EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS

Francia estremecida por asesinato a manos de un terrorista y toque de queda por COVID-19

El gobierno investiga el crimen del profesor al tiempo que aplica fuertes restricciones ante una segunda ola del virus que se extiende por Europa.

Policías franceses recorren las calles para verificar que se cumpla el toque de queda. Foto: Reuters
Funcionarios policiales recorren una calle de la ciudad de Lille, en Francia, para verificar el cumplimiento del toque de queda. Foto: Reuters

Francia está estremecida por el asesinato del profesor de Historia y Geografía, Samuel Paty, de 47 años, a manos de un terrorista por haber mostrado a sus alumnos caricaturas del profeta Mahoma, y también por la aplicación del toque de queda en nueve ciudades, como consecuencia del nuevo estallido de COVID-19 que ayer sábado llegó en el país a 33.303 fallecidos y 834.770 infectados.

Las investigaciones que realizan las autoridades francesas derivaron en varios operativos en los que fueron detenidas diez personas, después de que el profesor Paty fue decapitado el viernes a las afueras de París por un joven de 18 años de origen checheno.

El crimen, calificado de “atentado islamista” por las autoridades, ha conmocionado a Francia, que desde 2015 ha sufrido una serie de ataques yihadistas que han dejado más de 250 muertos.

Advertencia por el virus.

Francia también está golpeada por la pandemia del COVID-19, que en su resurgimiento de los últimos días indujo al gobierno a aplicar el toque de queda en París y otras ocho grandes áreas metropolitanas entre las 21:00 horas y las 6:00 horas. En la primera jornada, la medida se puso en práctica con cierta flexibilidad, pero a partir de anoche comenzó a implementarse con firmeza.

Aunque el gobierno y muchos médicos argumentan que es necesario actuar ya porque los hospitales pueden llegar de nuevo a colapsar, muchos propietarios de restaurantes están molestos por el golpe que sufrirán sus negocios.

“Cerrar a las 21:00 horas no tendrá ningún efecto (sobre el virus). No lo están atacando de la manera correcta”, dijo Gerard, gerente de un restaurante de Toulouse (sur).

Mesas vacías en un café en París. Foto: Reuters
Mesas vacías en un café en París. Foto: Reuters

Las autoridades no divulgaron cifras de sanciones, puesto que habían avisado que el viernes los agentes de policía se centrarían en una labor explicativa y solo actuarían contra quienes mantuvieran una actitud desafiante.

Pero, desde anoche todo se hizo estricto. Un total de 12.350 agentes de policía de distintos cuerpos de seguridad velan por el cumplimiento de la medida. Quienes no respeten el toque de queda se enfrentan a una multa inicial de 135 euros, que puede llegar a 1.600 euros en caso de reincidencia y quienes reincidan tres veces se exponen a una sanción de 3.750 euros y hasta seis meses de cárcel.

Medidas drásticas.

Calles vacías, bares cerrados, encuentros de amigos postergados y teletrabajo si es posible. La imagen se repite en diversos puntos de Europa donde ayer sábado entraron en vigor medidas más drásticas.

Las nuevas infecciones aumentaron un 44% la semana pasada en el continente, pero han disminuido en América Latina, Medio Oriente y Asia, según un recuento de la AFP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la situación es “muy preocupante” en Europa, que acumula más de 248.000 muertes y casi 7,2 millones de contagios.

En el Reino Unido el país más enlutado de Europa con 43.429 muertos, la mitad de la población de Inglaterra, es decir, unos 28 millones de personas, viven desde ayer sábado regidos por nuevas restricciones. Las reuniones de familia y amigos que no viven bajo el mismo techo están prohibidas en Londres y en otras zonas de Inglaterra. En la región de Lancashire (noroeste), que junto con Liverpool son las dos zonas en alerta “muy alta”, las restricciones son aún mas fuertes.

Muestra de sangre infectada con coronavirus. Foto: Archivo El País
Muestra de sangre infectada con coronavirus. Foto: Archivo El País

En Alemania, donde fellecieron 9.767 personas desde que apareció el virus, la canciller Angela Merkel pidió ayer a los ciudadanos: “Olviden los viajes que no son necesarios, las celebraciones que no son imprescindibles. Quédense en casa siempre que sea posible. Lo que sucederá en invierno, lo que sucederá en Navidad, se decidirá en las semanas venideras”.

En Italia, donde el viernes se superó el umbral simbólico de los 10.000 nuevos casos en 24 horas, la región de Lombardía, en el norte, principal foco del rebrote, cerró sus bares y restaurantes y suspendió todos los eventos deportivos.

En Bélgica, con una de las tasas de mortalidad más elevadas del mundo, con 89 muertos por cada 100.000 habitantes, los cafés y los restaurantes también cerrarán desde mañana lunes durante un mes y habrá un toque de queda por la noche.

“El terrorismo quiere ignorancia, odio y estupidez para prosperar”

El gobierno de Francia se movilizó ayer sábado para defender su enseñanza pública laica y su modelo de valores, tras el brutal ataque, en el que el profesor Samuel Paty fue decapitado y su cabeza brevemente mostrada en Twitter por el asesino. El crimen conmociona a un país orgulloso de su Estado laico y sus valores republicanos. “El Estado protegerá a los docentes”, prometió ayer el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, en un mensaje de video tras reunirse con representantes de los docentes y de padres de alumnos. Recalcó que el profesor fue asesinado porque encarnaba el saber al servicio del espíritu crítico y de la formación “de ciudadanos libres”.

A su vez, la ministra de Justicia, Marlène Schiappa, afirmó que la brutalidad del atentado “muestra lo que los terroristas no soportan: que se despierte la conciencia en las escuelas”, ya que “ellos prosperan en la estupidez, la ignorancia y el odio”.

Madrid está entre treinta municipios confinados

La rápida propagación de la pandemia del COVID-19 en España, con miles de contagios diarios, provoca el aumento de restricciones, con treinta municipios confinados en distintas regiones, entre ellos Madrid, además de otras medidas como el límite de aforos en bares y restaurantes, informa la agencia EFE. La mayoría de los casos -según los expertos-, se han debido a las reuniones de carácter social entre familiares y amigos, y en ellas está puesto el foco para combatir la pandemida. Las últimas informaciones indican que fallecieron 33.775 personas como consecuencia del COVID-19 y hay 936.560 infectados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados