LA CARRERA POR LA CASA BLANCA

Estados Unidos: frenan la reforma postal ante sospechas de fraude electoral

Trump lleva meses criticando el voto por correo. Según el mandatario, el voto por correspondencia podría provocar “el mayor fraude electoral de la historia”.

Trump salió a hacer campaña en los estados que pueden inclinar la balanza a su favor el 3 de noviembre. Foto: AFP
Trump salió a hacer campaña en los estados que pueden inclinar la balanza a su favor el 3 de noviembre. Foto: AFP

El servicio postal de Estados Unidos (USPS) anunció ayer martes que aplazará hasta después de las elecciones del 3 de noviembre una serie de reformas que podrían poner en riesgo el voto por correo, un sistema que se usará mucho este año debido a la pandemia del coronavirus.

“Hay algunas iniciativas operacionales de larga data, esfuerzos que preceden mi llegada al Servicio Postal, que han sido vistas como áreas de preocupación en momentos en que la nación se prepara para tener una elección en medio de una devastadora pandemia”, dijo el director general del USPS, Louis DeJoy.

“Para evitar siquiera la apariencia de algún impacto en el correo electoral, suspendo esas iniciativas hasta que concluya la elección”, anunció.

“Llevaremos el correo electoral en los plazos fijados (...) Los estadounidenses deben saber que es nuestra prioridad hasta el día de las elecciones”, prometió.

El anuncio de DeJoy supone una marcha atrás en una campaña de reformas al Servicio Postal que había generado una enorme controversia en Estados Unidos, sobre todo después de que la agencia admitiera que los retrasos podrían evitar el procesamiento a tiempo de millones de papeletas de votación por correo en 46 de los 50 estados del país.

Eso suscitó preocupación entre los electores y entre la oposición demócrata, que atribuyó el calendario de reformas del USPS a una maniobra electoral del presidente Donald Trump.

El mandatario republicano lleva meses criticando el voto por correo. Según Trump, el voto por correspondencia podría provocar “el mayor fraude electoral de la historia”.

“Esto va a terminar con una elección amañada o nunca van a salir con el resultado y van a tener que repetirlas y nadie quiere eso”, advirtió Trump ayer martes.

Nunca hubo una repetición de las elecciones en los más de 200 años en que Estados Unidos lleva realizando comicios, incluyendo en períodos como la Guerra Civil, la Gran Depresión y dos guerras mundiales.

Hasta la mitad de los votos en las elecciones de noviembre podrían ser emitidos por correo debido a la crisis del coronavirus, dicen expertos en elecciones. Eso es más que un cuarto de las papeletas de 2016.

Trump vota por correo en el estado de Florida.

DeJoy, donante de la campaña de Trump y nombrado por el presidente en junio, aseguró que los horarios de apertura de las oficinas de correo se iban a mantener y que los buzones que el USPS había empezado a retirar de las calles permanecerán en su lugar.

El plan original de DeJoy para recortar gastos en el Servicio Postal incluía desactivar el 10% de sus máquinas para procesar el correo, un total de 671, y recientemente había inhabilitado o cambiado de lugar buzones públicos en estados como California, Arizona, Oregón, Pensilvania, Ohio o Montana, según informó el diario The Washington Post.

La controversia en torno al Servicio Postal llevó a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a interrumpir su receso con el fin de votar un proyecto de ley que detuviera el plan de DeJoy, que tiene previsto testificar el viernes ante el Senado y el lunes ante la Cámara baja.

Además, este martes se conoció que al menos 20 estados planeaban demandar al Servicio Postal, buscando frenar la reforma en una querella que incluía al propio Trump.

"Resultado ajustado".

Trump, en tanto, reconoció ayer martes por primera vez que el resultado de las elecciones “va a ser ajustado”, por lo que será necesario “cada uno de los votos”.

“Necesitamos cada uno de los votos, porque esto probablemente va a ser ajustado”, dijo Trump en un acto en Yuma (Arizona), cerca del muro fronterizo con México, una de sus principales prioridades de mandato y símbolo de su mano dura con la inmigración.

Ante la apertura este lunes de la Convención Nacional del Partido Demócrata, la danza de encuestas ha comenzado en Estados Unidos y, aunque todas muestran una ventaja a favor de Joe Biden sobre Trump, hay discrepancias en la magnitud de la distancia entre los dos.

Joe Biden y Kamala Harris. Foto: AFP
Joe Biden y Kamala Harris. Foto: AFP

En Estados Unidos, no obstante, no son los votantes comunes quienes eligen al presidente sino los electores asignados a cada Estado, y en el Colegio Electoral se necesitan 270 votos para ganar la elección.

En la elección de 2016, Trump recibió unos 3,2 millones de votos ciudadanos menos que su rival demócrata, Hillary Clinton, pero obtuvo 302 votos frente a 232 de su rival en el Colegio Electoral.

Convención demócrata.

La convención demócrata, que esta madrugada proclamaba a Biden oficialmente candidato a la presidencia y a Kamala Harris a la vice, comenzó el lunes con la ex primera dama Michelle Obama como protagonista.

En su discurso durante la noche inaugural de la convención -virtual- la esposa de Barack Obama dijo que Trump es el presidente “equivocado” para el país y que no ha estado a la altura del reto de la pandemia del coronavirus y la crisis económica asociada.

Trump replicó ayer martes calificando el discurso de “extremadamente divisivo” y señaló que si no fuera por el expresidente Obama, ni siquiera estaría en el poder.

Michelle Obama fue el plato fuerte de la primera noche de la convención, un evento que debido a la pandemia tuvo que ser reducido a un formato online. Anoche los demócratas volvieron a reunirse bajo el lema “el liderazgo importa” para escuchar a la esposa de Biden, Jill, en un discurso precedido por dos expresidentes, Bill Clinton y Jimmy Carter.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados