CAÍDA DE EDIFICIO EN SURFSIDE

Derrumbe en Miami: horas cruciales para hallar sobrevivientes

Los equipos de búsqueda y rescate trabajan sin pausa en la difícil misión de intentar encontrar sobrevivientes del derrumbe del edificio de apartamentos Champlain Towers.

Rescatista busca señales de sobrevivientes entre los escombros del edificio derrumbado en Miami. Foto: EFE
Rescatista busca señales de sobrevivientes entre los escombros del edificio derrumbado en Miami. Foto: EFE

La búsqueda de posibles supervivientes del derrumbe de parte de un edificio de apartamentos en Miami-Dade entró en una fase crucial cuando se cumplen cuatro días de una tragedia con hasta ahora cinco muertos confirmados y 156 personas desaparecidas, al haberse rescatado e identificado otros tres cuerpos.

Un incendio detectado en el interior de la montaña de cascotes de hormigón está dificultando las labores de búsqueda de sobrevivientes. “El fuego no para, está localizado muy abajo al fondo del edificio, es muy difícil seguir en algunas partes por el humo”, detalló en una conferencia de prensa la alcaldesa del condado Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

La extinción del incendio se realiza con equipos infrarrojos, espuma y agua, y se ha creado una zanja en el medio de la montaña de escombros para aislar el humo y el fuego, explicó.

“Desafortunadamente, los números siguen igual, vamos a seguir adelante con el rescate”, dijo Levine Cava a la prensa, visiblemente compungida.

A su lado se encontraba el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que ya declaró el estado de emergencia para el condado tras el derrumbe de un ala del edificio de apartamentos Champlain Towers, de la ciudad de Surfside, colindante con la de Miami Beach. En total, 55 de los 136 apartamentos del edificio Champlain Towers de doce plantas se vinieron abajo por causas no determinadas.

DeSantis hizo la declaración de emergencia horas después del derrumbe y a continuación de que el presidente Joe Biden, anunciara que esperaba la orden del gobernador para enviar recursos federales.

Leo Soto participa de una vigilia por los 159 desaparecidos en el derrumbe del edificio de doce plantas, en la zona de Surfside. Foto: EFE
Leo Soto participa de una vigilia por los 159 desaparecidos en el derrumbe del edificio de doce plantas, en la zona de Surfside. Foto: EFE

Junto a DeSantis y la alcaldesa de Miami-Dade estaba el director de la División de Manejo de Emergencias de Florida (FDEM), Kevin Guthrie. Las Fuerzas de Trabajo de Búsqueda y Rescate Urbano de Florida central y del suroeste de Florida han llegado al sitio del desastre, denominado por medios locales como “zona cero”, informo FDEM en un comunicado. El objetivo es ayudar con los esfuerzos de búsqueda y rescate.

También hay expertos en salud mental asignados tanto a rescatistas como a familiares de las víctimas, e ingenieros forenses para ayudar con las evaluaciones estructurales.

En la orden de emergencia emitida por la entidad se contempla la búsqueda de viviendas disponibles para albergar a las personas afectadas por el colapso.

Mientras, decenas de familiares que viajaron desde el extranjero o procedentes de ciudades de Estados Unidos se encuentran alojados en un hotel cercano, donde se mantienen en vilo mirando en directo por la TV las labores de rescate.

Ciudadanos y personas con imagen pública, como el cocinero español José Andrés y su organización World Central Kitchen, brindan apoyo a los equipos de rescate que desde el jueves trabajan sin descanso en turnos de cuatro horas.

También se han sumado los equipos miamenses de básquetbol y fútbol americano, los Heats y los Dolphins, respectivamente, que han llevado alimentos a los rescatistas.

El incendio está resultando un “obstáculo muy difícil para los rescatistas”, según declaró hoy el gobernador estatal, quien no ha parado de elogiar a las personas que trabajan en la búsqueda de sobrevivientes de día y de noche.

Hasta el momento, la única persona identificada de los cuatro fallecidos es Stacie Fang, madre de un joven rescatado con vida en las primeras horas del siniestro.

Tres uruguayos desaparecidos.

Entre los desaparecidos que los socorristas buscan a contrarreloj figuran personas de Argentina, Chile, Paraguay, Puerto Rico y Uruguay, entre otros países de Latinoamérica.

Entre los desaparecidos hay tres ciudadanos uruguayos, Graciela Ponce de León, de 82 años, y un matriomonio. Además de la señora Ponce de León, están desaparecidos su esposo, dos de sus hijas y una nieta, todos argentinos.

Son al menos 25 latinoamericanos los desaparecidos en el desastre, según medios locales. También se busca a una veintena de israelíes cuyo paradero se desconoce.

Ayer, después de que se dieran a conocer siete de los nueve argentinos desaparecidos en el derrumbe, se indentificó a otro argentino y a una hija de argentinos nacida en Estados Unidos. Se trata de Ilan Naibryf y Nicole Langesfeld, dos jóvenes que se encontraban alojados en el complejo Champlain Tower South, cada uno de ellos con sus respectivas parejas, de nacionalidad extranjera.

Integrantes de los equipos de expertos realizan la tarea de buscar sobrevivivientes. Foto: AFP
Integrantes de los equipos de expertos realizan la tarea de buscar sobrevivivientes. Foto: AFP

A su vez, la Cancillería de Paraguay informó el mismo jueves, desde la capital, Asunción, que la hermana de la primera dama de Paraguay y su esposo e hijos están entre los desaparecidos.

Se trata de Sophia López-Moreira, hermana de la primera dama del país, Silvana López-Moreira, así como el esposo, el empresario Luis Pettengill, tres menores de edad que serían los hijos de la familia, así como otra mujer identificada como Lady L. Villalba, al parecer la trabajadora doméstica.

En una calle aledaña al derrumbe se ha improvisado un memorial con flores, fotografías, nombres y número del apartamento donde pernoctaban posibles víctimas que aún no se han podido localizar.

Tal es el caso de la pareja de Nicki Langesfeld y Luis Sadovnic, que se encontraban en el sexto piso del edificio, según una fotografía mostrada a Efe por un familiar.

El comunicado de FDEM alentó a las personas con información sobre sus seres queridos cuyo paradero se desconozca, o que estén a salvo, a que llamen a la línea directa de reunificación 305-614-1819.

Mientras tanto, medios de prensa como la televisión Local 10 están recopilando información a medida que les llega y ofrecen su propio listado de desaparecidos, debido a la falta de confirmación oficial sobre la identidad de los desaparecidos.

Local 10 indicó ayer sábado que la madre del jefe de Policía del vecindario North Bay Village, Carlos Noriega, está desaparecida. Se trata de la cubana Hilda Noriega, de 92 años, que vivía desde hace dos décadas en la torre derruida.

Por su parte, el rabino Sholom D. Lipskar, de la congregación judía The Shul en Surfside, cercana al edificio, dice que varios miembros de la sinagoga están desaparecidos.

“Hay muy pocas palabras que puedan consolar a alguien porque se trata de una tragedia terrible e inimaginable que ocurrió en medio de la noche”, señaló Lipskar.

Advertencia de experto.

El edificio derrumbado mostraba en 2018 daños estructurales “importantes”, según un informe de una firma de ingeniería, que advertía de que si no se hacían reparaciones, el deterioro se extendería.

Rescatistas trabajan día y noche para encontrar a las personas desaparecidas en el derrumbe del edificio en Miami. Foto: AFP
Rescatistas trabajan día y noche para encontrar a las personas desaparecidas en el derrumbe del edificio en Miami. Foto: AFP

El daño advertido por los ingenieros que hicieron en 2018 una inspección en Champlain Towers, construido en 1981, se localizaba en una losa de concreto debajo de la plataforma de la piscina que necesitaba una reparación exhaustiva, señalaron medios locales que tuvieron acceso al informe.

El informe de la firma Morabito Consultants no advirtió de que existiera un peligro inminente por ese daño estructural, pero sí señaló la necesidad de reparaciones para solucionar el problema.

Según el informe, citado por medios como el canal Local 10 y el diario Miami Herald, la impermeabilización debajo la plataforma de la piscina se colocó de manera plana en lugar de inclinada, lo que impedía que el agua escurriera.

“La impermeabilización fallida está causando un daño estructural importante a la losa estructural de concreto debajo de estas áreas. Si no se reemplaza la impermeabilización en un futuro cercano, se producirá el deterioro del concreto se expandirá exponencialmente”, dice el informe publicado por la alcaldía de Surfside.

La empresa recomendó que las losas dañadas se reemplazasen.

El informe también descubrió “abundantes grietas y desconchados” de columnas, vigas y paredes de concreto del estacionamiento.

Algunos de los daños eran menores, mientras que otras columnas tenían barras de refuerzo expuestas y deterioradas.

Según el diario Miami Herald, no hay indicios claros en los registros públicos acerca de si la asociación del condominio concreto algunas de las recomendaciones del informe.

Las causas del derrumbe están siendo investigadas y por ahora no hay más que teorías, incluyendo el fallo estructural, un hundimiento del terreno y el efecto de la subida del mar.

El alcalde de Surfside, Charles Burkett, comentó ayer sábado que existe preocupación por el edificio gemelo de Champlain Towers, construido también en 1981 por la misma empresa.

Residente escuchó ruidos y crujidos

“Maurice Wachsmann se queja de la lentitud de las operaciones de búsqueda en el edificio que se derrumbó en Surfside, cerca de Miami. Su sentimiento de ira es compartido por otros residentes que temen que negligencias en torno a la fiabilidad de la edificación hayan podido ser determinantes en la catástrofe.

Las autoridades locales aseguran haber desplegado a centenares de bomberos y rescatistas. Los equipos hurgan entre el amasijo de hormigón y chatarra, en la superficie y el subsuelo, y los bomberos perforan paredes con la esperanza de encontrar sobrevivientes.

Pero a medida que pasan las horas, más se hacen sentir la impaciencia y la ira entre los allegados de los desaparecidos.

“Eso ahí, donde nos han dicho que hay centenares de trabajadores para evacuar a la gente e intentar rescatarla, eso no es para nada una operación de rescate, no es nada”, dice Wachsmann. Su mejor amigo, Chaim Rosenberg, y algunos de sus familiares, están desaparecidos.

Partió junto a Mike Salberg, sobrino de Rosenberg, de Nueva York y alquiló un apartamento con vista directa a las operaciones.

“El apartamento de mi tío está justo ahí, donde se ve esa columna violeta cerca de la puerta mosquitera”, dice Salberg mientras señala lo que era el segundo piso del inmueble. “Ni un solo socorrista ha intentado levantar los escombros, poco a poco, incluso a mano, sin máquinas, para eventualmente evacuar personas”, afirma, estimando que puede haber sobrevivientes bloqueados en burbujas de aire.

Las autoridades aseguran que comprenden la frustración de las familias.

Janette Aguero, de 46 años, estaba con su esposo y sus dos hijos en el undécimo piso del edificio, en el lado que da hacia la calle, la madrugada del derrumbe. Se despertó por lo que sintió como “un terremoto” y bajó por las escaleras con su familia para escapar.

“Me genera mucha ira si esto es algo que se hubiera podido evitar”, dice. Había llegado al lugar el pasado viernes y dice que escuchó varias veces “crujidos y ruidos extraños” los días previos al derrumbe, mientras se realizaban obras de mejora en el edificio.

“¿Estaba el edificio tratando de darnos una señal de lo que vendría?”, se pregunta. “Tuve la posibilidad de salir, pero quiero respuestas”, dice. “Las familias de las víctimas lo merecen, y alguien debe hacerse responsable. Alguien debe pagar”. (Con información de AFP)

“Iba a estar ahí en 15 días y estoy viva”
Vista de los escombros del edificio que se derrumbó este jueves en Miami. Foto: AFP

La española Paz Burgueño, de 57 años, tenía previsto viajar el mes próximo desde Madrid a su piso en el edificio derrumbado. La vivienda que compró junto a su pareja en 2019 fue una de las que colapsaron. Su hija comienza la universidad en Florida en septiembre y la iba a acompañar para que se acomodara.

Desde la madrugada del jueves está “en shock, completamente en shock”, cuenta por teléfono. “Pienso que en 15 días iba a estar ahí y estoy viva”. Contactó con los vecinos que conocía y, afortunadamente, salieron ilesos. “La gente está muy conmocionada, no puedes hablar mucho con ellos”, explica. Sobre lo que viene ahora, afirma que ya se verá luego si hay alguna indemnización, pero que el verdadero drama son las familias afectadas. “Las cosas materiales son reemplazables, las vidas, no”.

La localidad de Surfside, con una población de 5.800 habitantes, es una zona de clase media alta. Burgueño comenta que se la conoce como una zona chic donde vive una importante comunidad argentina. Le sorprendió el colapso porque el edificio en el que tenía su piso recibía “mucho mantenimiento, mucho cuidado”. Junto a su familia alquiló en 2011 una vivienda en la torre y hace dos años compraron un piso que remodelaron a distancia desde España y que, debido a la pandemia, y ahora con el derrumbe, nunca pudieron estrenar.

Alexandria Santamaría, administradora del edificio Champlain Towers hasta 2019, declaró a CNN que durante su gestión nunca le dijeron que el edificio necesitaba reparaciones inmediatas o que había señales de colapso. Santamaría sostuvo que el edificio se había preparado para su proceso de recertificación desde 2019 y que muchos ingenieros recorrieron la propiedad durante el proceso.

La esperanza de que los desaparecidos den señales de vida se va apagando en Surfside. Ahora esperan “un milagro”, repiten los familiares. (Con información de El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados