VEA EL VIDEO

Gobierno chino permite tener más de un hijo

China anunció ayer el fin de la política del hijo único y autorizará a partir de ahora a todas las parejas a tener dos, dijo el Partido Comunista según la agencia oficial Xinhua.

Esta legislación de natalidad se inició en 1979 y se aplicó en todo el país a partir de 1980 para reducir los problemas de superpoblación del gigante país asiático.

Según los expertos, esa política ha servido para evitar que su población actual fuera actualmente de 1.700 millones de habitantes (ahora ronda los 1.400 millones).

Esta decisión llega dos años después de que el gobierno autorizara tener dos hijos a las parejas con uno de sus miembros que también sea hijo único.

El objetivo es corregir el preocupante desequilibro entre hombres y mujeres (116 hombres por cada 100 mujeres) y frenar el envejecimiento de la población.

La decisión, que pone fin a 35 años de una política muy criticada por sus excesos, en particular los abortos forzados, era esperada después de que lo pidieran en las últimas semanas expertos de agencias oficiales y centros de investigación.

Fue tomada durante la quinta sesión plenaria del Comité Central del Partido Comunista, que se terminó ayer tras cuatro días dedicados al próximo plan quinquenal (2016-2020), indicó Xinhua.

La decisión de 2013 ha tenido hasta ahora un efecto limitado porque no se aplica en todo el territorio y porque muchas parejas prefieren tener un sólo hijo por razones económicas.

La política del hijo único tenía además algunas excepciones: la casi totalidad de las 55 minorías étnicas del país no tenían que seguirla y tampoco las parejas de las zonas rurales si su primer hijo era una niña.

Reunido en secreto desde el lunes, la sesión plenaria del PC también adoptó un objetivo de crecimiento económico "medio-alto" para 2016 y los años siguientes. Se decidió además el objetivo de doblar los ingresos per cápita entre 2010 y 2020 y apoyar el consumo.

¿Suficiente?

Tras el anuncio del fin de la política del hijo único en China, la organización Amnistía Internacional (AI) afirmó ayer que seguirá abierta la puerta a los abusos, tales como los abortos forzados, entre otras hechos que habitualmente se denuncian.

"Las mujeres chinas seguirán corriendo peligro de ser sometidas a formas intrusivas de anticoncepción o a abortos forzosos a pesar de que las autoridades hayan anunciado este cambio", señaló en un comunicado William Nee, investigador de AI para China, pocas horas después de que el Partido Comunista informara de la histórica reforma.

La medida "no es suficiente", añadió el activista, quien advirtió de que las parejas que ya tengan dos niños todavía podrían ser sometidas a medidas coercitivas "equivalentes a la tortura".

Nee afirmó que "un Estado no tiene por qué entrometerse regulando cuántos niños puede tener la gente" y subrayó que "si China se toma con seriedad el respeto a los derechos humanos, debe acabar con los controles tan agresivos y punitivos ante la decisión de las personas de formar una familia".

Esta organización recordó en el comunicado que sigue recibiendo informes de abortos y esterilizaciones forzosas en China, de los que uno de los principales denunciantes en la pasada década fue el abogado invidente Chen Guangcheng, actualmente con residencia en EEUU tras su huida de las autoridades chinas en 2012.

La organización con sede en Londres puso el ejemplo de 1.377 personas en la ciudad meridional de Puning que en 2010 fueron detenidas aparentemente para presionar a parejas de las que eran parientes para que se dejaran esterilizar.

Algunos estudios oficiales cifran en 30 millones los hombres chinos que no pueden encontrar a una mujer, una "crisis de los solteros" que según las autoridades podría generar violencia e inestabilidad.

El gobierno chino da un paso histórico en su política de un hijo por pareja. <br>Foto: Reuters
El gobierno chino da un paso histórico en su política de un hijo por pareja.
Foto: Reuters

EE.UU. insta a eliminar "todos" los límites


El Gobierno de Estados Unidos dijo hoy que la decisión de China de poner fin a la controvertida política del hijo único es "un paso positivo" y agregó que espera que algún día ese país elimine "por completo" los límites al número de hijos por pareja.

Estados Unidos sigue oponiéndose en todo el mundo "a políticas coercitivas de limitación de la natalidad, incluidas prácticas como el aborto forzado y la esterilización", explicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Según Earnest, la eliminación de límites a la natalidad es "directamente relacionado con los derechos humanos universales".

En tanto, Chen Guangcheng, uno de más célebres activistas chinos en EE.UU. criticó a China en el mismo sentido que lo hizo el país en donde reside.

"Creo que todos necesitamos ser cautelosos", indicó el abogado de derechos humanos, quien estuvo encarcelado tras exponer abusos cometidos bajo esta polémica política. "Si el Partido Comunista Chino (PCC) abandonara totalmente, hoy, la política de un solo hijo, aún le tomaría al país 50 años recuperarse del envejecimiento de su población", dijo Chen en una conversación telefónica desde Washington.

Pero "bajo las actuales circunstancias (de continuación de los controles), esto tomará 100 años", añadió. "Sufrirá la economía y seguirá degradándose", advirtió.

Chen causó un incidente cuando escapó de su arresto domiciliario en 2012 y buscó refugio en la embajada de EE.UU.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados