ALARMA EN VENEZUELA

Comerciantes con machetes por la ola de saqueos en Venezuela

Nicolás Maduro propone huertas escolares para sustituir la dependencia del petróleo.

Supermercados: las góndolas vacías es el ejemplo de la escasez. Foto: Reuters
Supermercados: las góndolas vacías es el ejemplo de la escasez. Foto: Reuters

Una ola de saqueos de turbas hambrientas en el interior de Venezuela ha provocado el cierre de muchos locales. Los comerciantes, cada vez más temerosos, se arman con pistolas y machetes para protegerse.

La agudización de la escasez de alimentos y la imparable aceleración de la inflación han desatado saqueos desde Navidad, con un saldo hasta ahora de siete personas fallecidas.

Camiones, supermercados y licorerías se han convertido en el objetivo de los saqueadores. Y los destrozos están causando más daños a negocios ya maltratados por la crisis, lo que genera dudas sobre cuánto tiempo más pueden aguantar.

Venezuela, país de 30 millones de habitantes y que una vez fue uno de los más ricos de Latinoamérica, inicia su quinto año consecutivo de recesión y sufre la inflación más alta del mundo, que según el Parlamento de mayoría opositora superó el 2.600% en 2017.

En los primeros 11 días de enero ocurrieron unos 107 saqueos o intentos de saqueo, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, una organización no gubernamental. En una de las escenas más dramáticas, una muchedumbre degolló ganado que pastaba en el estado de Mérida.

Los comerciantes de la ciudad andina de García de Hevia —en el estado de Táchira—, escépticos de que las autoridades los puedan proteger, han tomado el asunto por sus propias manos. "Nos estamos armando con palos, cuchillos, machetes y armas de fuego para defender nuestro patrimonio", dijo William Roa, presidente de la asociación local de comerciantes.

"Tenemos comunicaciones por grupos de Whatsapp coordinados por manzanas las 24 horas del día", agregó.

En Ciudad Guayana, otrora una potencia industrial alimentada por el río Orinoco, muchas tiendas permanecen cerradas después de una ola de saqueos nocturnos. La basura llena las calles y circulan pocos vehículos, aunque los autobuses siguen atestados de gente que cruza la ciudad en busca de lugares para comprar comida.

Los comerciantes en Caracas temen que los saqueos, concentrados hasta ahora en las provincias más pobres, se extiendan a la capital.

Los dueños de la pastelería Arte París, en el centro de Caracas, reforzaron su tienda con rejas metálicas el mes pasado, y solo almacenan inventario mínimo de ingredientes como la escasa azúcar. "El miedo está", dijo Sebastián Fallone, uno de los propietarios, mientras hombres y niños pedían comida a los clientes. "Uno se va en la noche sin saber lo que va a conseguir en la mañana", dijo.

"Las protestas a pequeña escala serán numerosas y cada vez más violentas; cualquiera de estas protestas podría encender la chispa de serios disturbios", dijo la consultora Teneo Intelligence en una nota a clientes.

En un esfuerzo por calmar la ira de los votantes ante la inflación, Maduro ordenó a unos 200 supermercados reducir los precios este mes.

Los supermercados que permanecen abiertos a menudo son la sombra de lo que alguna vez fueron. Muchos estantes están vacíos y cada vez más los venezolanos humildes esperan en las puertas e imploran a los compradores que les den algún producto. "¿Aquí qué van a saquear? No hay nada. El depósito está vacío", dijo un empleado de un gran supermercado en Caracas, mientras un colega detrás de él llenaba estantes con botellas de agua para aparentar que estaban abastecidos.

Dos nuevos saqueos de comida se registraron en los estados de Aragua y Lara en las últimas horas. En Aragua un camión cargado de pollos vivos fue tomado por decenas de personas en plena vía pública.

Maduro, que sigue dando muestra de que no encuentra una salida a esta crisis, propuso ayer miércoles a los maestros que impulsen la creación de huertos en las escuelas. En un acto en Caracas transmitido en cadena obligatoria por radio y televisión, Maduro consideró que a través de esta idea Venezuela puede conducirse hacia "una nueva economía que sea productiva (...) y supere la economía parasitaria petrolera dependiente".

Comercios: cierra de cortinas cada vez más temprano ante temor de saqueos. Foto. Reuters
Comercios: cierra de cortinas cada vez más temprano ante temor de saqueos. Foto. Reuters

Sanciones de UE a funcionarios del régimen.

Representantes de los países de la Unión Europea (UE) en Bruselas tienen previsto dar su visto bueno hoy jueves a la imposición de sanciones contra responsables de la represión en Venezuela. Los diplomáticos tienen previsto imponer sanciones individuales por primera vez contra "siete personas", precisaron a la AFP tres fuentes diplomáticas, sin poder precisar su identidad.

Estas medidas incluyen habitualmente una congelación de activos y la prohibición de viajar al bloque a determinadas personas. La UE ya adoptó en noviembre una serie de medidas, entre ellas un "embargo de armas y material relacionado que podría usarse para la represión interna", al manifestarse preocupada por el deterioro de la democracia y los derechos humanos en Venezuela.

Entonces, los europeos aprobaron la creación de medidas contra las personas "responsables de graves violaciones de los derechos humanos", si bien decidieron esperar como se desarrollaban los acontecimientos bajo el régimen de Nicolás Maduro.

El bloque europeo se suma así a Estados Unidos y Canadá en la imposición de sanciones. Entre los altos funcionarios señalados por ambos países norteamericanos, figura el propio presidente Maduro. De confirmarse las sanciones, estas llegan cuando gobierno y oposición negocian en República Dominicana un acuerdo para salir de la crisis.

EL CASO DE ÓSCAR PÉREZ.

Familias reclaman los cuerpos.

Entre denuncias de "ejecución extrajudicial", familiares y grupos de derechos humanos exigían ayer miércoles la entrega de los cuerpos del piloto Óscar Pérez y de los otros seis abatidos en el operativo militar desplegado por el régimen para capturarlo.

Desde temprano, el acceso a la Morgue de Bello Monte, la principal de Caracas, fue restringido por cercos de efectivos armados y con escudos.

Aura Pérez, tía del piloto y ex agente policial de 36 años, ingresó al sitio para reclamar el cuerpo: "Vine a reconocer el cuerpo de mi sobrino y exigir que me lo entreguen. Lo enterraremos aquí en Caracas, donde nació", declaró.

El martes, la esposa de Pérez, Dana Vivas, exigió en Twitter al gobierno "que permita identificar el cuerpo" a la familia, y aseveró que no autorizaban su cremación.

Parientes de los otros muertos también llegaron a la morgue. "Pido encarecidamente (...) al presidente Maduro, con todo mi dolor y el de mi familia, que por favor, por el derecho que nos corresponde, se respete nuestro dolor y dejen de obstruir y nos entreguen el cuerpo de mi hijo", clamó llorosa Zeila Agostini, madre de Abraham Agostini, caído junto a Pérez.

Rodeada de una comisión de parlamentarios opositores que investiga los hechos, Agostini, sostuvo que su hijo "murió como un héroe" y que se enroló en el grupo de Pérez —señalado por el gobierno de "terrorista"— por la grave situación del país.

"Mamá esto está mal, me da coraje, me da impotencia que el pueblo de Venezuela esté lleno de miedo, pero así tenga que dejar mi vida voy a ir a luchar por mi país", aseguró la mujer que le dijo su hijo en diciembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)