Los cuadernos de las coimas K

Más empresarios admiten pagos de sobornos a los K

Calcaterra, primo de Macri, comenzó a colaborar con la Justicia; dijo que fue presionado por los Kirchner.

Ángelo Calcaterra: el primo de Mauricio Macri al ingresar ayer al Juzgado; aportó a las campañas K de 2013 y 2015. Foto: La Nación / GDA
Ángelo Calcaterra: el primo de Mauricio Macri al ingresar ayer al Juzgado; aportó a las campañas K de 2013 y 2015. Foto: La Nación / GDA

Varios de los empresarios implicados en el escándalo de los "cuadernos de las coimas" durante los gobiernos kirchneristas comenzaron a colaborar con la Justicia acogiéndose a la figura del "arrepentido", reconociendo que pagaron sobornos.

Entre estos empresarios está Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri, que se presentó ayer lunes en los tribunales para colaborar en la investigación. Según dijeron sus allegados al diario La Nación, reconoció que hizo pagos en negro a exfuncionarios de los gobiernos kirchneristas, en sintonía con lo que registró el chofer Oscar Centeno en sus anotadores. Pero dijo que los montos son inferiores a los que figuran en los cuadernos.

Calcaterra se presentó en el despacho del juez federal Claudio Bonadio, a cargo de la investigación. Sostuvo que fue apretado por funcionarios del kirch-nerismo para aportar dinero para la campaña electoral, según confirmaron fuentes judiciales. Quedó en la causa como "imputado colaborador".

Iecsa, la constructora que era de Calcaterra, está mencionada en los cuadernos que escribió Centeno, el chofer del exsubsecretario del Ministerio de Planificación Roberto Baratta, mano derecha del enton- ces ministro Julio de Vido, hoy en prisión por otro caso de corrupción.

Iecsa fue fundada por Franco Macri, padre del presidente, y creció como beneficiaria de grandes obras públicas. En 2007 la transfirió a su sobrino Calcaterra, primo hermano del presidente.

Javier Sánchez Caballero, ex CEO de Iecsa, es otro de los empresarios detenidos. Fue trasladado ayer a los tribunales para ampliar su declaración y se convirtió también en imputado colaborador para lograr su libertad.

La estrategia de Calcaterra y del ex CEO de Iecsa es parte de un acuerdo que negociaron con la Justicia durante el fin de semana. Ambos declararán ante el fiscal Carlos Stornelli y el juez Bonadio.

La empresa Iecsa fue adquirida el año pasado por el grupo empresario que comanda Marcelo Mindlin, dueño de Edenor, que desplazó a Sánchez Caballero y ubicó en ese lugar a su hermano Damián.

Iecsa también quedó envuelta en la investigación de Odebrecht, por sus ramificaciones en la Argentina.

"Lo que está pasando representa un cambio enorme en la Argentina, empresarios cercanos al presidente se presentan en la Justicia, no hay impunidad para nadie. Este es el acuerdo para fundar @cambiemos que hicimos @mauriciomacri y yo", escribió en Twitter la influyente diputada del gobernante frente Cambiemos Elisa Carrió.

El juez Bonadio ha ordenado ya 16 arrestos y 20 imputaciones de delitos. La expresidenta y actual senadora Cristina Kirchner fue citada a declarar el 13 de agosto. Bonadio también pidió una autorización al Senado para allanar el domicilio de Cristina Kirchner. Los parlamentarios debatirán esa solicitud hoy martes.

El viernes se entregó Juan Carlos de Goycochea, exresponsable en Argentina del grupo constructor y energético español Isolux Corsan, y también pidió ingresar al programa de "imputado-colaborador". Goycochea declaró haber recibido de exfuncionarios "aprietes para aportar a las campañas electorales" del kircherismo, según fuentes judiciales.

Lo mismo declaró Calcaterra que precisó que en su caso los "aportes" fueron para las campañas electorales de 2013 (parlamentarias) y 2015 (presidenciales, ganadas por Macri)".

Centeno, un militar retirado, fue liberado el viernes tras declarar como arrepentido y entrar en el sistema de protección de la justicia.

Según la fiscalía, los supuestos sobornos eran pagados por los empresarios en un aceitado sistema de recaudación que implicaba el traslado de bolsos con dinero hacia la Casa Rosada, la residencia presidencial de Olivos en las afueras de Buenos Aires o el domicilio privado de los Kirchner.

En prisión continúan Baratta y otros exfuncionarios y los empresarios Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción; Gerardo Ferreyra y Jorge Neira, de Electroingeniería; Armando Loson, del Grupo Albanesi; Claudio Javier Glazman, de Sociedad Latinoamericana de Inversiones, y Carlos Mundin, de BTU. La Justicia todavía busca a Oscar Thomas, ex director ejecutivo del sector argentino del ente Binacional Yacyretá.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º