Escándalo en ascenso

Los cuadernos K: Macri pide a la Justicia que no haya "impunidad"

Cristina y Moyano se mostraron juntos, en un gesto de desafío al gobierno argentino.

Ayer habló por primera vez en público sobre el caso el presidente Mauricio Macri, Foto: EFE
VEA EL VIDEO. Foto: EFE

El escándalo de los "cuadernos de las coimas" llevó ayer viernes al presidente Mauricio Macri a pedirle a la Justicia que "demuestre que no hay impunidad" en Argentina. En tanto, la exmandatario Cristina Fernández de Kirchner, citada a declarar por este caso, se dejó fotografiar anoche con uno de los principales enemigos del gobierno de Macri, el líder de los camioneros Hugo Moyano, también comprometido en varias investigaciones judiciales.

Macri habló ayer por primera vez en público de la causa de los cuadernos de las coimas durante la era kirchnerista, que reveló La Nación esta semana.

"En los últimos días hemos visto noticias que, si la Justicia las confirma, son muy negativas en términos de consolidar confianza. Cuando ustedes escuchan de esos cuadernos, cuesta creer que podemos todos juntos construir una Argentina distinta, todos dentro de la ley", dijo el presidente en un acto en la sede del Club Atlético Bernal, en el municipio de Quilmes. "Por eso hoy más que nunca necesitamos que la Justicia nos diga si eso es verdad, que la Justicia nos demuestre que no hay impunidad. Necesitamos creer en nosotros mismos, en que esto sí lo vamos a cambiar", agregó.

La Nación reveló las anotaciones de Oscar Centeno, el chofer del segundo del exministro de Planificación Julio de Vido, quien registró en ocho cuadernos los presuntos traslados del dinero de la corrupción de la obra pública en la era kirchnerista. La causa está a cargo del juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli y por ahora hay 14 detenidos.

El jueves, en la reunión de coordinación con miembros del gabinete, Macri había dicho que estas revelaciones eran "solo una parte mínima" de la corrupción kirchnerista, pero hasta el momento no se había pronunciado en público. "Son décadas de apropiación del Estado por parte de la política", dijo el jueves a su entorno.

En su discurso de ayer viernes, que brindó desde un escenario en el medio de un grupo de jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, Macri expresó: "Queremos que todos nos comportemos dentro de la ley. A veces uno siente que hay unos pocos que nos toman el pelo a millones. Que nos toman el pelo porque somos millones los que hemos decidido vivir la aventura maravillosa que es la vida dentro de la ley, cumpliendo con todas las reglas. Y hay un grupito que no. Se creen que son dueños del poder y que están arriba de to-do esto. Y nos quieren hacer sentir que esto no tiene arreglo, que es así. Y no es verdad".

Cristina Kirchner se mostró con Hugo Moyano el líder camionero.
Cristina Kirchner se mostró con Hugo Moyano el líder camionero.

Cristina y Moyano.

Unas horas más tarde del acto de Macri, la expresidenta y actual senadora Cristina Kirchner y el líder camionero Hugo Moyano participaron de un acto de Smata, el gremio de los mecánicos, y se tomaron una foto juntos. Si bien trascendió poca información, Moyano hizo breves declaraciones a la prensa a la salida. "Es un gesto, nos encontramos y nos sacamos una foto", dijo. "Cristina no habló de las libretas, ¿qué va a decir? Hoy son cuadernos, mañana libretas y después libretitas", sostuvo Moyano al ser preguntado sobre los cuadernos de las coimas. Sobre su vínculo con la expresidenta, señaló: "Estamos trabajando con todos los sectores del peronismo". Tras esas frases sueltas, se retiró del lugar.

Cristina Kirchner se reunió con Moyano, con el secretario general y con el adjunto de Smata, Ricardo Pignanelli y Roberto Manrique; el titular del gremio de los canillitas, Omar Plaini; y con la diputada nacional Vanesa Siley.

Casi un Lava Jato.

El caso "es potencialmente lo más parecido al Lava Jato", explicó a la AFP el sociólogo y filósofo de la Universidad de Buenos Aires Marcos Novaro, en alusión al escándalo de corrupción en Brasil, pero advirtió que "dependerá de la solidez de la prueba y que aparezcan arrepentidos".

"La cantidad de empresarios que están involucrados es muy grande. Hay varios más que no están todavía en las listas. Es muy sistémico todo. El mecanismo fue sostenido durante diez años, en algún lugar deben estar esas cuentas que permitan decir que está probado", estimó Novaro.

Entre los 16 detenidos están los empresarios Gerardo Ferreyra y Jorge Neyra, de la constructora Electroingeniería, y Javier Sánchez Caballero, ex gerente general de Iecsa, compañía que perteneció al grupo empresarial de un primo de Macri.

También el extitular de la Cámara Argentina de la Construcción Carlos Wagner y el jefe de Centeno, Roberto Baratta, mano derecha del exministro Julio de Vido, quien está encarcelado en otra causa por supuesta corrupción.

Este viernes se entregó otro exfuncionario, Fabián García, y el empresario Juan Carlos de Goycochea, exdirectivo de la española Isolux Corsan en Argentina. Este último se presentó a la justicia tras regresar de esquiar, según la prensa.

"Hay que ver si aparecen los cuadernos mismos y si hay ligazón entre los datos que arrojan los cuadernos y el movimiento de fondos que involucra a las personas", advirtió Novaro.

Chofer libre

El juez federal Claudio Bonadio homologó anoche el acuerdo mediante el cual Oscar Centeno, el chofer que anotó el pago de coimas a funcionarios del kirchnerismo, declaró como "arrepentido" y así quedó en libertad. Centeno quedó bajo custodia del programa de protección de testigos, que lo reubicará junto con su familia y le proporcionará una nueva identidad.

Acuerdo para acceder a declaraciones del Lava Jato

La fiscalía general argentina convalidó un convenio con su par de Brasil que le permite acceder a las declaraciones de arrepentidos ante la Justicia brasileña, lo que podría impulsar la investigación en la derivación del caso "Lava Jato" en Argentina. El acuerdo, que implicó arduas negociaciones por meses, permitiría el avance de las investigaciones en Argentina por el emblemático caso de corrupción en Brasil, que podría comprometer a funcionarios de anteriores gobiernos argentinos y a importantes hombres de negocios.

"La suscripción de este modelo de compromiso es un requisito necesario para acceder a la prueba judicial disponible en Brasil", señaló la Procuración de Argentina, a cargo de Eduardo Casal, a través de un comunicado.

Los fiscales podrán obtener declaraciones consideradas claves dentro de las investigaciones de tramas de corrupción que se habrían desarrollado durante las gestiones del expresidente Néstor Kirchner —fallecido en 2010— y su esposa y ex-mandataria Cristina Fernández.

"La información que den los arrepentidos va a ser información muy útil. Va a ser la punta del ovillo", dijo a Reuters una fuente de la Procuración.

Las pruebas obtenidas a partir de esos testimonios no podrán usarse contra quienes tengan "acuerdos de lenidad" ni en procesos judiciales separados de los que originaron la información, aclaró la fiscalía.

El caso Lava Jato, que tuvo amplias repercusiones internacionales tras iniciarse en 2014, revolucionó Brasil con la detención de poderosos empresarios y del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso desde abril por corrupción pasiva y lavado de dinero. En julio de este año, las fiscalías generales de ambos países habían alcanzado un principio de acuerdo.

HABLA LA EX DEL CHOFER.

Cuadernos era para extorsionar

Oscar Centeno con su ex pareja.
Centeno con su ex pareja.

Hilda Horovitz, expareja del chófer que escribió los "cuadernos de las coimas", aseguró que Oscar Centeno los guardaba para extorsionar a su jefe, el exsubsecretario del Ministerio del Planificación Roberto Baratta, por si le despedía.

En un adelanto de la entrevista que concedió a la revista Noticias, cuya versión completa se publicará hoy sábado, Horovitz remarcó que Centeno, cuando iba a terminar en 2015 la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, tuvo la idea de usar las anotaciones que realizó durante 12 años para mantener su empleo. "Él tenía la idea de decir... bueno... si Baratta a mí no me lleva con él o Baratta no me pone de chófer en otro lado o cualquier cosa... entonces él iba a utilizar esos cuadernos para mostrarlos, pero los terminé usando yo", concluyó la mujer entre risas. En este sentido, Horovitz reconoció que las libretas estaban en su propio armario, y da a entender que fue ella la que finalmente las sacó a la luz.

A partir de la divulgación de los cuadernos esta semana por el diario La Nación, el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio abrieron una causa. Centeno dejó apuntados con detalle los recorridos que supuestamente hacía con Baratta.

"Sí, me habló que estuvo cuando iba a Olivos, que la veía (a Cristina Fernández) en pijama, que la veía a veces desarreglada... pero de que haya tenido contactos, no. Él se hablaba más con Kirchner", señaló la expareja de Centeno. Según la revista Noticias, Horovitz vivió nueve años con el chofer, y tras una separación tortuosa llegó a presentarse en la Justicia para denunciar la presunta red de coimas.

"Me golpeaba, más si volvía enojado por haber trasladado tanta plata y recibir migajas", remarca la publicación sobre su charla con la mujer.

El chofer ya declaró el jueves antes el juez en calidad de "arrepentido", figura que permite a los acusados que colaboren con la Justicia beneficiarse de una reducción en las penas de cárcel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º