POLÉMICA

Tras asesinato a golpes de un hombre negro, vicepresidente dijo que en Brasil "no hay racismo"

Las polémicas declaraciones de Mourão ocurren en el Día Nacional de la Conciencia Negra, que se celebra en el país norteño para combatir el racismo.

Hamilton Mourao, vicepresidente de Brasil. Foto: AFP
Hamilton Mourão, vicepresidente de Brasil. Foto: AFP - Archivo

Hamilton Mourão, vicepresidente de Brasil, aseguró este viernes que en Brasil "no hay racismo" sino que lo quieren "importar", pocas horas después que un hombre negro de 40 años fuera asesinado a golpes en un supermercado de la ciudad sureña de Porto Alegre.

Las polémicas declaraciones de Mourão ocurren en el Día Nacional de la Conciencia Negra, que se celebra en el país norteño para combatir el racismo.

Al llegar al Palacio de Planalto — sede del Ejecutivo brasileño— , el vicepresidente fue consultado sobre este caso, al que calificó como "lamentable". Respecto a si consideraba que este fue un ataque racista, lanzó: "No. Para mí, en Brasil no hay racismo. Esto es algo que quieren importar a Brasil, aquí no existe".

Luego, remarcó en esa línea: "Te lo digo con mucha calma: no hay racismo. Les digo esto porque viví en los Estados Unidos. El racismo está ahí. Viví dos años en Estados Unidos. En mi escuela, donde yo vivía allí, la gente de color, estaba separado. Nunca lo había visto aquí en Brasil".

Las declaraciones del vicepresidente brasileño despertaron polémica en las redes sociales. Manuela d'Ávila, quien fuera compañera de fórmula de Fernando Haddad, escribió en su cuenta de Twitter: "Un hombre negro fue asesinado en un mercado de Porto Alegre, pero para Mourão 'no hay racismo en Brasil'. El racismo no solo existe, sino que estructura nuestra sociedad, ¡y combatirlo debe ser un compromiso de todos y de todos!", añadiendo el hashtag viral "#vidasnegrasimportam". Además, compartió el fragmento en el que Mourão señala que no existe racismo en Brasil.

El soldador Joao Alberto Silveira Freitas, de 40 años, murió como consecuencia de los golpes recibidos por dos guardias de seguridad en las instalaciones de un supermercado de la red francesa Carrefour en la capital del estado de Río Grande do Sul.

Las agresiones y la cobertura mediática de la muerte del soldador fueron comparadas en las redes sociales y en los medios brasileños con la de George Floyd, el afroamericano asesinado por un policía blanco el pasado mayo y cuyo deceso desató una oleada de furia y protestas antirracistas en todo Estados Unidos.

Con información de O Globo (GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error