SILENCIO EN EL SAMBÓDROMO

COVID-19 impide hacer el Carnaval mayor del mundo que deja US$ 900 millones a Río

El presidente Jair Bolsonaro tiene creciente apoyo a su gestión, pero el COVID-19 obliga a suspender eventos populares como es el Carnaval.

El Sambódromo de Río de Janeiro, escenario del espectacular despliegue de ritmo y colorido del Carnaval, permanecerá cerrado ante el peligro de contagios. Foto: EFE
El Sambódromo de Río de Janeiro, escenario del espectacular despliegue de ritmo y colorido del Carnaval, permanecerá cerrado ante el peligro de contagios. Foto: EFE

El Carnaval de Río de Janeiro, el evento festivo más importante de Brasil y uno de los más famosos en el mundo, quedó en suspenso por primera vez en los últimos 108 años por causa de la pandemia del COVID-19, ya que las escuelas de samba y las comparsas condicionaron sus desfiles a una vacuna.

Un día después de que las escuelas de samba anunciaran el jueves su decisión de suspender los desfiles previstos para febrero de 2021 y plantearan la posibilidad de aplazarlos a junio o cancelarlos definitivamente, los “blocos”, como son conocidas las multitudinarias comparsas callejeras, siguieron su ejemplo.

Y ambas recibieron ayer viernes el respaldo de la Alcaldía de Río, principal organizadora de una fiesta que en febrero de este año atrajo a 2,1 millones de visitantes, de los que 483.000 extranjeros, que dejaron ingresos por 900 millones de dólares y confirmaron la ciudad como principal destino turístico de Brasil.

La decisión de las escuelas de samba y de las comparsas “refleja coherencia en el escenario que vivimos... Aún estamos en medio de la pandemia, sin vacuna y con la recomendación de evitar aglomeraciones”, afirmó en un comunicado Riotur, la entidad de promoción de turismo de la Alcaldía y responsable por el Carnaval.

Aglomeraciones de ese nivel suponen un gran riesgo para un país como Brasil, actualmente el segundo con más muertes por COVID-19 en el mundo después de Estados Unidos, con casi 140.000 fallecidos, y el tercero con más contagios, con unos 4,6 millones de casos.

Y aglomeraciones, contacto directo con miles de personas sin protección en espacios limitados, bebidas alcohólicas compartidas, roce de cuerpos sudorosos con poca ropa y hasta besos con desconocidos son comunes en el Carnaval de Río y una pesadilla para las autoridades sanitarias.

Los desfiles de las escuelas de samba del llamado Grupo Especial del Carnaval de Río, considerados como el mayor espectáculo del mundo al aire libre y principal atractivo de la fiesta, concentran en dos noches en el Sambódromo a 145.000 espectadores, sin contar con los cerca de 5.000 integrantes de cada una de las 14 agrupaciones y las miles de personas necesarias para el evento.

El sepelio de una víctima del coronavirus en São Paulo. Foto: EFE
El sepelio de una víctima del coronavirus en São Paulo. Foto: EFE

Alto riesgo.

Pero la concentración y el contacto directo es peor en los desfiles de los blocos, cuyas bandas musicales son seguidas en desfiles callejeros gratuitos por millones de personas.

Según la Riotur, los desfiles realizados por las 453 comparsas en el Carnaval de este año atrajeron a 7 millones de personas.

La Liga Independiente de las Escuelas de Samba (Liesa), tras discutir el asunto por varios meses, anunció al final de la noche del jueves el aplazamiento de los desfiles previstos para el Carnaval que estaba fijado entre el 12 y el 17 de febrero próximo.

Los dirigentes de las llamativas agrupaciones aseguraron que una nueva fecha para los desfiles solo será definida cuando se tenga claridad sobre las campañas de vacunación para el COVID-19.

“En virtud de toda esta inseguridad, de esa inestabilidad con relación a la ciencia y de no saber si en febrero vamos a tener o no una vacuna, llegamos a la conclusión de que el proceso tiene que ser aplazado”, dijo el presidente de la Liesa, Jorge Castanheira. El dirigente señaló que las escuelas, paralizadas desde marzo por las cuarentenas, “no tienen tiempo ni condiciones financieras y de organización para tornar viable los desfiles en febrero”.

Castanheira no descartó que la fiesta se realice en junio del próximo año, como solución “alternativa” sin tener que “cancelarla” definitivamente, pero condicionó tal posibilidad a la vacuna, y agregó que, para no “perjudicar” el Carnaval de 2022 por tiempo de preparación y recursos financieros, la edición de 2021, de realizarse, tendrá que ser en “un tipo de formato menor”.

La Asociación Independiente de los Blocos de Carnaval de Río de Janeiro (Sebastiana) también decidió suspender provisionalmente sus desfiles a la espera de una fecha más adecuada.

“La decisión de las escuelas de samba es totalmente correcta. Ante el momento que vivimos, hacer Carnaval, sea en el Sambódromo o en las calles, es generar aglomeraciones, y, sin una vacuna y sin plan de vacunación, es colocar muchas personas en riesgo”, dijo la presidente de la Sebastiana, Rita Fernandes.

Río de Janeiro, que ya había anunciado un modelo menos atractivo para la edición de este año del Reveillon, su tradicional fiesta de año nuevo y que igualmente atrae a millones de turistas, se sumó a otras ciudades brasileñas que ya habían anunciado el aplazamiento del Carnaval, como São Paulo, Recife y Salvador.

Casi un millón de fallecidos en todo el mundo

En todo el mundo, la pandemia ha causado casi un millón de muertos desde que apareció en China a finales de 2019, informó AFP. Al menos 32 millones de personas han contraído la enfermedad. En Europa, donde ya hay más de 227.000 fallecidos por COVID-19, se multiplican las señales de alarma ante la explosión de contagios, el incremento de los decesos y la situación crítica de algunos hospitales. Todo ello coincide además con la llegada del otoño, un terreno más propicio para los virus.

Las autoridades de la Unión Europea consideran urgente la adopción de nuevas medidas de restricción y protección. “Tal vez es la última oportunidad para evitar que se repita la situación de la pasada primavera”, afirmó la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, estimando que la situación es “realmente preocupante”.

En Francia y Reino Unido, aumentan las restricciones de movimientos.

Madrid desoye a Sánchez y rechaza cierre total
El primer ministro español, Pedro Sánchez pronuncia un discurso durante la sesión plenaria en la Cámara Baja del Parlamento español, en Madrid. Foto: AFP.

Las autoridades regionales de Madrid ampliarán a partir del lunes las restricciones de movilidad a otras zonas de la comunidad autónoma para tratar de frenar la expansión del coronavirus, pero no cerrarán la capital, tal y como había recomendado el Ministerio español de Sanidad, que también aconsejó endurecer las medidas en otros municipios afectados por el COVID-19. Las nuevas limitaciones se extienden ahora a 45 zonas sanitarias (ocho más que las incluidas el pasado lunes) y alcanzarán a más de un millón de personas, que tendrán restringidos sus movimientos y no podrán entrar o salir de sus barrios o municipios salvo para cuestiones imprescindibles como ir a trabajar.

Además, en todas las áreas con restricciones los aforos de los espacios cerrados se reducirán al 50% y los establecimientos comerciales y de hostelería tendrán que cerrar a las 22:00 horas.

El gobierno de Madrid aplica tres criterios para elegir las zonas: superar la incidencia acumulada de 1.000 casos del coronavirus por 100.000 habitantes, que la tendencia sea estable o creciente y que la cercanía entre ellas faciliten el control de la movilidad.

El Ministerio de Sanidad de España recomendó a Madrid ampliar las restricciones de movilidad a toda la capital.

En España las comunidades autónomas tienen las competencias sanitarias, pero el gobierno regional de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso, pidió ayuda hace unos días al Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez ante el fuerte incremento de los contagios.

“La responsabilidad de toma de medidas corresponde claramente a la Comunidad de Madrid, yo explico las medidas que hemos recomendado, el gobierno (español) quiere que sean conocidas por el conjunto de la ciudadanía en un ejercicio de transparencia,”, aseguró el ministro de Sanidad de España, Salvador Illa. Advirtió de que Madrid afronta “semanas duras” e instó a actuar “con determinación” para controlar la situación. (Con información de Efe)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados