CON PRECAUCIÓN 

Brasil frena reformas para evitar estallidos

El gobierno le puso un freno a las reformas económicas que podrían molestar a algunos sectores populares.

Manifestaciones en Brasil. Foto: Archivo El País
Manifestaciones en Brasil. Foto: Archivo El País

El presidente Jair Bolsonaro no quiere dar motivos a la oposición para que en Brasil se desate una ola de protestas como las que tienen en jaque a los gobiernos de Chile y Colombia, y por eso le puso un freno a las reformas económicas que podrían molestar a algunos sectores populares. Así lo reconoció ayer domingo el ministro de Economía, Paulo Guedes, en una entrevista con el diario O Globo.

Guedes enfatizó que Bolsonaro no ha desistido de llevar adelante sus reformas, pero admitió que el Gobierno le puso el freno por una cuestión de “tiempo políticos”.

Guedes aseguró que, pese a que por el momento no ha habido ninguna gran manifestación contra la política económica del Gobierno, “hay gente llamando” para ir a las calles. “Llamar para una manifestación en orden, pacífica, como las que hacen casi todos los fines de semana, sin problema. Ahora, llamar para ir a la calle para hacer lo mismo que en Chile y romperlo todo fue una locura, una irresponsabilidad”, subrayó.

El ministro defendió la implementación de las reformas de corte liberal para “retomar el camino del crecimiento sostenible” y reducir así el riesgo de que “suceda lo que sucedió en Argentina”, pero recalcó la necesidad de evaluar el “proceso político” de las mismas.

“Nosotros estábamos en el camino y ahí, de repente, comienza la confusión en Latinoamérica. Desorden, ahí el tiempo político comienza a cambiar”, señaló.

-“¿Esto significa una paralización de toda la agenda?”, le preguntó O Globo.

-“De alguna forma”, respondió Guedes.

El ministro destacó especialmente el proyecto de saneamiento entre los que siguen en marcha.

“Es una de las reformas más importantes para el país. Porque gran parte de la diferencia de Brasil en la esperanza de vida se debe a la mortalidad infantil”, explicó.

“Esto traerá cientos de millones de inversión en saneamiento en Brasil. De cada diez preguntas, seis o siete son sobre la industria del saneamiento. Es una inversión relativamente estable y al inversor le gustan las soluciones privadas a los problemas públicos. Es ideal para Brasil porque estamos sin recurso. El estado brasileño está quebrado. Con esta ley, en cinco o seis años termina el problema del saneamiento básico en Brasil”, dijo Guedes.

Jair Bolsonaro. Foto: AFP
El presidente Jair Bolsonaro no quiere dar motivos a la oposición para que en Brasil se desate una ola de protestas. Foto: AFP

Bolsonaro logró que se aprobara este año la reforma del sistema de pensiones, la cual aumenta la edad mínima de jubilación para hombres y mujeres, y estudia, entre otras, una reforma de la administración pública y otra tributaria.

Sobre el proyecto de privatizaciones impulsado por Bolsonaro, Guedes admitió que está siendo más difícil de lo previsto, pero señaló que hasta ahora alcanzó los 100.000 millones de reales (unos 23.810 millones de dólares).

En la entrevista con O Globo, Guedes aseguró que Bolsonaro continúa respaldando el proyecto de reformas. “El problema es el timing. No quiere dar una excusa para que la gente haga un desastre en las calles”, dijo.

“Como economista no tengo dudas de que mientras más rápido implementas las reformas, más rápido el país retoma el camino del crecimiento sostenible y más bajo el riesgo de lo que aconteció en Argentina”, dijo Guedes a O Globo, vaticinando un crecimiento escalonado de la economía brasileña hasta llegar a 4% en 2022 si las reformas son impulsadas agresivamente. “Pero digo eso como economista. También está la dimensión política de las reformas”, agregó.

(En base al diario OGlobo, EFE y AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)