros muertos por Florence

Dos mujeres, un hombre y un bebé en Carolina del Norte; prevén grandes inundaciones.

Una estación espacial internacional muestra el huracán Florence sobre la costa este de Estados Unidos, con violentos vientos , lluvias torrenciales y marejadas ciclónicas. Foto: Reuters
Una estación espacial muestra el huracán Florence sobre la costa este de EE.UU., con violentos vientos , lluvias torrenciales y marejadas ciclónicas.
Foto: Reuters

Dos mujeres, un hombre y un bebé son las primeras cuatro víctimas mortales del huracán Florence que golpeó ayer viernes la costa Este de Estados Unidos. Todas las muertes fueron en el estado de Carolina del Norte.

La Policía de Wilmington, población cercana al punto en donde tocó tierra Florence como huracán de categoría 1, informó en Twitter que una mujer y su bebé fallecieron al caer un árbol sobre su casa, mientras que el padre fue trasladado a un hospital. En tanto, el Departamento de Emergencias del condado de Pender, dijo que una mujer sufrió un ataque al corazón, y que el equipo médico no pudo llegar a tiempo debido a los árboles caídos en el camino. La cuarta víctima es un hombre que falleció al enchufar un generador de electricidad, en el condado de Lenoir.

Se trata de las cuatro primeras víctimas mortales confirmadas a causa del ciclón en Carolina del Norte, que al momento de tocar tierra generaba vientos máximos sostenidos de cerca de 150 km/h.

Unos 1,7 millones de personas fueron llamados a abandonar las zonas de riesgo por el huracán Florence y refugiarse tierra adentro. Foto: AFP
Unos 1,7 millones de personas fueron llamados a abandonar las zonas de riesgo por el huracán Florence y refugiarse tierra adentro. Foto: AFP

El huracán se desplaza lentamente rumbo al Oeste y a su paso está causando inundaciones espectaculares y dejando a cientos atrapados, y supondrá una "amenaza importante" por al menos otro día, según las autoridades, que esperan inundaciones y ríos desbordados por la marejada ciclónica, que está previsto que alcance los 4 metros de altura sobre el nivel habitual. "Las marejadas y las ráfagas de viento continúan (con) inundaciones catastróficas esperadas en partes de Carolina del Norte y del Sur", dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Pese a haberse degradado a categoría 1 en la escala de cinco de Saffir-Simpson, que mide la intensidad de los vientos, Florence sigue siendo muy peligroso, dijo el NHC.

"Esto no es el final", advirtió Jeff Byard, de la Agencia federal para el manejo de Emergencias (FEMA) después de que Florence tocó tierra a las 07.15 (08.15 de Uruguay) en Wrightsville Beach, Carolina del Norte.

"La tormenta está causando estragos", dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, al señalar que medio millón de personas están sin electricidad en el estado, que tiene una población de 10 millones, y que el nivel de los ríos "se elevará durante días".

“Las inundaciones tierra adentro pueden ser letales y van a ocurrir”, dijo el director de FEMA, Brock Long. Foto: AFP
“Las inundaciones tierra adentro pueden ser letales y van a ocurrir”, dijo el director de FEMA, Brock Long. Foto: AFP

"Nos enfrentamos a múltiples amenazas. Estamos profundamente preocupados por comunidades enteras que podrían ser barridas", agregó. Según el gobernador, Florence podría cubrir casi todo el estado con varios metros de agua.

En tanto, el experto del Servicio Meteorológico Nacional Brandon Locklear estimó que Florence podría hacer caer el equivalente a lo que llueve en ocho meses durante dos o tres días.

En Wilmington, cerca de donde tocó tierra el huracán, varias detonaciones se sintieron en la mañana, posiblemente por la explosión de transformadores eléctricos. La fuerza del viento rompió ventanas y arrancó árboles de raíz y muchas calles permanecían bloqueadas por troncos y ramas.

"Escuchamos muchas cosas que se rompían, los árboles temblaban", contó a AFP Shane Wilson. "Pero yo no estaba demasiado preocupado. Será lo que Dios quiera".

Más de 100 km al sur, el balneario de Myrtle Beach en Carolina del Sur era un pueblo fantasma. La fuerza del huracán comenzó a sentirse claramente al mediodía, cuando una cortina de lluvia cayó sobre el océano acompañada de rayos. Los fuertes vientos habían forzado a suspender las operaciones de rescate en esa zona.

New Bern, una ciudad de Carolina del Norte de unos 30.000 habitantes que data de principios del siglo XVIII, más de 100 personas fueron rescatadas de las inundaciones.

Imágenes de video de varias ciudades en Carolina del Norte y del Sur mostraron que el personal de emergencias avanzaba a través de la crecida de las inundaciones en barrios residenciales.

Los flamencos están protegidos para poder soportar los embates del huracán Florence. Foto: Reuters
Los flamencos están protegidos para poder soportar los embates del huracán Florence. Foto: Reuters

Se espera que el presidente Donald Trump viaje a las áreas afectadas por Florence la próxima semana, una vez que se determine que su llegada no interrumpirá los esfuerzos de rescate o recuperación, dijo la Casa Blanca.

"El presidente tiene previsto viajar a las áreas afectadas por la tormenta a principios o a mediados de la próxima semana, una vez que esté claro que su viaje no va a entorpecer las labores de rescate", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Unas 60 personas, entre ellas muchos niños, fueron evacuados de un hotel en Jacksonville, Carolina del Norte, luego de que fuertes vientos hicieron colapsar partes del techo, dijeron funcionarios locales. Nadie resultó herido.

Más de 722.000 personas se habían quedado sin electricidad en Carolina del Norte el viernes, dijeron funcionarios estatales. Las compañías de servicios públicos dijeron que se esperaba que millones perdieran acceso a la energía y que su restauración podría llevar semanas.

Los meteorólogos dijeron que el tamaño extremo de la tormenta hacía que pudiera azotar la costa Este de Estados Unidos con vientos huracanados durante casi un día completo. Alrededor de 10 millones de personas podrían verse afectadas por la tormenta y más de un millón re0cibieron órdenes de evacuar las costas de las Carolinas y Virginia. Casi 20.000 personas se han refugiado en 157 instalaciones de emergencia, según cifras oficiales.

Evacuados

Unos 1,7 millones de personas fueron llamados a abandonar las zonas de riesgo por el huracán Florence y refugiarse tierra adentro, la mayoría desde el martes. Cinco estados costeros, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, Maryland y Virginia, así como la capital federal Washington DC, fueron declarados en estado de emergencia. "Las inundaciones tierra adentro pueden ser letales y van a ocurrir", dijo el director de FEMA, Brock Long. "Habrá daños de infraestructura, y cortes de energía que podrían durar días o incluso semanas", alertó.

MANGKHUT

Tifón con vientos de 205 km/h en Filipinas

El tifón Mangkhut tocó tierra en la madrugada de este sábado en Filipinas con vientos sostenidos de 205 km/h y lluvias torrenciales que obligaron a miles de personas a abandonar sus hogares. Mangkhut es el tifón más violento de los que han afectado Filipinas en lo que va de año, y su impacto puede afectar a millones de personas. Los habitantes de la isla habían cubierto como podían sus ventanas y reforzado sus tejados. Las autoridades subieron el nivel de alerta hasta cuatro, el máximo en la escala de tifones.

"Las lluvias van a ser fuertes y el viento no será ninguna broma", había explicado a la AFP Michael Conag, portavoz de defensa civil local. "Puede haber olas equivalentes a un edificio de cuatro pisos, y muchas casas pueden quedar destruidas, sobre todo las construcciones más frágiles, que son las más frecuentes en estas zonas costeras", explicó. Al menos cuatro millones de personas están en la trayectoria directa de Mangkhut, que luego se dirigirá hacia el sur de China, incluido el territorio semiautónomo de Hong Kong. Las autoridades temen particularmente las inundaciones y los deslizamientos de terreno. El archipiélago filipino es golpeado cada año por una veintena de tifones.

Cumbre climática: "lejos del objetivo"

La reunión sobre el clima en San Francisco terminó ayer viernes con una gran incertidumbre: ¿se sensibilizarán los líderes mundiales frente a la presión de las ciudades y regiones del mundo antes de la próxima cita de negociaciones internacionales en diciembre? Miles de delegados, entre alcaldes, gobernadores, representantes de oenegés y empresarios, se dieron cita por primera vez en San Francisco y durante toda la semana fueron más cautos que optimistas. "Les diré la verdad", dijo el viernes el exjefe de la diplomacia estadounidense John Kerry. "Estamos muy lejos del objetivo". "El peligro no es que no lleguemos sino que lleguemos demasiado tarde", dijo a los delegados, enumerando la lista de desastres recientes, en especial los huracanes que generaron pérdidas millonarias el año pasado. Los próximos tres meses son calificados de cruciales por muchos participantes para relanzar el acuerdo climático de París de 2015. En diciembre, 190 estados signatarios se reunirán en Katowice, Polonia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)