CORONAVIRUS

Médicos aseguran que Trump se encuentra bien pero fuente anónima contradice esta versión

Los médicos que tratan al presidente de Estados Unidos dicen que ya no tiene fiebre, no necesita oxígeno y evoluciona "muy bien". Sin embargo, una fuente dice que sus signos son "muy preocupantes".

Donald Trump sube a un helicóptero rumbo al hospital militar de Walter Reed. Foto: Reuters
Donald Trump sube a un helicóptero rumbo al hospital militar de Walter Reed. Foto: Reuters

El equipo médico que trata al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en un hospital militar por su infección de COVID-19 aseguró este sábado que el mandatario ya no tiene fiebre, no necesita oxígeno, está trabajando y evoluciona "muy bien". No obstante, una fuente anónima familiarizada con la salud del mandatario señaló que "los signos vitales" de Trump, "en las últimas 24 horas han sido muy preocupantes". 

El doctor del presidente, Sean Conley, aseguró en rueda de prensa que Trump mantiene una terapia del antiviral Remdesivir de cinco días y que irán decidiendo sobre la marcha si es necesario que siga recibiendo tratamiento y vigilancia en el hospital militar de Walter Reed, a las afueras de Washington, donde fue ingresado la tarde de ayer, o puede regresar a la Casa Blanca.

Según Conley, el mandatario tiene un nivel de saturación de oxígeno en sangre del 96% y "todo indica que no necesitará oxígeno". Pese a que los periodistas le preguntaron varias veces, Conley no confirmó si Trump recibió en algún momento oxigenación suplementaria e insistió en que actualmente no lo está haciendo.

 "Estamos extremadamente felices con el progreso que ha experimentado el presidente", aseguró Conley, quien recordó que los primeros días son esenciales para saber si la enfermedad va a progresar de manera agresiva o puede ser controlada con terapia farmacológica.

Sin embargo, la fuente anónima, cuya versión fue dada a conocer a los reporteros que cubren la Casa Blanca, contradijo el parte del médico personal del mandatario y señaló que las próximas 48 horas serán críticas en lo que se refiere a su cuidado. "No estamos aún en un camino claro hacia la recuperación", expresó. 

El médico sorprendió, no obstante, al mencionar que van "72 horas" desde el diagnóstico del presidente, un tiempo que no coincide con el anuncio público del test positivo de Trump hecho en la madrugada del viernes.
Este desajuste temporal haría pensar que el mandatario mantuvo su agenda el jueves pese a saber que estaba contagiado con la COVID-19.

El presidente también ha recibido, además del antiviral Remdesivir, un cóctel de anticuerpos, al tiempo que descansa, pero mantiene una rutina de trabajo: el presidente no tiene nada previsto hoy en su agenda, pero firmó dos nombramiento, según la Casa Blanca.

Los médicos se están enfocando en vigilar el corazón y los riñones y por el momento la función de esos órganos es normal, mientras que la fatiga y la tos está mejorando, aseguró el equipo médico que atiende a Trump. 

La Casa Blanca está vinculada a varios contagios. La lista de allegados a Trump infectados va en aumento: su esposa Melania, su asesora Hope Hicks, su jefe de campaña Bill Stepien, tres senadores republicanos y su exasesora Kellyanne Conway. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados