CRISIS

Del caos al diálogo en Ecuador

El gobierno de Moreno y las organizaciones indígenas abrieron anoche las negociaciones.

Violencia en Ecuador. Foto: AFP.
Violencia en Ecuador. Foto: AFP.

El panorama en Quito este fin de semana era de una zona de guerra. Tanquetas patrullando las calles de la capital ecuatoriana, después de que la policía y los manifestantes chocaran y muchos desafiaran un toque de queda, impuesto por el presidente Lenín Moreno el sábado, precedió el diálogo que abrieron anoche el gobierno y las organizaciones indígenas para poner fin a los disturbios causados por los recortes a los subsidios al combustible y otras medidas de ajuste anunciadas el pasado 2 de octubre.

Las violentas protestas este fin de semana tuvieron lugar en las inmediaciones del parque El Arbolito, donde se ubica el Ágora de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, lugar de concentración de las organizaciones indígenas que están liderando las manifestaciones. La Policía ha tenido que usar abundante gas lacrimógeno para repeler las protestas y cumplir con el toque de queda.

En medio de este caos, el gobierno y las organizaciones indígenas abrieron una mesa de diálogo. El líder indígena Jaime Vargas pidió al presidente Moreno que derogue el decreto que elimina el subsidio a los combustibles, o seguirán con las protestas. “Está en sus manos Sr. Presidente recuperar la patria. Tenemos bajo nuestra responsabilidad la dignidad de un país que nos reconoce como su legítimo interlocutor. ¡No vamos a negociar esa dignidad, no vamos a negociar a nuestros caídos!”, dijo Vargas en su comparecencia en la mesa de diálogo inaugurada anoche.

La reunión cara a cara entre el mandatario y los líderes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) se realiza en las instalaciones de la Unidad Educativa Salesiana “Cardenal Spellman”, un colegio ubicado en el sector de San Patricio, en la zona de Lumbisí, al sureste de Quito.

El diálogo, que se realiza bajo el auspicio de la Conferencia Episcopal y el Sistema de Naciones Unidas en Ecuador, empezó con un minuto de silencio por las personas fallecidas en las jornadas de protestas que comenzaron el pasado 3 de octubre.

El presidente Moreno replicó a Vargas y dijo que, para él, la eliminación del subsidio a las gasolinas sí beneficiará a la población, sobre todo a la más pobre, pero que también fortalecerá la dolarización.

Violencia en Ecuador. Foto: AFP.
Violencia en Ecuador. Foto: AFP.

El mandatario alentó a buscar una fórmula para que el dinero que se genere por la eliminación del subsidio se dirija a los más pobres y señaló que en eso debería trabajar una comisión bilateral que analizará las posiciones.

De todos modos, Moreno se mostró abierto a revisar el decreto que eliminó los subsidios de los combustibles, disparando el precio de la gasolina y el diésel hasta en 123%.

Agregó que las conclusiones de la negociación pueden ser incluidas en “un nuevo decreto que sustituya el anterior”.

“Jamás ha sido mi intención afectar a los sectores más desposeídos”, agregó Moreno.

El presidente ecuatoriano firmó un acuerdo de 4.200 millones de dólares con el FMI, enfureciendo a muchos de los que habían votado por él como el sucesor de Rafael Correa, actualmente exiliado en Bélica porque tiene causas judiciales abiertas en Ecuador.

Moreno defendió su decisión la semana pasada de recortar los subsidios a los combustibles como una parte clave de su plan para sanear las cuentas del país, y niega que fuera una exigencia del FMI.

La militarización de Quito alimentó las críticas de que el manejo que hizo el gobierno de las protestas había sido demasiado duro. Al menos siete personas murieron, cientos resultaron heridas y más de 1.000 fueron arrestadas en los disturbios desde que comenzaron el 3 de octubre.

Moreno ha atribuido los disturbios a “fuerzas oscuras” vinculadas a Correa, que pasó de ser su mentor a convertirse en su peor enemigo político, y quien ha estado dando a conocer videos que muestran a policías atacando a manifestantes. Moreno también denuncia el apoyo del régimen del venezolano Nicolás Maduro a los planes de Correa para sacarlo del gobierno.

“Fuerzas oscuras, vinculadas a la delincuencia política organizada y dirigida por Correa y Maduro -en complicidad con el narcoterrorismo, con pandillas, con ciudadanos extranjeros violentos- causaron zozobra, violencia nunca antes vista”, expresó el presidente ecuatoriano.

Como evidencia, el gobierno de Moreno ha apuntado a repetidos ataques a la Contraloría, donde se almacenan documentos relacionados a una investigación sobre presunta malversación de fondos bajo el gobierno de Correa.

Desde Bélgica, donde elude una orden de captura, Correa escribió en Twitter que “Moreno no solo no puede seguir gobernando. ¡Tiene que ser juzgado por sus crímenes!”.

Violencia en Ecuador. Foto: AFP.
Violencia en Ecuador. Foto: AFP.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), la principal organización indígena ecuatoriana, ha marcado distancia de Correa, al que considera un “oportunista descarado”. “El correísmo nos criminalizó y asesinó a compañeros durante 10 años”, dijo Conaie en Twitter. “Hoy pretende aprovecharse de nuestra plataforma de lucha”, agregó la organización que anoche abrió el diálogo con Moreno.

En tanto, el papa Francisco dijo ayer domingo desde el Vaticano que “sigue con preocupación” la situación en Ecuador y alentó a “buscar la paz social”, antes del rezo del Ángelus en la plaza de San Pedro.

Las medidas

Ecuador acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) préstamos destinados a aliviar la falta de liquidez por el sobreendeudamiento de la economía nacional, dolarizada desde hace 19 años. El presidente Lenín Moreno fijó medidas económicas que comenzaron a entrar en vigencia desde el 3 de octubre. Y prevé someter al Congreso proyectos de reformas laborales y tributarias. Algunas de estas medidas desataron las violentas protestas de estos días.

Medidas vigentes.

-Eliminó subsidios para combustibles por 1.300 millones de dólares al año. El precio del galón americano de diésel (3,7 litros) subió 123% y el de gasolina corriente 30%. Tras ese ajuste se incrementaron las tarifas del transporte en hasta 40%.

-En compensación, aumentó en 15 dólares los bonos (de entre 50 y 240 dólares) que el gobierno entrega a 1,1 millones de pobres e incorporará a otras 300.000 personas a ese beneficio.

-Redujo a la mitad aranceles para el agro y la industria, como maquinaria.

-Estímulo a la construcción de viviendas destinando 1.000 millones de dólares para créditos con interés de 4,99% anual.

Reformas laborales.

-Contratación por horas o sin tiempo mínimo de duración.

-Nuevas modalidades para reemplazos como en casos de licencias de maternidad (84 días) y paternidad (15 días).

-Facilidades para teletrabajo.

-Nuevo mecanismo de jubilación patronal para quienes laboran 25 años en la misma empresa. El empleado aportará 2% del salario a un fondo de retiro que podrá ser administrado por el sector privado.

-Reducción de las vacaciones de empleados públicos de 30 a 15 días al año, tal como lo tienen los privados.

-Los empleados de empresas públicas aportarán al Estado con un día de salario mensual.

-Los servidores públicos que renueven sus contratos a tiempo fijo recibirán 20% menos de remuneración.

Reformas tributarias.

-Las empresas con ingresos superiores a 10 millones de dólares en 2018 aportarán entre todas 300 millones de dólares en tres años.

-Bajará el impuesto a la renta para productores bananeros, que está en 2%.

-Reducirá de 5% a 2,5% el impuesto a la salida de divisas para importación de materias primas e insumos para bienes de capital, así como aranceles para la importación de vehículos de hasta 32.000 dólares para uso productivo.

-Eliminación de aranceles a la importación de celulares, computadoras y tabletas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)