MULTITUDINARIA MOVILIZACIÓN 

Presidente de Colombia habló tras marchas, cacerolazos y actos de vandalismo

Se calcula que unas 100.000 personas se presentaron en distintos puntos de la capital para iniciar un recorrido que comenzó con los primeros rayos del sol.

Multitudinaria marcha en Colombia. Foto: AFP
Multitudinaria marcha en Colombia. Foto: AFP

El presidente colombiano, Iván Duque, manifestó este jueves que en las multitudinarias protestas en contra de las políticas de su Gobierno la ciudadanía habló y él está dispuesto a escucharla, pero no dio señales de que vaya a dar un viraje en su Administración.

"Hoy hablaron los colombianos y los estamos escuchando, el diálogo social ha sido la bandera principal de este Gobierno, debemos profundizarlo con todos los sectores de esta sociedad", dijo en una alocución que se centró en condenar los actos vandálicos que empañaron la protesta.

Duque aseguró que "los hechos sucedidos con posterioridad a la marcha son vandalismo puro y no obedecen a una expresión de la voluntad popular ni serán legitimados por el derecho a la protesta".

"Como consecuencia del accionar coordinado de las autoridades han sido capturados decenas de criminales. Rechazamos los daños que el vandalismo y el pillaje arrojaron el día de hoy. Estos delincuentes perjudicaron a personas ajenas a los odios que los inspiran", afirmó el mandatario.

Duque también valoró la actitud de los ciudadanos que en muchas de las manifestaciones pidieron a los vándalos que se quitaran las capuchas y dejarán de atacar a la Policía.

"Los estudiantes, los trabajadores, los artistas y la gran mayoría de personas que se movilizaron lo hicieron con intención legítima de hacer sentir su voz y los escuchamos", resaltó.

El mandatario afirmó además que Colombia tiene una "democracia fuerte y sólida", razón por la cual invitó a sus compatriotas a trabajar unidos para "sacar a nuestro país adelante".

"Somos un país fuerte y nunca dejaremos de serlo", concluyó.

Los colombianos salieron el jueves a las calles para expresar de manera contundente su rechazo a la política económica y social del presidente Duque, una protesta sin antecedentes en la historia reciente del país.

Movilización.

Las marchas en Bogotá con motivo del paro nacional fueron multitudinarias. Se calcula que unas 100.000 personas se presentaron en distintos puntos de la capital para iniciar un recorrido que comenzó con los primeros rayos del sol.

En efecto, una de las novedades de la jornada fue la hora en que pequeños grupos empezaron a aglomerarse en el norte y el sur de la capital: a las 5:20 de la mañana ya había gente en las calles, con carteles en mano. Lo mismo ocurrió en municipios vecinos como Madrid, donde, según algunos habitantes, ya hacían presencia pasada la medianoche del miércoles.

De hecho, la ciudad estuvo semivacía. Avenidas principales lucieron como un día domingo y era notable el número de bicicletas en las calles. En el parque Nacional había maestros, indígenas, centrales obreras, campesinos y muchos jóvenes.

“Nos movilizamos por la vida, por la paz de Colombia. Vienen compañeros desde todos los puntos cardinales del país”, aseguró Luis Fernando Arias, líder de la Organización Nacional Indígena (Onic).

La jornada empezó con manifestaciones pacíficas que recorrieron las principales calles y avenidas de la capital y demás ciudades y municipios del país y se prolongaron hasta bien entrada la noche con un cacerolazo. Sin embargo las protestas no estuvieron exentas de actos vandálicos principalmente en Bogotá, Cali y algunas ciudades intermedias, que obligaron a las autoridades locales a declarar el toque de queda en algunas de ellas para tratar de preservar el orden.

Precisamente en Cali, la tercera ciudad más poblada de Colombia con más de 2,4 millones de habitantes, encapuchados vandalizaron 19 autobuses y cinco estaciones de pasajeros en ataques que dejaron 23 policías heridos, reportó la policía.

El alcalde de Cali, Maurice Armitage, decretó el toque de queda a partir de las siete de la noche para evitar nuevos actos de vandalismo, aunque se reportaron saqueos en diferentes zonas de la ciudad después de que comenzó a regir la medida.

También se reportaron actos de vandalismo en las ciudades Medellín, Manizales, Popayán, Bucaramanga y Santa Marta.

Marchas en Bogotá. Foto: Milton Díaz | El Tiempo (GDA)
Marchas en Bogotá. Foto: Milton Díaz | El Tiempo (GDA)

Por otra parte, la alcaldesa electa Claudia López se sumó a las marchas en el centro y allí destacó el avance de la jornada, al lado de jóvenes, mujeres y maestros que estaban manifestándose tranquila y pacíficamente. Entre tanto, el alcalde Enrique Peñalosa seguía todas las incidencias desde su despacho, acudiendo a su cuenta de Twitter de cuando en cuando sobre lo que iba sucediendo.

El motivo de las movilizaciones masivas fue en contra del "paquetazo" de medidas económicas que, según los sindicatos, el Gobierno de Duque quiere proponer al Congreso para modificar el régimen laboral y de jubilaciones en detrimento de los trabajadores.

Desde todos los puntos hubo ciudadanos que apostaron a acciones positivas por ejemplo, un grupo de jóvenes optó por limpiar las estaciones de TransMilenio (transporte colectivo local) que otros habían vandalizado con pintura previamente; frente al Museo Nacional, un hombre, con bolsa en mano, iba recogiendo la basura que dejaban algunos; en la calle 19, una mujer, desde la ventana de su casa, repartió bendiciones a los jóvenes que pasaban abajo y en la calle 26, colectivos artísticos universitarios hicieron telas, malabares sobre puentes y marcharon con dragones de cartón.

Marchas en Bogotá. Foto: Milton Díaz | El Tiempo (GDA)
Marchas en Bogotá. Foto: Milton Díaz | El Tiempo (GDA)

El destino de la mayoría de recorridos fue la plaza de Bolívar. Cifras preliminares señalan que solo en ese lugar hubo 30.000 personas.

Enfrentamientos.

La tensión comenzó hacia las 16:00. A esa hora se registraron enfrentamientos entre el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) y grupos que alteraron el orden. Al final, el caos se dispersó por el centro. En Suba, una localidad al norte de Bogotá, y en inmediaciones también se registraron desmanes. Sin embargo algunos jóvenes trataron de llamar a la calma.

“Somos muchos más los buenos ciudadanos que esa minoría de delincuentes. Los invito a que mañana salgamos, limpiemos y construyamos esa Bogotá que todos queremos”, expresó el alcalde Peñalosa, en el balance final de la jornada.

Sonaron las cacerolas.

Al final del día sonaron las ollas. Eran las 19:30 de la noche cuando miles de ciudadanos se sintonizaron en un ensordecedor cacerolazo que sonó en La Candelaria, Chapinero, Pontevedra, Kennedy y otros sectores del norte de la ciudad. Desde ventanas y balcones, los ciudadanos sacaron ollas y cucharones y tocaron por varias horas.

Las redes sociales se llenaron de videos de acciones similares. "Cacerolazo" fue tendencia en Twitter al final de la noche.

Incluso, en sectores como Ciudad Salitre, Pablo VI y La Macarena, salieron a las calles nuevamente. Con ollas en mano, cientos de familias siguieron la protesta de manera pacífica. Las manifestaciones había revivido a las 9 de la noche.

Por lo pronto, parece que la convocatoria tendrá un siguiente capítulo ya que ya se realizó un nuevo llamado para realizar otro cacerolazo para este viernes a las 16:30.

Marchas en Bogotá. Foto: Milton Díaz | El Tiempo (GDA)
Marchas en Bogotá. Foto: Milton Díaz | El Tiempo (GDA)

"Hoy hablaron los colombianos y los estamos escuchando"

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados