LA RESPUESTA EN LA REGIÓN

En Argentina, quienes se fueron a la costa deberán quedarse hasta fin de la cuarentena

“El que se fue a la costa, no va a poder volver. Se va a tener que quedar donde estaba el viernes, cuando salió el decreto”, dijo la ministra de seguridad.

El gobierno de Alberto Fernández dispuso una cuarentena obligatoria hasta el 31 de marzo, que podría extenderse. Foto: AFP
El gobierno de Alberto Fernández dispuso una cuarentena obligatoria hasta el 31 de marzo, que podría extenderse. Foto: AFP

Los argentinos que se fueron a pasar el fin de semana a la costa o a cualquier otro punto del país deberán permanecer ahí hasta el final de la cuarentena obligatoria, el 31 de marzo. Las fuerzas de seguridad les impedirán el tránsito de regreso a sus hogares, advirtió ayer lunes la ministra del área, Sabina Frederic.

“El que se fue a la costa, no va a poder volver. Se va a tener que quedar donde estaba el viernes, cuando salió el decreto”, dijo la funcionaria, en declaraciones a radio Rivadavia. En el Ministerio de Seguridad ya trabajan para reforzar hoy martes y mañana miércoles los operativos en las principales rutas de regreso de la costa atlántica.

“Vamos a poner varios retenes y lo vamos a mostrar, para que todo el mundo vea que no se les permite el regreso. Salvo que tengan un motivo muy justificado, deberán dar media vuelta y volver por donde vinieron. Vamos a hacer un cerrojo”, detalló un funcionario del área.

En el ministerio que conduce Frederic se muestran conformes con el despliegue del operativo de seguridad destinado a garantizar el cumplimiento de la cuarentena. “Estamos en un 93 o 94% de acatamiento”, estimó un funcionario del área, y destacó la coordinación entre las fuerzas federales y provinciales.

En tanto, el presidente Alberto Fernández contó algunos detalles sobre la reunión con intendentes del conurbano bonaerense y con el gobernador Axel Kicillof que mantuvo ayer lunes en horas de la mañana en la residencia de Olivos, donde brinda las directivas para enfrentar el avance del coronavirus en Argentina.

“Vinieron todos los intendentes del conurbano, el norte y el sur del gran Buenos Aires. Les contamos lo que estamos haciendo, la necesidad de relevar camas, enfermeros, médicos en cada municipio, determinar cuánto más nos falta. Y les pedimos que se involucren como lo hicieron los gobiernos de la ciudad y de la provincia de Buenos Aires”, dijo Fernández en radio Nacional.

Fue la cuarta entrevista en poco más de 24 horas para alertar sobre la necesidad de respetar la cuarentena obligatoria e informar sobre la situación en Argentina respecto de la pandemia. Ratificó que no declarará por el momento el estado de sitio y dijo que podría prorrogarse la cuarentena, en principio prevista hasta el 31 de marzo.

“Les conté las dificultades que enfrentamos, lo que necesito de ellos, que me ayuden a controlar la cuarentena, básicamente. Que seamos estrictos en el cumplimiento. Y que me ayuden a controlar los precios, porque hay gente que de forma vergonzosa los aumenta para especular”, agregó, en una nueva crítica a los argentinos que no respetan el aislamiento y a los empresarios que fijan los precios de los productos.

Los ministros de Economía y Desarrollo Productivo, Martín Guzmán y Matías Kulfas, anunciaron ayer lunes medidas para monotributistas y para sectores que no reciben asistencia del Estado.

Recule de Bolsonaro en no pago de salarios

Ante un nuevo aluvión de críticas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tuvo que echarse atrás. El mandatario revocó ayer lunes una medida que había aprobado el domingo y que permitía a los empresarios no pagar a sus empleados hasta por cuatro meses.

Solo unas horas más tarde de haber aprobado la suspensión de contratos, el presidente rectificó. “Determiné la revocación” del artículo 18, que “permitía la suspensión del contrato de trabajo por hasta cuatro meses sin salario”, expresó en Twitter.

El jefe de Estado había llegado a afirmar ayer lunes que la medida era “una forma de preservar empleos”. La oleada de críticas que recibió por parte de sindicatos, políticos e incluso empresarios, le forzaron a retractarse. También en las redes sociales, el presidente comunicó un plan de inyección económica tasado en 85.500 millones de reales (unos 16.600 millones de dólares) para los 27 estados y más de 5.000 municipios del país, donde al menos hay 34 muertos y 2.000 infectados por Covid-19.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados