Publicidad

Dramático: murieron de inanición más de 200 personas en culto de una secta religiosa en Kenia

Hay 26 detenidos, entre ellos el "pastor" de la Iglesia Internacional de la Buena Nueva que incitaba a sus adeptos a privarse de comida para "encontrar a Jesús".

Compartir esta noticia
Más de 200 personas murieron de inanición en Kenia, en un culto de una secta religiosa
Más de 200 personas murieron de inanición en Kenia, en un culto de una secta religiosa
Foto: YASUYOSHI CHIBA/AFP fotos

El número de personas muertas en prácticas de ayuno extremo promovidas por una secta religiosa en un bosque de Kenia se elevó a 201, tras el hallazgo de 22 nuevos cuerpos, informó un funcionario gubernamental de este país de Áfricaoriental.

El prefecto regional, Rhoda Onyancha, informó además que 26 personas ya fueron detenidas en relación con la masacre del bosque de Shakahola, entre ellas el extaxista Paul Nthenge Mackenzie, autoproclamado "pastor" de la Iglesia Internacional de la Buena Nueva que incitaba a sus adeptos a privarse de comida para "encontrar a Jesús".

Según la comisionada regional de policía de la Costa keniana, Rhoda Onyancha, los cuerpos estaban enterrados en el bosque de Shakahola, en el costero condado de Kilifi, donde continúan las excavaciones y las investigaciones. Además, la Policía está siguiendo el rastro de 609 personas desaparecidas, indicó Onyancha, aunque no está claro que todos los casos estén relacionados con esta secta.

En el bosque de Shakahola, en el costero condado de Kilifi, continúan las excavaciones y las investigaciones
En el bosque de Shakahola, en el costero condado de Kilifi, continúan las excavaciones y las investigaciones
Foto: YASUYOSHI CHIBA/AFP fotos

El número de personas rescatadas con vida, hasta este viernes, era de 72.

Casi todos los muertos de la llamada "masacre de Shakahola" han sido exhumados de tumbas y fosas comunes halladas en ese bosque, a excepción de unos pocos que murieron en el hospital por su estado grave.

Las autopsias de más de un centenar de cuerpos evidenciaron que, si bien todos mostraban signos de inanición, los cadáveres de al menos tres menores y un adulto tenían también rastros de estrangulación y asfixia.

Asimismo, las primeras investigaciones de la Policía apuntan a que los fieles eran forzados a seguir con el ayuno aunque quisieran abandonarlo.

Este miércoles, el tribunal de Shanzu, en la ciudad costera de Mombasa, ordenó extender durante treinta días (iniciando el recuento el pasado 3 de mayo) la detención del líder de la secta que presuntamente persuadió a las víctimas para ayunar, el pastor Paul Mackenzie Nthenge, junto con su mujer y otros 16 sospechosos.

El pasado 2 de mayo, Nthenge y los otros detenidos fueron puestos en libertad por el tribunal de la turística ciudad costera de Malindi, después de que la Fiscalía manifestara su intención de formular cargos de terrorismo contra ellos, algo para lo que esa corte se declaró incompetente.

Sin embargo, el pastor y sus secuaces fueron detenidos minutos después y trasladados al tribunal de Shanzu, a unos 120 kilómetros, donde la Policía solicitó, sin éxito, autorización para tenerlos detenidos durante noventa días más.

El pasado viernes, el presidente de Kenia, William Ruto, nombró una comisión de investigación presidida por la jueza Jessie Lesiit para esclarecer los hechos y determinar las negligencias administrativas o de seguridad que se pudieron producir.

Nthenge, bajo custodia policial desde el pasado 14 de abril, había sido detenido el pasado marzo después de ser acusado de la muerte de dos niños en circunstancias similares, pero obtuvo la libertad bajo fianza.

Con información de EFE y AFP

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Kenia

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad