VEA LA FOTOGALERÍA

Los niños: los más vulnerables en la crisis migratoria de Europa

Médicos Sin Fronteras muestra las condiciones de vida de los miles de refugiados que buscan una nueva vida en Europa.

Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF
Refugiados sirios. Foto: Anna Surinyach/MSF

El invierno se acerca en Europa. Y con cada grado que baja la temperatura, la crisis migratoria de refugiados sirios se agrava. Miles de refugiados y migrantes continúan bloqueados en las proximidades de los pasos fronterizos de Hungría, Croacia, Serbia o Eslovenia, debido a los continuos cierres de fronteras y también a las limitaciones que han impuesto algunos de estos países.

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) informó hoy que su personal ya ha atendido a persona con congelaciones severas. Incluso un paciente perdió el pie y otros sufrieron desgarros en la piel al quitarse la ropa que tenían pegada a sus heridas.

Los inviernos en serbia pueden ser muy duros, la temperatura puede llegar a hasta -15 °C. MSF afirma sus médicos atienden a 400 personas diariamente, mientras que el número no deja de crecer. La mayoría de los pacientes necesitan tratamiento para problemas como la tos, resfriados, gripe, afecciones gastrointestinales y enfermedades cutáneas, que a menudo se dan como resultado de las condiciones a las que se enfrentan durante el viaje. Hay otros pacientes a los que se les trata de enfermedades crónicas como la diabetes o el asma, o que presentan problemas cardíacos que no han sido atendidos de manera adecuada y que se han deteriorado en el transcurso del viaje.

“A menos que se pongan en marcha urgentemente una serie de medidas de protección, miles de mujeres embarazadas, niños pequeños y personas mayores quedarán expuestos este próximo invierno a unas condiciones de vida enormemente difíciles, lo que hará que sus vidas corran un serio peligro” afirma la organización en un comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados