EXPECTATIVA EN ESPAÑA

Pedro Sánchez hace jugada de riesgo para su investidura

Por ahora, Sánchez cuenta con 159 votos para su investidura y necesita 17 más para llegar a la mayoría de 176 en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez, presidente del gobierno español. Foto: Reuters
Pedro Sánchez logró el triunfo electoral, pero necesita a un partido secesionista. Foto: Reuters

El presidente del Gobierno en funciones y líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, que ha logrado en 48 horas sumar el apoyo de Unidas Podemos para su investidura con un pacto de coalición, se mueve ahora rápidamente para intentar convencer a Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) de que se abstenga, algo imprescindible para que salga investido si Ciudadanos sigue en el no.

Por ahora, Sánchez cuenta con 159 votos para su investidura y necesita 17 más para llegar a la mayoría de 176 en el Congreso de los Diputados.

ERC exige a Sánchez un compromiso por escrito donde se acote cómo será la mesa de diálogo político sobre Cataluña. Esa es la principal condición de ERC para abstenerse en la votación de investidura. Fuentes de ese sector ven necesario que el PSOE reconozca que su apuesta por la independencia es legítima aunque no la comparta. Tanto ERC como Junts per Catalunya (JxCat) lanzaron sendas propuestas para pactar algún tipo de “unidad estratégica”. El secesionismo quiere usar el peso de sus 23 diputados -incluyendo los dos del partido antisistema CUP- para presionamás a Sánchez, aunque ERC asegura que negociarán en solitario. La rapidez con que PSOE y Unidas Podemos llegaron a un acuerdo tomó por sorpresa a ERC.

En su primera comparecencia con preguntas desde el acuerdo con Pablo Iglesias, Sánchez ha elegido con cautela las palabras para atraerse a ERC. Ha hablado de “crisis política” y “crisis territorial” y no ya de “crisis de convivencia”, como hizo en campaña, y ha insistido varias veces en que él siempre defenderá el diálogo dentro de la Constitución. ERC insiste en rechazar la idea de la crisis de convivencia y ha pedido públicamente al presidente que admita que la crisis es política.

Sánchez, que también ha planteado que es necesaria una “solución política”, ha tratado de colocar a ERC ante una disyuntiva: si no ayuda con su abstención a que haya Gobierno, podría forzar unas terceras elecciones y abrir la puerta a la derecha y la extrema derecha, que no plantean el diálogo.

El presidente, ha insistido, el jueves, como mensaje a Esquerra en que solo el PSOE y Podemos garantizan diálogo dentro de la Constitución para resolver la situación en Cataluña. “Si no, ¿qué solución proponen? ¿Qué Gobierno quieren?”, ha lanzado como mensaje claro a los independentistas.

Sánchez no ha accedido, al menos de momento, a la petición de Esquerra de recuperar la mesa de partidos al margen del Parlamento que el Ejecutivo socialista estuvo a punto de pactar en febrero con ERC y PDeCAT para aprobar los Presupuestos. “Lo primero que tienen que hacer los catalanes es hablar entre ellos. De hecho, hay una mesa de partidos en el Parlament que debe ser activada”, sentenció. Sánchez está buscando así un punto intermedio para abrir paso a una abstención. El presidente ha dejado atrás el tono más duro y ya no plantea, por ejemplo, cambiar el Código Penal para recuperar el delito de convocatoria de referendos ilegales. Preguntado sobre ese asunto, Sánchez ha insistido en la idea de buscar una “solución política”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)