ATENTADO ISLAMISTA

El grito de Francia tras el asesinato del docente Samuel Paty: "Je suis prof"

Multitudinarias manifestaciones en homenaje al docente decapitado el viernes por haber enseñado a sus alumnos caricaturas de Mahoma, y contra el terrorismo.

Toulouse: miles de personas concentradas en la plaza del Capitolio; las manifestaciones de repitieron en las principales ciudades de Francia. Foto: AFP
Toulouse: miles de personas concentradas en la plaza del Capitolio; las manifestaciones de repitieron en las principales ciudades de Francia. Foto: AFP

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer domingo en Francia en homenaje al profesor Samuel Paty, decapitado el viernes por haber enseñado a sus alumnos caricaturas de Mahoma, un atentado islamista que conmocionó al país.

Casi seis años después del “Je suis Charlie” con el que todo el país condenó el terrorismo islámico y defendió la libertad de expresión, Francia repitió el grito de solidaridad con las víctimas y de reivindicación de los valores democráticos.

En París, los manifestantes se reunieron en la emblemática plaza de la República, epicentro de la enorme marcha del 11 de enero de 2015 tras los atentados yihadistas contra el semanario satírico Charlie Hebdo y un supermercado de productos kósher.

Je suis prof” escrito en cartones era el eslogan casi unánime de muchos asistentes, entre los que abundaban maestros y profesores para reivindicar la importancia de su profesión y defender la figura de la víctima y la necesidad del trabajo docente en la formación de los jóvenes en los valores democráticos.

También había carteles con “No al totalitarismo del pensamiento” o “Libertad de expresión, libertad de enseñar”.

Otros homenajes se celebraban también en grandes ciudades franceses como Lille, Lyon o Niza.

Equipados con la mascarilla que era condición imprescindible para que el acto fuera autorizado, los miles de asistentes al acto de París guardaron un minuto de silencio en señal de duelo por la víctima y cantaron La Marsellesa.

Varios responsables de los principales partidos políticos estaban presentes en París: el primer ministro Jean Castex, la alcaldesa socialista Anne Hidalgo, la presidenta de derechas de la región parisina, Valérie Pécresse, o el líder de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon. El expresidente, el socialista François Hollande, también se unió a la manifestación.

“No nos dan miedo. No tenemos miedo. No nos dividirán. ¡Somos Francia!”, escribió el primer ministro Castex en un tuit acompañado de imágenes de la manifestación.

Algunos de los presentes llevaban pancartas con las caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario satírico Charlie Hebdo.

El viernes por la tarde, Samuel Paty, padre de familia de 47 años, fue decapitado cerca de la escuela secundaria en la que ejercía como profesor de Historia y Geografía, en un barrio tranquilo de Conflans Sainte-Honorine, 30 kilómetros al noroeste de París. El atacante, un joven de 18 años, fue abatido por la policía.

Este asesinato conmocionó profundamente al país, tres semanas después de un ataque islamista en el que un paquistaní hirió con un cuchillo a dos personas delante de los antiguos locales de Charlie Hebdo, y en pleno debate sobre el separatismo religioso.

Samuel Paty: la imagen del profesor asesinado en carteles durante las manifestaciones de ayer domingo. Foto: AFP
Samuel Paty: la imagen del profesor asesinado en carteles durante las manifestaciones de ayer domingo. Foto: AFP

Los alumnos también estaban muy afectados, como Marie, que acudió ante su antiguo colegio para depositar unas flores en homenaje a su exprofesor. “Recuerdo su clase sobre la libertad de expresión. Hablamos de Charlie, hicimos unos dibujos que siguen colgados”, explicó la joven, emocionada.

El miércoles se celebrará un homenaje nacional en coordinación con la familia del profesor asesinado, anunció el Elíseo, sin precisar el lugar.

Según el fiscal antiterrorista Jean-François Ricard, el profesor de Historia había organizado con sus alumnos un debate en un curso de educación cívica, durante el cual mostró caricaturas del profeta Mahoma. Antes, habría invitado a los alumnos que lo desearan a salir del aula.

El padre de un alumno, que está detenido, mostró su indignación por esta clase en varios videos, y publicó en internet el nombre del profesor y la dirección del colegio. También se reunió con el director para pedir el despido del docente. El profesor recibió después varias llamadas de amenazas.

El asesino del docente fue identificado por la policía como Abdoullakh A., un ruso checheno de 18 años, nacido en Moscú y refugiado en Francia con su familia. No tenía antecedentes penales, aunque sí que había cometido algún delito menor.

En su teléfono, los investigadores encontraron un mensaje dirigido al presidente Emmanuel Macron, “el dirigente de los infieles”, en el que explicaba que quería vengarse de la persona que “se atrevió a menospreciar a Mahoma”, y la foto de su víctima decapitada. Contenidos que también fueron publicados en Twitter.

Un total de once personas fueron detenidas desde el viernes, entre ellos los padres del atacante, su abuelo y su hermano menor.

La ola de atentados yihadistas en Francia, iniciada en 2015, causó 259 muertos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, encabezó ayer una reunión del Consejo de Defensa para analizar nuevas medidas contra el terrorismo islámico. De momento, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció que ha instruido a los prefectos (jefes de policía) para que expulsen a 231 extranjeros que residen ilegalmente en el país y están fichados por su radicalización islamista. De ellos, 180 están actualmente encarcelados.

Mientras tanto, continúa la investigación del asesinato del profesor. El portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, denunció en una entrevista televisiva “el linchamiento público” que sufrió Paty antes de su asesinato y pidió “una respuesta absolutamente ejemplar” contra sus autores.

Investigan a movimientos islamistas radicales

La presencia del activista islamista radical Abdelhakim Sefrioui entre las once personas detenidas en relación con la investigación del asesinato de Samuel Paty habla de la posible implicancia de movimientos islamistas radicales. Estos movimientos “minoritarios, buscan convencer a los musulmanes de que Francia es un país islamófobo. Están tratando de usarlos”, dijo Laurent Núñez, coordinador nacional de inteligencia y lucha contra el terrorismo.

Sefrioui es el fundador del colectivo Jeque Yasín, que lleva el nombre del fundador de Hamás, asesinado por el ejército israelí en 2004. A principios de octubre, acompañó al padre de una alumna del colegio donde enseñaba Paty para pedir el despido del profesor.

Hace unos días, presentándose como “miembro del Consejo de Imanes de Francia”, había difundido además un vídeo en Youtube en el que denunciaba al profesor, llamándolo “matón”. También fue Sefrioui quien, en otro vídeo difundido en la misma plataforma, interrogó a la alumna y llamó a la movilización.

Sin embargo el fiscal nacional antiterrorista Jean-François Ricard no habló el sábado en su conferencia de prensa de ninguna conexión entre este hombre y el asesino.

Aunque no hay un “vínculo directo”, Laurent Nuñez considera, sin embargo, que existe un “vínculo indirecto”. “Está claro que se ha rebasado un límite”, dijo, señalando la “calidad de la víctima -un profesor- y la barbarie” de su asesinato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados