Nueva variante de COVID-19 está "fuera de control" 

"Dada la rapidez con la que se propaga esta nueva variante, va a ser muy difícil mantenerla bajo control hasta que tengamos la vacuna desplegada", dijo el ministro de Salud

Protestas en Londres. Foto: AFP
Protestas en Londres. Foto: AFP

Londres y el sureste de Inglaterra podrían permanecer bajo restricciones más estrictas por el coronavirus durante algún tiempo, sugirió el domingo el ministro de Salud británico, quien argumentó que fue necesario abandonar los planes de aliviar las restricciones en Navidad para detener una nueva cepa que se propaga rápidamente.

En respuesta a la críticas por imponer un cierre a más de 16 millones de personas solo días antes de la Navidad, Matt Hancock dijo que la decisión del sábado se tomó rápidamente después de que nuevas pruebas mostraron que la nueva cepa era responsable de la espiral de casos de COVID-19.

También afirmó que la nueva cepa del coronavirus estaba "fuera de control" y que "debíamos retomar el control, es la única forma de hacerlo, restringir los contactos sociales", declaró Hancock en la cadena Sky News, advirtiendo que la situación es "extremadamente seria".

El primer ministro Boris Johnson canceló el sábado los planes para permitir que tres familias estuvieran bajo un mismo techo durante los cinco días del período de fiestas, e impuso nuevas restricciones de nivel 4, similares a un confinamiento, en Londres y el sureste de Inglaterra.

Hancock sugirió que las medidas más duras -que requieren que alrededor de un tercio de la población de Inglaterra permanezca en casa excepto por razones esenciales como el trabajo- podrían mantenerse hasta que haya más disponibilidad de vacunas.

"Tenemos un largo camino por recorrer para solucionar esto", dijo Hancock a Sky News. 

"Esencialmente tenemos que conseguir que la vacuna se extienda para mantener a la gente segura. Dada la rapidez con la que se propaga esta nueva variante, va a ser muy difícil mantenerla bajo control hasta que tengamos la vacuna desplegada".

Keir Starmer, líder del Partido Laborista de la oposición en Gran Bretaña, dijo que si bien apoyaba las nuevas medidas "una vez más el primer ministro esperó hasta la hora undécima para tomar esta decisión".

"Las alarmas han estado sonando durante semanas pero el primer ministro decidió ignorarlas (...) Le dijo al país que siguiera adelante y que tuviera una feliz Navidad (...) y sin embargo tres días después le dice a millones de familias que deshagan esos planes", dijo en una conferencia de prensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados