DERECHOS DE LAS MINORÍAS SEXUALES

Polémica en la Eurocopa por ley sobre sexualidad

La nueva legislación aprobada la semana pasada en Hungría es considerada discriminatoria y desató reacciones en varios países.

Allianz Arena, el estadio donde hoy jugarán Alemania y Hungría, iluminado con los colores del arcoiris. Foto: AFP
Allianz Arena, el estadio donde hoy jugarán Alemania y Hungría, iluminado con los colores del arcoíris. Foto: AFP (Archivo)

El partido entre Alemania y Hungría por la Eurocopa que se jugará hoy miércoles en Múnich, a partir de la hora 16 de Uruguay, está rodeado de una fuerte polémica sobre los derechos de las minorías sexuales.

El origen de la polémica está en una ley considerada discriminatoria contra los homosexuales votada la semana pasada por el Parlamento húngaro. Y llegó a su punto más alto ayer martes, cuando la ciudad de Múnich recibió la respuesta negativa de la UEFA a su pedido de iluminar el estadio con los colores de la comunidad LGTB en protesta contra la ley húngara.

La UEFA dijo que comparte totalmente los valores de tolerancia promovidos, pero como “organización política y religiosamente neutra” no puede aceptar vehicular un mensaje dirigido específicamente a un país o un gobierno.

La UEFA propone iluminar el estadio con los colores arcoíris, ya sea el 28 de junio o a principios de julio, para coincidir con los eventos que habrá por los días del Orgullo Gay en Múnich.

Esta decisión enfadó mucho en Múnich. “Encuentro vergonzoso que la UEFA nos prohíba, aquí en Múnich, enviar una señal por el cosmopolitismo, la tolerancia, el respeto y la solidaridad con las personas de la comunidad LGTB”, denunció el alcalde de la ciudad, el socialdemócrata Dieter Reiter.

Como respuesta, el político anunció que se iban a adornar varios edificios emblemáticos de la ciudad con los colores arcoíris hoy miércoles, incluida una torre visible desde el estadio.

Antes del encuentro, los organizadores de la marcha del Orgullo de Múnich, en colaboración con Amnistía Internacional, planean repartir 11.000 banderas a los espectadores (están autorizados hasta 14.000 personas en el estadio por las restricciones por el covid).

El ambiente podría tensarse con los aficionados húngaros. La Brigada de los Cárpatos, grupo ultra reconocible por sus remeras negras, pretende acudir “por miles” a Múnich, según su página de Facebook.

El Bayern de Múnich, propietario del estadio, también lamentó la decisión de la UEFA: “Nos habría gustado que el Allianz Arena hubiera podido brillar con los colores arcoíris”, declaró el presidente del club, Herbert Hainer. “La apertura al mundo y la tolerancia son valores fundamentales”.

La televisión privada alemana ProSieben decidió adornar su logo con los colores arcoíris. Varios estadios de la Bundesliga se iluminarán con los mismos colores por la noche: los del Fráncfort, Colonia, Wolfsburgo, Augsburgo y el olímpico de Berlín.

También se expresaron futbolistas. Gary Lineker, exjugador inglés, tuiteó: “Hágalo de todas formas, Múnich, hágalo. Encienda la luz para que el mundo vea”.

“La UEFA no ha entendido los signos de nuestro tiempo y es fácil ver en qué lado se posicionan con su decisión”, criticó por su parte el vocero de la Federación Alemana de los LGTB, Markus Ulrich.

En España, el club Barcelona emitió un mensaje de apoyo al movimiento LGTBI en sus redes sociales al publicar su escudo sobre un fondo arcoíris y junto al lema “Orgullo y respeto”.

En francés Antoine Griezmann, jugador del Barcelona, tuiteó una fotografía del Allianz Arena iluminado con los colores arcoíris.

Trece países de la Unión Europea firmaron ayer una declaración conjunta contra la ley húngara y piden a la Comisión Europea que intervenga en el caso. La declaración lleva la firma de Bélgica, Dinamarca, Alemania, Estonia, Finlandia, Francia, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, Holanda, España, Suecia y Letonia.

La polémica ley en Hungría prohíbe la promoción de una identidad de género distinta del sexo al nacer, la reasignación de sexo y la homosexualidad a menores de 18 años.

El ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, salió en su defensa. “Esta ley no dice nada sobre la orientación sexual de los adultos. Ella solo dice que mientras los niños sean menores de 18 años, su educación sexual es responsabilidad exclusiva de sus padres, eso es todo”, dijo.

“Revancha” de la final del Mundial de 1954

Para los alemanes siempre será “el milagro de Berna”. Para los húngaros, el dolor de un Mundial que se les fue contra todo pronóstico: el partido Alemania-Hungría de hoy miércoles en Múnich por la Eurocopa, es la repetición de la final del Mundial de 1954. ¿Es una revancha? Casi, puesto que se trata del primer partido por un torneo oficial entre ambas selecciones desde aquel enfrentamiento en Berna, Suiza, ganado 3-2 por Alemania Occidental. Desde entonces ha habido 14 amistosos (no se tienen en cuenta los Hungría-RDA en la época de la Alemania Oriental comunista).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error