INTERNACIONAL 

Armenia y Azerbaiyan en pie de guerra por zona disputada

La comunidad internacional preocupada por conflicto armenio-azerbaiyano que se remonta a los tiempos de la Unión Soviética.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, se reúne con altos funcionarios militares en Ereván. Foto: AFP.
El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, se reúne con altos funcionarios militares en Ereván. Foto: AFP.

El hasta ahora latente conflicto de Nagorno Karabaj, el más antiguo en el espacio postsoviético, ha vuelto a poner en vilo a la comunidad internacional con violentos choques en el territorio separatista disputado por Armenia y Azerbaiyán que amenazan con una nueva guerra a gran escala en el Cáucaso Sur.

Armenia y Azerbaiyán se encuentran en estado de guerra desde 1991, si bien tres años después firmaron un alto el fuego, vigente aunque con violaciones denunciadas por ambas partes.

La escalada en Nagorno Karabaj llevó a Armenia a decretar la ley marcial y la movilización general en todo su territorio, una medida excepcional, que no había llegado a producirse durante otros periodos de aumento de la tensión entre ambos países, como la llamada “guerra de los cuatro días” de abril de 2016.

Pocas horas después, las autoridades de Azerbaiyán firmaron también un decreto sobre la declaración de la ley marcial en todo el territorio del país a partir de hoy.

Las movilizaciones en Armenia y Nagorno Karabaj se producen después de que el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán lanzara una “contraofensiva” en toda la línea de contacto en respuesta a los ataques que, asegura, Armenia efectuó a primera hora de la mañana contra posiciones azerbaiyanas y asentamientos civiles.

Los beligerantes se culpan mutuamente de iniciar los combates. el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, acusó a su enemigo histórico de haber “declarado la guerra al pueblo armenio” atacando Nagorno Karabaj, región separatista en Azerbaiyán de mayoría armenia, sobre la que Bakú no tiene el control desde la caída de la Unión Soviética.

Conflicto de Nagorno Karabaj. Foto: AFP.
Conflicto de Nagorno Karabaj. Foto: AFP.

El presidente azerbaiyano, Ilham Aliev, denunció por su parte una “agresión” armenia y prometió “vencer”.

Los dos bandos intercambiaron desde ayer por la mañana disparos de artillería, desplegaron blindados y Azerbaiyán realizó bombardeos aéreos.

Las autoridades de Karabaj reconocieron que habían perdido 17 soldados, y que más de un centenar resultaron heridos. Y murieron dos civiles.

Bakú no publicó el balance de sus bajas militares, pero dio cuenta de la muerte de una familia azerí de cinco miembros.

En Rusia, que libra armas a ambos países y se erige en árbitro regional, el presidente Vladimir Putin llamó al cese de los enfrentamientos, los peores en esta zona desde 2016, cuando murieron 110 personas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, anunció su intención de reunirse con Aliev y Pashinyan.

El Departamento de Estado estadounidense dijo que ha contactado con los dos países “para urgir a ambas partes a cesar inmediatamente las hostilidades, usar los vínculos de comunicación que existen para evitar una mayor escalada y a evitar la retórica y las acciones inútiles”.

Y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, y su cancillería prometieron “pleno apoyo” a “su hermano Azerbaiyán”. La declaración fue condenada por Armenia.

El primer ministro armenio declaró en este sentido que la postura “agresiva” de Ankara amenaza con consecuencias “catastróficas” para todo Cáucaso Sur y regiones vecinos.

Los orígenes de un conflicto violento.

El conflicto armenio-azerbaiyano se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando a finales de la década de 1980 el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra que causó unos 25.000 muertos. Al término de los combates, las fuerzas armenias se hicieron con el control del Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que llaman “franja de seguridad”, para unirlo a Armenia.

Azerbaiyán sostiene que la solución al conflicto pasa por la liberación de los territorios ocupados, demanda respaldada por varias resoluciones del Consejo de Seguridad.

Armenia, por su parte, apoya el derecho a la autodeterminación de Nagorno Karabaj y aboga por la participación de los representantes del territorio separatista en las negociaciones sobre el arreglo del conflicto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error