El Divorcio del Reino Unido y la UE

La “piedra” en la recta final de las negociaciones

España pretende asegurarse el voto sobre Gibraltar.

Gibraltar: Rico enclave británico en el sur de España. Foto: EFE
 Foto: EFE

Gibraltar se convirtió en el principal escollo en la recta final de la negociación del Brexit, con España amenazando incluso con rechazar el acuerdo de divorcio entre la Unión Europea (UE) y Reino Unido.

España, que reclama la soberanía de este territorio de Reino Unido desde 1713, lo acusa de ser un paraíso fiscal y de fomentar el contrabando de tabaco, si bien estos últimos puntos fueron solventados en una negociación bilateral entre Londres y Madrid.

¿Qué exige entonces España en el marco de las negociaciones por el Brexit?

El 14 de noviembre, Reino Unido y la Comisión Europea, que negocia en nombre de los otros 27 países de la UE, divulgaron el proyecto de acuerdo de divorcio negociado durante 17 meses, que activó las alarmas en España.

Madrid, que aseguró haber conocido ese mismo día el texto final, expresó su malestar con el documento, porque no garantiza su derecho a veto sobre la futura relación posbrexit entre la UE y Gibraltar, como le otorgó el bloque.

En sus orientaciones de abril de 2017, que sirvieron de guía al negociador de la UE, los 27 señalan: “Una vez que el Reino Unido haya abandonado la Unión, ningún acuerdo entre la UE y el Reino Unido podrá aplicarse al territorio de Gibraltar sin acuerdo entre el Reino de España y el Reino Unido”.

España quiere que este principio aparezca negro sobre blanco en el documento del acuerdo para garantizar su validez jurídica, so pena de “votar no” al pacto del Brexit en la cumbre de mañana domingo.

Aunque no aparece en su articulado, el preámbulo recoge que la UE y Reino Unido “tomaron nota” de las orientaciones del 29 de abril de 2017, donde aparece el derecho de veto a España sobre Gibraltar.

La Comisión Europea, cu-yo negociador Michel Barnier cerró este texto con Reino Unido, dijo el jueves que corresponde ahora a los países de la UE cerrar a nivel políticos los puntos pendientes, como el de Gibraltar.

La principal reivindicación de España es modificar el ar-tículo 184 del acuerdo de divorcio, sobre la negociación de la futura relación entre la UE y Reino Unido, algo que el resto de países rechaza, ya que sería como abrir la caja de Pandora a otros reclamo.

Otra solución, apuntada por el ministro español de Exteriores, Josep Borrell, es que este principio se recoja en la declaración política que traza las grandes líneas de la futura relación que Londres y Reino Unido deberán negociar a partir del 29 de marzo.

El proyecto de acuerdo de declaración política publicado el jueves no hace ninguna referencia ni explícita ni implícita al reclamo de España. Según una fuente diplomática, aunque este último texto está “estabilizado”, no estaría completamente cerrado.

Otra de las opciones sería adjuntar un documento anexo al acuerdo de divorcio, que incluya la petición española, o una referencia a ese principio en un documento político publicado tras la cumbre, pero independiente de los acuerdos del Brexit. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)