BOLIVIA

Evo Morales denunció un intento de "golpe de estado" y declara estado de emergencia

El presidente boliviano Evo Morales calificó de "golpe de Estado" las denuncias de la oposición de fraude electoral, durante una conferencia de prensa. Es la primera vez que aparece públicamente desde las elecciones.

Presidente Evo Morales. Foto: Reuters
Presidente Evo Morales. Foto: Reuters

El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó de "golpe de Estado" las denuncias de la oposición de fraude electoral y llamó a sus seguidores a mantenerse "en estado de emergencia" para defender la democracia ante quienes no reconocen que va a ganar en primera vuelta por cuarta vez consecutiva.

El mandatario realizó una conferencia de prensa este miércoles ante los medios en La Paz tras dos días de protestas en el país por la sospecha de un fraude electoral a su favor.

Morales se vio ya vencedor "por cuarta elección consecutiva", mientras el recuento oficial de votos llega a casi el 97%, con un 46,49% a su favor y un 37,01 para el opositor Carlos Mesa.

Este porcentaje sitúa al mandatario boliviano a solo un 0,52 por ciento de votos para evitar una segunda vuelta.

El presidente auguró que contará con mayoría parlamentaria, "a poco" de mantener los dos tercios con que cuenta ahora, y destacó que saca más de medio millón de votos de ventaja a Mesa.

Un "gran triunfo", en palabras de Morales, quien calificó de "imparable" el proceso de cambio que le llevó al poder en 2006.

En este punto, denunció "ante el pueblo boliviano y el mundo entero que está en proceso un golpe de Estado" por parte de la derecha opositora.
"Se prepararon la derecha (...) para un golpe de Estado", aseveró.

Morales dijo que su partido, el Movimiento al Socialismo, no va a entrar en la confrontación, porque aguanta "humildemente" las protestas que vive el país desde el lunes.

No obstante, llamó a los suyos a mantenerse en "estado de emergencia y movilización pacífica para defender la democracia".

Protestas en Bolivia para acusar de intento de fraude electoral. Foto: Reuters
Protestas en Bolivia para acusar de intento de fraude electoral. Foto: Reuters

Morales acusó a los opositores de obstaculizar el recuento de votos, con actos violentos como ataques a sedes del órgano electoral en varias regiones y a locales de campaña de su partido.

"No estamos en tiempo colonia y ni de monarquías para designar presidentes" al margen de la voluntad popular, advirtió antes de reiterar el llamado a sus bases "a organizarse para defender la democracia".

"Casi segurísimo que con el voto de las áreas rurales vamos ganar en primera vuelta", manifestó, para denunciar que la derecha no quiere reconocer su triunfo.

Hizo hincapié en que no es responsable "del enfrentamiento entre bolivianos" y acusó a la derecha de "instigar al odio y desconocer el voto del movimiento indígena. Vuelve el racismo".

El mandatario alertó de que los paros de protesta convocados en algunas regiones del país para esta jornada solo perjudican la economía y los calificó de políticos. "Un golpe de Estado", agregó.

La comparecencia, de nueve minutos, no incluyó preguntas de los periodistas.

Morales apareció ante los medios por primera vez desde los comicios del domingo y dio declaraciones en momentos en que comienza una huelga nacional que reclama una segunda vuelta con el opositor Carlos Mesa.

Ciudadanos bolivianos decidieron movilizarse en los nueve departamentos denunciando un intento de fraude electoral que beneficiaría al candidato.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)