Publicidad

Pacto con gobernadores y desfile en un tanque de guerra: el maratónico 9 de Julio de Javier Milei

El mandatario argentino firmó el Pacto de Mayo en Tucumán, y a la mañana se dirigió a Buenos Aires donde, después de cinco años, los militares volvieron a desfilar en el Día de la Independencia.

Compartir esta noticia
 La postal de la celebración la protagonizaron Milei y Villarruel desfilando sobre un tanque en Av. Del Libertador.
La postal de la celebración la protagonizaron Milei y Villarruel desfilando sobre un tanque en Av. Del Libertador.
Foto: La Nación (GDA)

La Nación (GDA), EFE
El desfile militar celebrado ayer martes en el marco del aniversario número 208 de la declaración de Independencia Argentina, se caracterizó no solo por su gran convocatoria, de la que participaron unos 7.000 uniformados de la Fuerza Aérea, la Armada y el Ejército, encabezados por decenas de veteranos de la guerra de Malvinas, sino también por algunos momentos protagonizados por el presidente Javier Milei y la vicepresidenta, Victoria Villarruel.

Familias enteras también acompañaron la celebración y presenciaron el sobrevuelo de los aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea y la Armada y luego el reconocimiento a los veteranos de la guerra de Malvinas, uno de los momentos más emotivos del desfile.

Unos 3.000 excombatientes desfilaron a lo largo de 4,5 kilómetros de la Avenida Del Libertador -llamada así en honor al padre de la patria argentina, José de San Martín- de la Ciudad de Buenos Aires, ante una multitud de personas que se agolparon en las vallas de seguridad con banderas argentinas para poder ver mejor.

Los soldados argentinos que participaron del conflicto marcharon vistiendo sus uniformes y condecoraciones, donde cada regimiento portaba una bandera celeste y blanca decorada con los símbolos de la unidad a la que pertenecieron durante la guerra.

Los excombatientes volvieron a estar presentes del desfile militar después de cinco años. Aunque habían sido reanudados en el gobierno de Mauricio Macri, durante la gestión de Alberto Fernández dejaron de llevarse a cabo.

A las 9 de la mañana, Milei y su Gabinete llegaron a la Catedral para participar del Tedeum por el Día de la Independencia. Al mandatario lo acompañó Villarruel, que en la medianoche de ayer estuvo ausente en la firma del Pacto de Mayo. La explicación oficial de su entorno fue que estaba engripada y su médico le recomendó no viajar.

Tras un minuto de silencio para recordar a José de San Martín, se dispusieron en la iglesia para escuchar la misa, a cargo del arzobispo de Buenos Aires, Jorge García Cuerva.

En sus palabras ante Milei y sus funcionarios, el arzobispo reclamó por la “falta de termómetro social” ante la pobreza y pidió “vivir la libertad” sin odio. Asimismo, realizó un fuerte pedido de unidad para sobrepasar el complejo contexto social que vive la Argentina, amparado en Jesús y en el espíritu de los congresales de 1816 en Tucumán. Acto seguido, fue el turno del desfile de las tres fuerzas armadas (la Fuerza Aérea, el Ejército y la Armada) y de la Policía Federal Argentina, Gendarmería Nacional y Prefectura Nacional. También participó la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Por último, antes de que terminara el desfile militar, Milei y Villarruel protagonizaron un momento particular: se subieron a un tanque de guerra del Ejército. Un colaborador puso una escalera y otros agarraron al mandatario y a su número dos desde arriba del rodado. Ella subió con tacos. “Alzando sus brazos, vibrando al compás del público, el presidente se suma al fervor popular, al espíritu de alegría, a la participación protagónica que emana desde ambos costados de esta Avenida del Libertador. Así se desplaza la unidad, y el Presidente y la señora vicepresidenta desde este tanque saludando al público presente, compartiendo la alegría, este espíritu de unión que hoy se manifiesta de esta manera”, indicó el locutor oficial, mientras sonaba atrás música militar.

Fabian_Marelli_11857_202407.JPG
Desfile militar por el 9 de Julio. Palco presidencial en Av. Libertador y Austria.
Foto: La Nación (GDA)

Pacto de Mayo

Menos de doce horas antes del desfile patrio, Milei y 18 de los 24 gobernadores provinciales firmaron el Acta del Pacto de Mayo, un pacto propuesto en marzo pero que se concretó recién ayer debido a la demora en la aprobación de la Ley Bases, condición innegociable del presidente para firmar el acuerdo.

El objetivo de la firma del pacto era el de “sellar los acuerdos básicos para sacar a la Argentina adelante” y enviar una señal de unión tras sucesivos chispazos entre el Ejecutivo y las provincias.

Los cinco primeros puntos son la inviolabilidad de la propiedad privada; el equilibrio fiscal innegociable; la reducción del gasto público a niveles históricos, en torno al 25% del producto bruto interno; una educación inicial, primaria y secundaria “útil y moderna, con alfabetización plena y sin abandono escolar”; y una reforma tributaria “que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de los argentinos y promueva el comercio”.

Asimismo, se establecen como puntos “la rediscusión de la coparticipación federal de impuestos para terminar para siempre con el modelo extorsivo actual que padecen las provincias” y “el compromiso de las provincias argentinas de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país”.

El pacto se completa con el compromiso de hacer una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal; una reforma del sistema de jubilaciones “que le dé sostenibilidad al sistema y respete a quienes aportaron”; y la apertura al comercio internacional “de manera que la Argentina vuelva a ser protagonista del mercado global”.

TUCUMÁN

Pacto de Mayo

El presidente de Argentina, Javier Milei, y 18 de los 24 gobernadores provinciales firmaron ayer martes el Acta del Pacto de Mayo, un pacto propuesto en marzo pasado y que contiene compromisos en diez políticas “refundacionales” para el país. La firma coincidió con el inicio del 9 de Julio, día en que se celebra la Independencia argentina, declarada en 1816 en la ciudad de San Miguel de Tucumán, precisamente el sitio elegido para este acto simbólico de unidad política, ya que ninguno de los 18 gobernadores pertenecen al partido del mandatario, La Libertad Avanza.

Quienes no formaron parte de esta firma fueron Claudio Vidal (Santa Cruz), Ricardo Quintela (La Rioja), Axel Kicillof (provincia de Buenos Aires), Sergio Ziliotto (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa) y Gustavo Melella (Tierra del Fuego). Estuvieron presentes y firmaron el pacto el gobernador de Tucumán, Osvaldo Jaldo, quien también fue el anfitrión; los gobernadores de Catamarca, Raúl Jalil; Chaco, Leandro Zdero; Chubut, Ignacio Torres, y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri. También los gobernadores de Córdoba, Martín Llaryora; Corrientes, Gustavo Valdés; Entre Ríos, Rogelio Frigerio; Jujuy, Carlos Sadir; Mendoza, Alfredo Cornejo; Misiones, Hugo Passalacqua; Neuquén, Rolando Figueroa; Río Negro, Alberto Weretilneck; Salta, Gustavo Sáenz; San Juan, Marcelo Orrego; San Luis, Claudio Poggi; Santa Fe, Maximiliano Pullaro; ⁠y Santiago del Estero, Gerardo Zamora.

Argentina sella un pacto de unidad política, "un punto de inflexión" frente al "abismo"
Javier Milei posa junto al gabinete ministerial durante un acto en Tucumán (Argentina).
Foto: Presidencia de Argentina/EFE

ADEMÁS

“Los puntos de quiebre de una nación no son momentos de paz”

“La Argentina se encuentra ante un punto de inflexión. Los puntos de quiebre en la historia de una Nación no son momentos de paz y tranquilidad, son momentos de dificultad y conflicto, donde todo parece cuesta arriba. Son momentos en los que el abismo se hace tan claro que el cambio se convierte en una obligación y una urgencia”, comenzó Javier Milei pasada la medianoche de ayer después de que los 18 gobernadores firmaran el Acta del Pacto de Mayo en Tucumán. Fiel a sus críticas a la herencia del kirchnerismo, subrayó: “Después de un siglo de paulatina caída en la miseria, nos hemos prácticamente olvidado como sociedad de nuestro pasado próximo y de las ideas que la hicieron posible”, y siguió: “Hay muchos dirigentes políticos, sociales y sindicales que no están aquí. En algunos casos, porque sus anteojeras ideológicas los hacen desconocer la raíz del fracaso argentino”, alundiendo a los gobernadores que no asistieron (Ver aparte). Pero también hizo un reclamo a los gobernadores presentes. “El 44% del gasto del Estado corresponde a las provincias y los municipios. Por cada empleado nacional hay cinco provinciales. Llegar a un peso del Estado razonable de 25 puntos del PBI requiere que todos los niveles del Estado hagan su parte”, zanjó Milei.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Javier MileiArgentina

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad