CRISIS

Llamas y calor azotan a Australia

Han ardido 3 millones de héctareas y hubo 10 muertos. Temperaturas tocan los 50 grados.

Incendio en Australia. Foto: AFP.
Incendio en Australia. Foto: AFP.

El fuego en Australia devastó al menos tres millones de hectáreas desde septiembre, el equivalente al doble de la superficie del departamento de Tacuarembó. La cifra de víctimas mortales por las llamas ascendió a 10 en medio de un comienzo de verano con altísimas temperaturas, que alcanzan los 50 grados.

El fin de semana los principales focos rodeaban la región de Sídney. Toda la costa oriental del país se ha visto asolada por una ola de calor abrumadora, procedente del oeste, que provocó centenares de incendios en su camino.

Sídney, la ciudad más grande del país, con 5,2 millones de habitantes, está asfixiada por el humo de los incendios que arden al norte, al sur y al oeste.

El primer ministro australiano Scott Morrison, criticado por su inercia frente al calentamiento global, visitó ayer a los bomberos que luchan contra los incendios forestales y se disculpó por haberse ido a Hawái de vacaciones, que acortó por el enfado de la opinión pública.

El jefe del gobierno visitó a los bomberos de Nueva Gales del Sur, donde los voluntarios llevan meses luchando contra incendios mortales.

Morrison lamentó haberse marchado en tales condiciones. "Entiendo que la gente se haya molestado al enterarse de que yo estaba de vacaciones con mi familia mientras sus familias se encontraban bajo un fuerte estrés".

Aunque reconoció el vínculo entre los incendios y el calentamiento global se negó a modificar la política gubernamental favorable a la industria minera del carbón.

Cada año en primavera y verano hay incendios en el país, pero los climatólogos aseguran que son más intensos y peligrosos debido al calentamiento global.

Más de 3.000 bomberos trabajan en los incendios, pero para apagarlos se precisan lluvias intensas, que podrían llegar martes y miércoles.

Los incendios australianos devoraron 30.000 km² de tierras, mataron a por lo menos 10 personas y destruyeron más de 800 casas. Hasta ahora solo han rozado las áreas densamente pobladas. Algunas pequeñas ciudades o aldeas fueron destrozadas por las llamas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error