MAR MUERTO

Hallazgo arqueológico en Israel: los secretos históricos que esconden los rollos

Historiadores, teólogos, lingüistas y paleógrafos llevan más de setenta años intentando armar el rompecabezas con esas piezas y fragmentos. Ahora lograron dar un paso más.

El momento del hallazgo de los pergaminos bíblicos. Foto: AFP
El momento del hallazgo de los pergaminos bíblicos. Foto: AFP

“Estas son las cosas que tienes que hacer: decir la verdad el uno al otro, actuar con justicia perfecta en las puertas de tu casa. No causar daño al otro y no inclinarse por el perjurio, porque esas son cosas que yo odio’, dice la palabra del Señor”. Los arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) lograron reconstruir fragmentos de los Rollos del Mar Muerto hallados recientemente que fueron escritos en su mayoría en griego. Los textos descubiertos contienen versículos de Zacarías 8: 16-17, incluida parte del nombre de Dios escrito en hebreo antiguo, y versículos de Nahum 1: 5-6, ambos del libro bíblico de los Doce Profetas Menores.

Oren Ableman, del equipo de AAI que encontró y estudió los nuevos fragmentos, los describió como “otra pequeña pieza del rompecabezas del pasado”. Según el experto, el concepto de justicia igualitaria presentado en estos versos “sigue teniendo la misma relevancia y significación en nuestros días”. Hallados en el desierto de Judea, en el sur de Israel, estos pergaminos podrían tener más de dos mil años de antigüedad.

Los investigadores utilizaron drones para inspeccionar unas 500 cuevas ubicadas a lo largo de decenas de kilómetros y descendieron hasta 80 metros para hallar piezas históricas y pergaminos que servirán para revisar las traducciones al griego de la Biblia, que luego pasaron al latín y los idiomas contemporáneos. Antes de este importante hallazgo se habían descubierto otros fragmentos en las décadas de 1950 y 1960 en la misma cueva (llamada “de los horrores” por los numerosos esqueletos encontrados). Es probable que el nuevo descubrimiento sea una parte faltante de un pergamino de los Profetas Menores descubierto en 1952, que incluye la profecía de Miqueas sobre el Fin de los Días y el surgimiento de un gobernante de Belén.

Como publicó el diario israelí Haaretz, los Rollos del Mar Muerto se escribieron entre el siglo III o II AC y el siglo I DC, aunque no se sabe quién o quiénes estuvieron a cargo. Una teoría asegura que no fueron escritos por un solo pueblo, ya que algunos están en hebreo, otros en arameo y otros en griego, como los que se hallaron por estos días. A propósito de la lengua, la AAI señaló que aunque el nuevo pergamino está escrito principalmente en griego, el nombre de Dios, Yahweh, aparece en letras hebreas antiguas típicas del período del Primer Templo.

A pesar de que la mayor parte de los rollos hallados está dañada y fragmentada, su estudio e investigación fue posible gracias a una minuciosa restauración. Se sabe que contienen las primeras versiones conocidas de muchos textos bíblicos, apócrifos religiosos, comentarios y manuscritos místicos. La cita del libro de Zacarías reconstruida ahora abona la teoría de que podría haber sido obra de la denominada “secta de los pergaminos”, que tenían un sentido de rectitud frente a la maldad del mundo y visiones apocalípticas.

En el pergamino recién descubierto también aparece la palabra de Nahum: “Los montes tiemblan ante él, las colinas se derriten, y la tierra se conmueve ante su presencia, sí, el mundo y todos los que en él habitan. ¿Quién podrá enfrentarse a su indignación? ¿Quién podrá permanecer en el ardor de su ira? Su furor se derrama como fuego, y las rocas se parten en pedazos delante de él”.

Piezas clave de un rompecabezas histórico

Desde que un pastor beduino encontró los primeros rollos en 1947, almacenados en vasijas en una de las cuevas de Qumrán, cerca del extremo norte del Mar Muerto, la búsqueda por parte de las autoridades israelíes y también de los saqueadores de antigüedades no se ha detenido. Cuando se estableció su autenticidad, las expediciones arqueológicas y los ladrones fueron vaciando las cuevas de todo lo que pudieron encontrar. Frente a esa realidad, las autoridades israelíes decidieron llevar a cabo un estudio exhaustivo y metódico de los acantilados, gargantas y cuevas, que empezó en 2017 con un “peinado” de la zona asistido por drones.

Los rollos hallados hasta la fecha reúnen casi un millar de pergaminos y papiros y fueron recuperados en once cuevas de las casi 300 inspeccionadas, entre 1947 y 1956. Uno de los manuscritos más misteriosos, una copia del Génesis en arameo del siglo I antes de Cristo que narra la salida de Noé tras el diluvio, fue presentado por primera y última vez en 2018 el Museo de Israel, en Jerusalén, en cuyo Santuario del Libro se exponen originales y reproducciones de los primeros textos bíblicos.

Historiadores, teólogos, lingüistas y paleógrafos llevan más de setenta años intentando armar el rompecabezas con esas piezas y fragmentos. Ahora lograron dar un paso más, pero la investigación continúa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados