EL RÉGIMEN DE VENEZUELA Y EE.UU.

Maduro lanza su candidatura arrestando a histórico opositor

Enrique Aristeguieta, sobreviviente de la lucha contra la dictadura en 1958.

Maduro: "Ya todo se habló. Nosotros vamos a elecciones, con o sin ustedes". Foto: Reuters
Nicolás Maduro es proclamado candidato para la reelección en Venezuela

Nicolás Maduro fue proclamado candidato presidencial para las elecciones que él mismo fijó que se realicen antes del 30 de abril, pero la fiesta chavista de ayer viernes quedó empañada por otra muestra del autoritarismo de su régimen: el arresto de Enrique Aristeguieta, que a sus 84 años es el único sobreviviente de los políticos que derrotaron a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en 1958.

Aristeguieta fue detenido por el servicio de inteligencia. Lo sacaron de su vivienda en la madrugada. "Aparentemente fueron decentes en el sentido de que no lo atropellaron, pero sí está detenido y no sabemos dónde está", dijo la dirigente opositora Corina Machado.

Más temprano, el propio Aristeguieta había reportado en Twitter que el Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) lo estaba buscando en su vivienda.

Alfredo Romero, director de la ONG de derechos humanos Foro Penal, denunció que con Aristeguieta son 14 los detenidos por razones políticas esta semana. Siete de esas aprehensiones ocurrieron en el marco de protestas, y el resto por parte de "agentes vestidos de negro que se los han llevado de sus casas o lugares de trabajo" sin orden judicial, indicó Romero en Twitter. Foro Penal cifra en unos 230 los presos políticos en Venezuela.

La alianza opositora Soy Venezuela, integrada por Machado y Aristeguieta, entre otros, exigió la liberación inmediata del dirigente, miembro de la Junta Patriótica, un movimiento político que propició la caída del dictador Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958. Aristeguieta, quien también ha sido diputado, gobernador y embajador, es uno de los representantes de la línea más radical de la oposición a Maduro.

Proclamación.

Maduro se lanzó de lleno ayer a la campaña por su reelección. Y pica como el "caballo del comisario", pero con una baja popularidad entre los venezolanos.

Vestido con camisa roja, Maduro fue proclamado por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en medio de la ovación de los más de 500 delegados. "Vamos a una gran victoria", expresó en el congreso, transmitido por la televisión oficial, y al que acudió junto a su esposa Cilia Flores.

Su proclamación, el mismo día en que se cumplían 19 años de la investidura de su mentor político Hugo Chávez, fue propuesta por el poderoso vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello: "Aprobado por aclamación. Es usted oficialmente el candidato", lanzó mirándolo.

Maduro (55), enfrenta una impopularidad del 70%, según la encuestadora Delphos. El FMI proyecta para este año una inflación del 13.000% en Venezuela, lo que complicará aún más la grave escasez de alimentos y medicinas que hacen angustiante la vida diaria.

Su actual período de gobierno termina en enero de 2019, pero aspira a otros seis años en el poder con el apoyo de las Fuerzas Armadas y el control del Poder Judicial y de una Asamblea Constituyente que oficia de "legislativo". Además, con el apoyo de Rusia y China, que le han dado respiro a una economía declarada en default, Maduro sobrevive al aislamiento internacional y a las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Oposición.

La decisión de anticipar las elecciones para antes del 30 de abril, sumada al control institucional, colocó a Maduro en posición favorable ante una oposición dividida y fragilizada. El poder judicial excluyó a la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de los comicios, argumentando que es una coalición de partidos y no está permitida la doble militancia.

La oposición aún no decide si irá a primarias o elegirá a un candidato único por consenso, que sea postulado por alguno de los partidos de la MUD, ante la exclusión de la alianza.

Pero no hay un candidato fuerte. Los principales líderes de la MUD, Henrique Capriles —quien en 2013 perdió ante Maduro por estrecho margen— y Leopoldo López —en arresto domiciliario—, están inhabilitados políticamente.

"El chavismo tiene oportunidades de ganar esta elección (...) Si la oposición no da los pasos correctos, milimetrados, las posibilidades de que Maduro gane una elección, incluso sin trampa, existen", aseguró a la AFP el analista Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos.

"Ya todo lo que se iba a hablar se habló (...) Y nosotros vamos a ir a las elecciones, con o sin ustedes", le dijo Maduro ayer a la oposición.

China "culpable".

En este marco, el principal diplomático del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, David Malpass, acusó a China de permitir una mala gestión en Venezuela al respaldar al régimen de Maduro a través de préstamos turbios a cambio de petróleo.

En un discurso en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, Malpass dijo que "la mayor parte de la culpa del colapso económico y el desastre humanitario de Venezuela recae directamente en los gobernantes de Venezuela, pero China ha sido con mucho el mayor prestamista de Venezuela, respaldando a un mal gobierno", dijo Malpass.

Mundo, Venezuela, Nicolás Maduro, campaña electoral, detención de opositor

Militares chavistas indignados con EE.UU.

El ministro de Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino López, calificó ayer viernes de "indignantes" e "infames" los comentarios del secretario de Estado Rex Tillerson sobre la posibilidad de que los militares saquen del gobierno al presidente Nicolás Maduro.

En una declaración desde la sede del Ministerio de Defensa y flanqueado por altos oficiales de las Fuerzas Armadas, Padrino dijo que Tillerson intentaría persuadir a los gobiernos latinoamericanos de intervenir en Venezuela durante la gira que inició ayer en México y que seguirá por Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

"Cuando usted invita a la fuerza armada a derrocar un gobierno, usted está faltando respeto a una institución (...) Lo invito a rectificar", añadió Padrino, quien ratificó además la lealtad de los uniformados a Maduro. Las "deplorables declaraciones" de Tillerson constituyen "un nefasto acto de injerencismo" por parte de Washington, condenó.

El jueves, antes de iniciar su gira, Tillerson planteó la posibilidad de que militares venezolanos decidan derrocar a Maduro, pero dijo que no sabe si realmente va a ocurrir.

Maduro y autoridades de su gobierno han sostenido que Estados Unidos está detrás de un plan para derrocarlo, aunque no han dado detalles ni pruebas específicas.

Padrino repitió la acusación de que la crisis por la que atraviesa su país es producto de "una arremetida sin precedente que el gobierno norteamericano, junto con sus aliados, ejecutan contra Venezuela con el objeto de asfixiar la economía y generar caos".

"Cómo puede usted, señor Tillerson, hablar de dictadura (...) cuando precisamente estamos abriendo los canales para elecciones populares", añadió en referencia a los comicios anticipados aprobados por la oficialista Constituyente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)