TRAVESÍA

Cambios de último momento y permisos suspendidos: así fue el viaje de 15 horas de Morales hasta México

El viaje complejo duró más de 15 horas por el espacio aéreo de América Latina e implicó cambios en el trayecto por falta de autorización de diferentes Estados.

Evo Morales llegó a México luego de su renuncia el domingo. Foto: AFP
Evo Morales llegó a México este martes luego de su renuncia a la Presidencia de Bolivia el pasado domingo. Foto: AFP

Evo Morales, expresidente de Bolivia, llegó este martes a México después de un viaje complejo de más de 15 horas por el espacio aéreo de América Latina.

Cambios de último momento por parte de gobiernos de los países sobrevolados ocasionaron un retraso de ocho horas en el vuelo del avión militar mexicano puesto a disposición de Morales, acogido como asilado político en el país norteamericano tras renunciar a la presidencia boliviana el domingo.

Las complicaciones comenzaron cuando el avión mexicano aterrizó el lunes en Lima, donde esperó horas autorización para poder seguir hacia Bolivia a recoger a Morales.

Cuando hubo luz verde, "despegaron de Lima y cuando llegaron al espacio aéreo de Bolivia les dijeron (a la tripulación) que no, que ese permiso ya no era el válido (...) entonces hubo que retornar a Lima", relató Marcelo Ebrard, canciller mexicano. Más tarde, autoridades bolivianas otorgaron nuevamente un permiso para la llegada del avión, que aterrizó en Chimoré, Cochabamba (centro).

La ruta prevista para el regreso era la misma, explicó Ebrard. "Es decir, regresar a Lima para recargar combustible" y después volar a México.

Sin embargo, Perú decidió que "por valoraciones políticas se suspendía ese permiso para bajar en Lima", continuó. Eso "fue muy, muy tenso porque en el aeropuerto donde estaba Evo Morales [ya abordo] ya había una situación difícil (...) los simpatizantes de él estaban entorno al aeropuerto y en el interior del aeropuerto había elementos de las fuerzas armadas de Bolivia, entonces fue un periodo de los de mayor tensión para nosotros", describió Ebrard.

La ruta aérea de Evo Morales para llegar a México. Foto: AFP
La ruta aérea de Evo Morales para llegar a México. Foto: AFP

El "Plan B", entonces, fue recurrir a Paraguay. "Nos ayudó mucho el presidente electo de Argentina [el peronista Alberto Fernández] porque él también habló con el presidente de Paraguay", Mario Abdo, comentó.

Una vez conseguido ese permiso, las autoridades de Bolivia amenazaron con no dejar partir el avión. "Por un milimétrico espacio se dio la salida", dijo el canciller.

Ya el avión en Asunción, México consiguió permiso para que Perú al menos lo dejara volar por su espacio aéreo, y en el de Ecuador, en caso de que fuera necesario recargar combustible en su territorio.

Antes de partir, sin embargo, Bolivia se negó a que la aeronave pasara por su espacio aéreo nuevamente. Entonces la diplomacia mexicana y brasileña "consiguieron el permiso para poder volar en la línea fronteriza entre Bolivia y Brasil".

No fue todo. "Hubo que rodear Ecuador porque ya estando en vuelo les dijeron que no les permitían sobrevolar el espacio aéreo y que lo iban a revisar, entonces hubo que rodear y entrar a aguas internacionales", concluyó Ebrard.

El exdirigente, que había partido la noche del lunes desde Bolivia, finalmente aterrizó en el aeropuerto internacional Benito Juárez de la capital mexicana poco después de las 17H00 GMT (14:00 de Uruguay). En polo azul y jeans, estrechó muy sonriente la mano del Ebrard, que acudió a recibirlo.

Evo Morales voló a México. Foto: Reuters
Evo Morales en el avión rumbo a México. Foto: Reuters

"Gracias a México, a sus autoridades, pero también quiero decirles que mientras tenga la vida seguimos en política, mientras esté en el tren de la vida sigue la lucha", dijo en una primera declaración en el hangar del Ejército en el aeropuerto.

"No por este golpe voy a cambiar ideológicamente", añadió.

El mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, se había declarado previamente "muy orgulloso de encabezar un gobierno en donde se garantiza el derecho de asilo".

"Lo más importante es estar con vida", continuó Morales quien dijo que su integridad llegó a estar en riesgo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error