ESPAÑA

A 23 días de la erupción del volcán en La Palma, la nueva isla obligará a cambiar los mapas

La reactivación de una de las coladas de lava, si llega al oceáno, podría crear una nueva "isla". 

Volcán en erupción. Foto: Efe
Volcán en erupción. Foto: Efe

23 días pasaron desde que el volcán en La Palma, España, realizó su primera erupción. Y la lava sigue complicando a la  isla española. 

La reactivación de una de las coladas de lava que manan del volcán de la Cumbre Vieja acercó el flujo de magma a apenas 300 metros del mar, por lo que podría, si efectivamente llega al oceáno, crear un nuevo delta lávico, también conocido como isla baja

Otra de las coladas de lava del volcán en erupción desde el pasado 19 se septiembre, alcanzó la costa nueve días después y fue formando un delta o "fajana" que ya tiene una extensión superior a las 34 hectáreas según los últimos cálculos.

La portavoz científica de Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), el organismo que supervisa la erupción del volcán, María José Blanco, señaló hoy que según las estimaciones obtenidas por satélite hasta ayer el volcán había emitido ya un volumen de magma de unos 75 millones de metros cúbicos.

¿Nuevos mapas?

Volcán en erupción en La Palma. Foto: Efe
Volcán en erupción en La Palma. Foto: Efe

El terreno ganado al mar por la lava, de dimensiones similares a las de Ciudad del Vaticano, y la superficie terrestre que ha arrasado la colada será visible en los nuevos mapas, aunque lo más urgente es modificar las cartas náuticas para evitar accidentes marítimos

La lava que ha desembocado en el océano ha modificado la línea de costa de la isla de La Palma al crear un delta lávico de unas 40 hectáreas, un territorio en el que cabrían la pirámide egipcia de Keops o el estadio brasileño de Maracaná.

Pero además del terreno ganado al mar, la colada ha engullido cualquier construcción e infraestructura levantada a lo largo de las más de 430 hectáreas por las que se desliza. Y este espacio terrestre arrasado no es menor. En él se podría construir cuatro veces la Ciudad Prohibida de Pekín y cabría el parque neoyorquino de Central Park. Este buscador permite superponer la superficie arrasada por el volcán en cualquier lugar del mundo:

“Habrá que actualizar la cartografía de La Palma que está cubierta por la lava, donde evidentemente ha cambiado el paisaje, han desaparecido construcciones, vías de comunicación e infraestructuras”, explica Marcos Pavo López, jefe del área del Registro Central de Cartografía del Instituto Geográfico Nacional (IGN). “Esa zona”, continúa, “se tendrá que representar en un mapa de usos del suelo como una zona volcánica”. Aunque lo que hoy en día es un territorio devastado por la lava, en el futuro puede ser algo muy distinto. El Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote, es, por ejemplo, el resultado de distintas erupciones volcánicas —una de ellas, la de 1730, duró seis años—.

Pero los planos necesitarán más modificaciones porque la superficie ganada al mar por la lava es suficientemente grande para que sea perceptible en mapas con una cierta definición. Según Pavo López, “el tamaño que tiene ahora mismo la zona que se ha creado nueva sería bastante imperceptible en pequeñas escalas, pero en una escala de 1:25.000 [en un centímetro en el mapa se representan 25.000 centímetros de la realidad] o en 1:50.000, que son las escalas hasta las que trabaja el IGN, sí se notaría”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados