Publicidad

Donald Trump descartó sacar tropas de Irak y retiró su amenaza contra monumentos iraníes

Compartir esta noticia
El presidente Donald Trump, este martes en la Casa Blanca. Foto: Reuters
U.S. President Donald Trump speaks during a meeting with Greek Prime Minister Kyriakos Mitsotakis in the Oval Office of the White House in Washington, U.S., January 7, 2020. REUTERS/Jonathan Ernst
JONATHAN ERNST/REUTERS

TENSIÓN EN MEDIO ORIENTE

"En algún momento queremos salir (de Irak), pero este no es el momento adecuado", subrayó el mandatario estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, descartó este martes que planee sacar próximamente a las tropas estadounidenses de Irak y retiró su amenaza de atacar objetivos culturales iraníes, al comprometerse a "obedecer las leyes" internacionales en ese sentido.

Un día después de que un error del Pentágono generara confusión sobre la permanencia del Ejército estadounidense en Irak, Trump intentó despejar las dudas durante una reunión en la Casa Blanca con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

"En algún momento queremos salir (de Irak), pero este no es el momento adecuado", subrayó, al añadir que esa retirada "sería lo peor que le puede pasar a Irak" porque ampliaría la "presencia" de Irán en el país.

Una multitud rodea el féretro del general iraní Qasem Soleimani, asesinado en un ataque de EE.UU. Foto: AFP
Una multitud rodea el féretro del general iraní Qasem Soleimani, asesinado en un ataque de EE.UU. Foto: AFP

","

Confusión sobre las tropas

","

Estados Unidos tiene entre 5.000 y 6.000 militares en Irak, según distintas estimaciones, y el asesinato el pasado día 3 del general iraní Qasem Soleimaní en una operación estadounidense en Bagdad ha aumentado la presión en el país a favor de una retirada de las tropas internacionales.

Sin embargo, la Casa Blanca y el Pentágono se han esforzado en zanjar las dudas respecto a un posible repliegue generado por la publicación este lunes de una carta del general de brigada estadounidense William H. Seely III, comandante del llamado Grupo de Trabajo en Irak.

El Pentágono afirmó después que esa misiva, en la que Seely anunciaba al Ministerio de Defensa iraquí un movimiento de las tropas en el país, era un "borrador" que se publicó "por error" y no llegó a enviarse a Bagdad.

"Esa carta no estaba firmada y no sé si era falsa", afirmó hoy Trump.

Respeto al patrimonio cultural

","

El mandatario también dio marcha atrás a una de sus declaraciones más polémicas de los últimos días: su amenaza de atacar monumentos iraníes si Teherán responde militarmente al asesinato de Soleimaní.

Esa advertencia alarmó a la Unesco y llevó este lunes al secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, a asegurar que su gobierno respetará las "leyes sobre conflictos armados" que exigen respetar el patrimonio cultural en caso de conflicto.

Trump reconoció hoy finalmente que, "según varias leyes", Estados Unidos debe "ser muy cuidadoso con la herencia cultural".

"Si eso es lo que dice la ley, a mí me gusta obedecer la ley. Pero piensen en esto: ellos matan a nuestra gente, vuelan a nuestra gente por los aires y se supone que tenemos que tener mucho cuidado con sus instituciones culturales. Pero lo acepto, me parece bien", agregó.

El presidente se pronunció así después de que el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, considerara que la amenaza de Trump a los monumentos iraníes "no es apropiada".

El secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper. Foto: AFP
El secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper. Foto: AFP

","

¿Un diálogo con Irán?

","

En una rueda de prensa este martes en el Pentágono, Esper ofreció a Irán la posibilidad de conversar "sin condiciones previas" para reducir las crecientes tensiones.

"Hay una salida enorme que Teherán tiene enfrente ahora mismo, y es la de rebajar las tensiones, la de enviarnos el mensaje de que quieren sentarse y conversar sin condiciones previas con Estados Unidos para buscar un camino mejor", dijo el secretario de Defensa.

Esa vía, precisó, implicaría que "se comporten más como un país normal, y presumiblemente les liberaría de las sanciones económicas, y permitiría al pueblo iraní llevar la vida que quiere vivir, con libertad, prosperidad y con las cosas que quieren la mayoría de los seres humanos".

Es improbable que esa oferta tenga un cálido recibimiento en Irán, cuyo ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, acusó hoy a Estados Unidos de involucrarse en "terrorismo de Estado" durante una entrevista con la cadena de televisión CNN.

Por su parte, el jefe del Pentágono insistió en que Soleimaní preparaba un ataque en cuestión de "días" y que hay "datos excelentes de inteligencia" confidenciales que lo demuestran.

La Casa Blanca compartirá este miércoles esos datos con los miembros del llamado "Grupo de los 8", compuesto por ocho legisladores de partido demócrata y del republicano en la Cámara Baja y el Senado, que tradicionalmente tienen acceso a información confidencial de la inteligencia estadounidense.

Trump confunde una milicia chií iraquí con el grupo libanés Hizbulá

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confundió este martes la milicia chií iraquí Kata'ib Hizbulá con el grupo libanés, Hizbulá, ambos aliados de Irán, durante una rueda de prensa en la que habló sobre la muerte del poderoso general iraní Qasem Soleimaní en una operación estadounidense en Bagdad.

Soleimaní "viajaba con el líder de Hizbulá. No estaban allí para hablar de las vacaciones. No estaban allí para ir a un bonito sitio turístico en Bagdad. Estaban allí para hablar de sus asuntos. Y hemos salvado muchas vidas acabando con su vida, muchas vidas se han salvado", indicó Trump a los periodistas en la Casa Blanca al recibir al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

Sin embargo, el que Trump describió como líder de Hizbulá, que sería el libanés Hasán Nasralá, uno de los mayores enemigos de Israel, es en realidad Abu Mahdi al Mohandes, vicepresidente de la agrupación de milicias chiíes iraquíes Multitud Popular y fundador de uno de los grupos que integran esta alianza, Kata'ib Hizbulá, que viajaba con Soleimaní el pasado 3 de enero.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad