ESTADOS UNIDOS

“Lucha”, la palabra que se usa para atacar y defender a Donald Trump

Los abogados de Trump dijeron ayer que el juicio de destitución fue un acto de “venganza política” de los legisladores  demócratas.

Miembros de la Guardia Nacional frente al Congreso de EE.UU. Foto: Reuters
Miembros de la Guardia Nacional frente al Congreso de EE.UU. Foto: Reuters

Tanto los acusadores como los defensores de Donald Trump en el juicio político al expresidente en el Senado de Estados Unidos, están usando una misma palabra en sus argumentos: “lucha”.

Por ejemplo, esta semana los demócratas mostraron un video con el llamado del expresidente republicano a “luchar como el demonio” a sus partidarios antes de que asaltaran el Capitolio el pasado 6 de enero. Y ayer viernes los abogados de Trump presentaron otro video de políticos demócratas usando la palabra “lucha” en actos de campaña electoral y en otras instancias.

De esta forma, la defensa de Trump presentó una nueva versión del asalto del 6 de enero al Capitolio, mostrando al exmandatario como garante de “la ley y el orden”, durante su alegato en un juicio político que consideran que está motivado por “el odio” de los demócratas.

A lo largo de las menos de tres horas y media que duró la exposición, los letrados del expresidente, Bruce Castor, David Schoen y Michael Van Der Veen, se centraron en defender el derecho a la libertad de expresión de Trump y criticaron un proceso que tacharon de “inconstitucional”.

Para ello, se apoyaron en una serie de videos, editados con profusión, con declaraciones de Trump y de dirigentes demócratas, así como con imágenes de protestas en las que no diferenciaron a los seguidores del exmandatario, entre los que había integrantes de grupos de ultraderecha y de manifestantes del movimiento Black Lives Matter (las vidas negras importan).

La palabra "lucha".

El video de los abogados de Trump, que dura poco más de 10 minutos, mostró a senadores demócratas, además del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris usando la palabra “lucha” cientos de veces en discursos de campaña electoral y en televisión.

“Está bien, no hicieron nada malo. Es una palabra que la gente usa”, dijo uno de los abogados de Trump, David Schoen, señalando a los legisladores y miembros de la Cámara de Representantes que imputaron a Trump por “incitación a la insurrección” en el asalto al Capitolio. “Pero por favor, paren con la hipocresía”, añadió.

Los demócratas que aparecen en el video fueron mostrados hablando en el Senado y en la Cámara de Representantes, en mítines de campaña, en estudios de televisión, en convenciones y en discursos de aceptación de cargos.

Los abogados de Trump, que está acusado de alentar a la violencia con su arenga del 6 de enero, argumentaron que ese lenguaje provocativo es solo parte del discurso político.

David Schoen, abogado de Trump. Foto: Reuters
David Schoen, abogado de Trump. Foto: Reuters

“No obtienes aquello por lo que no luchas”, dice por ejemplo la senadora demócrata Elizabeth Warren en un clip, una de las 47 veces que se le muestra usando la palabra.

El montaje también incluyó fragmentos de los legisladores de la Cámara de Representantes que ofician de fiscales en el juicio político pidiendo una “lucha” contra Trump por varios temas.

Los demócratas “lucharemos contra él y lo desafiaremos de todas las formas que podamos, en el Congreso, en los tribunales y en las calles”, se escuchó decir al congresista Joaquín Castro.

Las imágenes concluyeron con el propio Biden reuniendo a sus seguidores: “Nunca, nunca, nunca abandonen esta lucha”.

En su argumentación el miércoles y jueves, los demócratas presentaron videos de extractos del discurso de Trump del 6 de enero, en el que incitó a sus partidarios a marchar por la avenida Pensilvania hasta el Capitolio.

El caos desatado por la turba dejó cinco muertos y obligó a aterrorizados legisladores a buscar refugio.

“Luchamos como el demonio. Y si ustedes no luchan como el demonio, ya no tendremos más un país” dijo Trump en ese mitin del 6 de enero.

"Venganza política".

Los abogados de Trump dijeron ayer que el juicio de destitución fue un acto de “venganza política” de los demócratas, y que la retórica del ex presidente está protegida por la garantía de libertad de expresión de la Constitución.

“El artículo de impugnación que tiene ante sí el Senado es un acto injusto y descaradamente inconstitucional de venganza política”, dijo otro de los abogados de Trump, Michael van der Veen, en su alegato inicial, y añadió que se trataba de una “caza de brujas motivada políticamente” por los demócratas.

“Esta farsa de juicio político supone una amenaza seria a la libertad de expresión de los líderes políticos de ambos partidos en todos los niveles del Gobierno”, agregó Van Der Veen, en su intervención ante el Senado.

Van Der Veen sostuvo que “ninguna persona pensante podría creer seriamente que el discurso del presidente del 6 de enero en la Elipse fue de alguna manera una incitación a la violencia o la insurrección”.

El Presidente de Estados Unidos Donald Trump deja la Casa Blanca horas antes de la asunción de Biden. Foto: EFE
El Presidente de Estados Unidos Donald Trump deja la Casa Blanca horas antes de la asunción de Biden. Foto: EFE (Archivo)

El abogado describió a los centenares de manifestantes que entraron en el Capitolio, como “un pequeño grupo que vino para comportarse de manera violenta y amenazante, que secuestró el evento para sus propios propósitos” y, en ese sentido, apuntó al movimiento de corte anarquista Antifa.

Sin embargo, entre la multitud concentrada ese día había partidarios del mandatario, veteranos del Ejército y miembros de grupos de ultraderecha y del movimiento conspiranoico QAnon.

Según datos ofrecidos por la cadena CBS el pasado fin de semana, que citó a fuentes del FBI, de los 205 arrestos por esos sucesos, al menos 25 sospechosos tienen vínculos con grupos extremistas de extrema derecha, como los Proud Boys, Oath Keepers, Three Percenters y Texas Freedom Force, y con QAnon; mientras que hay 16 veteranos de las Fuerzas Armadas y 2 soldados reservistas.

Los fiscales demócratas concluyeron su caso el jueves, argumentando que Trump sabía lo que iba a pasar cuando exhortó a sus partidarios el 6 de enero a marchar hacia el Capitolio y “luchar como demonios”, mientras el Congreso se reunía para certificar la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones del 3 de noviembre, y que el expresidente republicano debería rendir cuentas.

Trump ha afirmado falsamente que la victoria de Biden en noviembre fue el resultado de un fraude generalizado.

Poco margen para una condena en el Senado

La Cámara de Representantes acusó a Trump el 13 de enero de incitar a la insurrección, pero es poco probable que los demócratas consigan una condena en el Senado. La condena requiere una mayoría de dos tercios en el Senado de 100 miembros, lo que significa que al menos 17 republicanos tendrían que votar contra Trump. “Estoy ansioso por ver qué hacen mis amigos republicanos”, dijo el presidente Joe Biden a periodistas en la Casa Blanca ayer viernes. Si Trump es absuelto, el Senado podría votar para prohibirle volver a ocupar un cargo público. Preguntado el jueves sobre la posibilidad de seguir esta última opción, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, dijo que esa decisión tendría que esperar hasta el final del juicio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados