La transición política

Bolsonaro afina el lápiz para una reforma tributaria en Brasil

Tres opciones: ajuste gradual, aplicación del IVA o gravamen a transacciones financieras.

Bolsonaro. Sus posiciones nacionalistas habían sembrado dudas respecto a la concreción de la fusión.
Foto: Archivo

A medida que se acerca la fecha del 1 de enero, el día en que Jair Bolsonaro tomará las riendas del Brasil, se van conociendo algunas de las ideas que maneja su futuro equipo económico comandado por Paulo Guedes. Tampoco faltan declaraciones de ministros designados que desconciertan a los socios del Mercosur o que pueden ser interpretadas como una oportunidad para flexibilizar al bloque regional.

Ayer miércoles, se informó desde el entorno de Bolsonaro que el presidente electo está analizando tres modelos de reforma para el sistema tributario brasileño: un programa de ajuste gradual, la aplicación de un impuesto al valor agregado o un plan más amplio que incluya un gravamen sobre transacciones financieras.

Bolsonaro fue elegido como presidente en octubre con promesas amigables a los mercados que incluyen privatizaciones, recortes de costos, la reforma del sistema de pensiones y el control del déficit fiscal.

Los economistas a menudo han criticado el complicado sistema tributario de Brasil como una barrera para el crecimiento a largo plazo. Las empresas gastan en promedio 2.038 horas para preparar sus declaraciones de impuestos, o cerca de 12 veces el promedio en los países ricos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según el índice "Doing Business" del Banco Mundial.

Jair Bolsonaro. Foto: EFE
Jair Bolsonaro. Foto: EFE

El equipo de Bolsonaro aún no ha decidido sobre alguna de las tres propuestas. Uno de sus asesores, Marcos Cintra, ha defendido a menudo en público un impuesto sobre las transacciones financieras.

Al mismo tiempo, el Congreso de Brasil ha estado trabajando en un plan de reforma tributaria propia que respalda la adopción de un impuesto al valor agregado.

Algunos congresistas han dicho que quieren ver el plan aprobado antes de fin de año. Sin embargo, eso requeriría de una enmienda constitucional, que en virtud de la ley brasileña no puede ser sometida a votación hasta que se suspenda una intervención federal de seguridad del Ejército en el estado de Río de Janeiro.

"El estado de ánimo en la Cámara baja y en el Senado es 100% para aprobar la creación de un impuesto al valor agregado este año", comentó Luiz Carlos Hauly, el diputado responsable del plan.

Cintra, sin embargo, ha dicho que un impuesto al valor agregado "sería desastroso" y que "la reforma tributaria requiere una forma de recoger impuestos basada en el flujo de caja electrónico del sistema bancario".

En cuando a su plan de privatizaciones, el propio Bolsonaro anunció este lunes que solo una parte de la petrolera estatal Petrobras, la mayor empresa del Brasil, podría pasar a manos del sector privado, ya no pretende vender una compañía que considera estratégica. Bolsonaro afirmó que ha conversado sobre un plan para privatizar algunos sectores de la empresa con Paulo Guedes, su futuro ministro de Hacienda.

Este mismo lunes, el vicepresidente electo de Brasil, Hamilton Mourão, fue más específico y aclaró que las áreas que pueden ser privatizadas son las subsidiarias para actividades como distribución o refino de combustibles, pero no la producción.

TLC con Chile.

Mientras Bolsonaro sigue trabajando en la transición y completando su gabinete, el gobierno saliente de Michel Temer dio un paso ayer miércoles que incidirá directamente en la gestión de la próxima administración.

Sebastián Piñera. Foto: AFP
Sebastián Piñera. Foto: AFP

En Santiago, Chile y Brasil firmaron un Tratado de Libre Comercio (TLC) negociado en tiempo récord. "Pocos acuerdos de libre comercio en el mundo se han iniciado, negociado y firmado en un plazo tan breve de tiempo, lo cual constituye probablemente un récord", dijo el presidente Sebastián Piñera, al suscribir el acuerdo junto a Temer, en el palacio presidencial de La Moneda.

Este TLC, que tardó tan solo seis meses en ser negociado, viene a actualizar el Acuerdo de Asociación Económica (ACE) vigente entre los dos países desde hace 30 años y la asociación chilena al Mercosur.

El acuerdo comenzó a ser negociado el 27 de abril de 2018. Al cabo de cuatro rondas de negociación, ambos países anunciaron que habían alcanzado un TLC que cuenta con 23 capítulos, incluyendo áreas como telecomunicaciones, comercio electrónico y de servicios, medioambiente y género, entre otros capítulos. El tratado incorpora, además, acuerdos en materia de inversiones, servicios financieros y compras públicas, que otorgará la posibilidad de que proveedores chilenos puedan participar en licitaciones públicas de Brasil en igualdad de condiciones a los proveedores locales.

Brasil es actualmente el primer socio comercial de Chile en América Latina. Entre enero y agosto, el intercambio comercial creció 21% hasta totalizar 6.808 millones de dólares. El país es, además, el principal receptor de la inversión directa de Chile en el exterior, con unos 31.000 millones de dólares de inversiones ya materializadas.

El nuevo acuerdo viene a fortalecer la red de tratados de libre comercio con los que cuenta Chile y que suman ya 26 acuerdos con 64 países, ente ellos Uruguay.

El Mercosur también fue tema ayer en San Pablo, donde la futura ministra de Agricultura de Bolsonaro, Tereza Cristina Correa da Costa, dijo que en un caso extremo Brasil podría dejar el bloque regional si no se revisan las condiciones, que en su opinión son "desventajosas" para el país, y respaldó flexibilizar las normas que rigen para el sector agropecuario.

"Precisamos sentarnos y ver los intereses. O Brasil intenta fortalecer el Mercosur y decir lo que quiere, o entonces sale, en un caso extremo. Pero no debe continuar como está. Es desventajoso para nosotros", comentó en una entrevista con el diario O Globo.

Primer enviado de Trump con el presidente electo

El asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, John Bolton, anunció ayer miércoles que se reunirá el 29 de noviembre con el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, en Río de Janeiro.

Bolton será el primer funcionario estadounidense de alto rango en reunirse con Bolsonaro. "Compartimos muchos intereses bilaterales y trabajaremos estrechamente para expandir la libertad y la prosperidad en todo el hemisferio occidental", dijo Bolton.

John Bolton. Foto: EFE
John Bolton. Foto: EFE

El gobierno de Trump ha enviado señales positivas al próximo gobierno brasileño en momentos en que Estados Unidos ha endurecido su postura hacia los regímenes de izquierda de Venezuela y Cuba.

Bolsonaro nombró a Ernesto Araújo como su ministro de Relaciones Exteriores, quien actualmente encabeza el departamento de Estados Unidos y Canadá de la cancillería.

Araújo se ha manifestado de acuerdo con varios puntos de la política exterior del gobierno de Trump.

Bolton describió a Bolsonaro como un "aliado de ideas afines" en un discurso este mes, y el hecho de que aproveche su viaje a Buenos Aires con motivo de la cumbre del G20 —a la que asistirá Donald Trump— para hacer escala en Brasil es una nueva muestra del interés de la Casa Blanca en tejer una temprana relación con el presidente electo que asumirá el próximo 1 de enero.

Nueva cúpula militar

La nueva cúpula militar brasileña quedó confirmada ayer. El comandante de la Marina será el almirante Ilques Barbosa Junior; el general Edson Leal Pujol estará al frente del Ejército y la Fuerza Aérea estará bajo el mando del teniente-brigadier Antonio Carlos Moretti Bermúdez, confirmó el futuro ministro de Defensa, general Fernando Azevedo e Silva. Los tres oficiales tienen rango equivalente al de general de cuatro estrellas y para sus nombramientos se respetó el criterio de antigüedad en las Fuerzas Armadas.

Diálogo con región Noreste

Los futuros gobernadores del noreste de Brasil, la región más pobre del país y que en las últimas elecciones se consolidó como un bloque opositor, pidieron a Jair Bolsonaro que convoque a un amplio diálogo nacional.

"Estamos totalmente comprometidos con la lucha por el destino de nuestra Patria y a disposición para el diálogo y el entendimiento nacional", que esperan que sea convocado por Bolsonaro. La región noreste está integrada por los estados de Pernambuco, Piauí, Maranhao, Paraiba, Ceará, Alagoas, Sergipe, Bahía y Río Grande do Norte.

"Llamado a la acción social"

La futura primera dama brasileña, Michelle Bolsonaro, quiere participar en "el mayor número posible de programas sociales" del Gobierno de su marido. "Era algo que yo hacía antes de casarme con Jair. Tengo un llamado a la acción social. Es algo que Dios ha puesto en mi vida, en mi corazón", dijo Michelle Bolsonaro ayer miércoles en declaraciones a periodistas durante su primera visita a Brasilia desde las elecciones. Explicó que le gustaría centrarse en proyectos relacionados con personas con discapacidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)