Publicidad

Enfrentamientos en Chile por propuesta de Constitución

Compartir esta noticia
Personas se manifiestan contra el proyecto de nueva constitución en Santiago. Foto: AFP

POLÉMICA

Unos 15 millones de chilenos están llamados a votar obligatoriamente el plebiscito del próximo domingo 4 de setiembre.

Partidarios y detractores de la propuesta de nueva Constitución en Chile se enfrentaron ayer, domingo, en el centro de Santiago tras coincidir dos marchas opuestas en la recta final de una campaña donde escala la tensión por el plebiscito constitucional del 4 de septiembre.

Una marcha de ciclistas favorables a aprobar la carta magna llegó a la plaza Italia, epicentro de las protestas desde octubre de 2019, y se cruzó con otra organizada por gente del campo, que a lomo de caballo y en carruajes expresaba su rechazo a la propuesta.

En la céntrica rotonda capitalina ambos grupos se enfrentaron a gritos, se lanzaron piedras e incluso algunos jinetes dieron latigazos a los ciclistas.

De acuerdo con un vídeo difundido por canales de televisión locales, uno de los carruajes tirado por caballos atropelló a varios ciclistas, al irrumpir al galope en la marcha de los partidarios de la Constitución.

El presidente del partido Comunes, Marco Velarde, que forma parte del oficialista Frente Amplio, condenó lo sucedido en redes sociales. “En el último tramo de campaña no puede escalar este nivel de violencia”, alegó en su cuenta de la red social Twitter.

En la noche del sábado, en un acto público por la opción “Apruebo” a la nueva Constitución celebrado en Valparaíso, se realizó una intervención supuestamente artística en la que una persona extraía una bandera de Chile del ano de otra.

El acto fue grabado y compartido en redes sociales, generando gran polémica y repudio por parte de oficialismo, oposición, sociedad en general y organizaciones LGBTI. Desde el gobierno indicaron que denunciaron el hecho ante la Fiscalía.

Los sucesos ocurrieron en el último fin de semana de campaña antes del plebiscito del próximo domingo, en el que 15 de los casi 20 millones de habitantes en Chile están llamados a las urnas con voto obligatorio para validar o no la propuesta de nueva Constitución.

En caso de rechazo del texto, seguirá rigiendo la carta magna actual, redactada durante la dictadura de Pinochet (1973-1990) pero reformada decenas de veces tras el retorno a la democracia.

A una semana del plebiscito sobre la nueva Constitución, las encuestas de intención de voto apuntan a un fracaso de la propuesta para reemplazar la Carta Magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet por una que establece mayores derechos sociales.

Todos los sondeos coinciden en ubicar la opción “rechazo” al frente de la intención de voto para el 4 de septiembre, con porcentajes que llegan al 56% y una distancia del “apruebo” de entre 4 y 12 puntos, en un plebiscito que tiene lugar tres años después de que estallaran las mayores protestas sociales en décadas en el país.

Pero las encuestas muestran también un amplio porcentaje de personas indecisas (del 10 al 15%), y en las calles hay una marcada movilización ciudadana en favor del “apruebo” al texto escrito por una Convención Constituyente elegida por votación popular, con paridad de género y escaños reservados a indígenas.

Polémica

“El evento más probable es que gane el rechazo y la diferencia de ese resultado depende de cuánta gente vota y de quiénes votan”, explica Marcelo Mella, politólogo de la Universidad de Santiago.

Según el académico, el avance del “rechazo” al nuevo texto constitucional se debe fundamentalmente a “problemas en ciertos contenidos” sobre la organización del Estado, y no tanto por el catálogo de derechos que establece, “en el que hay coincidencia de que hay un salto adelante”.

La nueva Constitución busca modificar el actual Estado reducido, que prioriza la inversión privada, por un Estado de bienestar, con una batería más amplia de derechos humanos fundamentales.

Entre las propuestas más polémicas están la “plurinacionalidad”, o reconocimiento de diferentes naciones indígenas y pueblos originarios; la instauración de un Consejo de la Justicia en vez del Poder Judicial, con una justicia especial indígena; y el derecho al aborto.

Analistas explican la ventaja del “rechazo” por múltiples factores, entre ellos la fase de desaceleración de la economía, un ambiente político muy crispado, y una exitosa campaña de quienes se oponen a la nueva Carta Magna.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Chile

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad