RUSIA 

Alexéi Navalni fue detenido tras llegar a Rusia

Viajó, tras varios meses de convalecencia en Alemania tras sufrir un presunto envenenamiento, rumbo a Rusia,

Alexei Navalni. Foto: Reuters
Alexei Navalni. Foto: Reuters

El líder opositor ruso fue detenido hoy por la Policía en el control de pasaportes del aeropuerto Sheremétievo de Moscú, según la imágenes en directo transmitidas por varios medios digitales y conformó su portavoz.

El opositor ruso Alexéi Navalni había abandonado este domingo Berlín, tras varios meses de convalecencia en Alemania tras sufrir un presunto envenenamiento, rumbo a Rusia, pese a las amenazas de detención de la justicia.

El avión que transporta a Navalni y a su esposa Yulia despegó del aeropuerto de Berlín a las 14H17 GMT, constataron periodistas de la AFP a bordo, y tiene previsto llegar al aeropuerto moscovita de Vnukovo a las 16H20 GMT.

Antes del despegue, el opositor confió a la prensa que no teme ser detenido. "¿Seré detenido? Es imposible, soy inocente", agregó Navalni, después de reiterar su agradecimiento a Alemania por organizar su recuperación.

En el aeropuerto de Moscú, la policía antidisturbios estaba presente en gran número y un grupo de unos 200 partidarios del opositor se apelotonaban frente a las barreras instaladas para bloquear el acceso a la sala de llegadas, constató la AFP.

Desde que el principal rival de Vladimir Putin anunciara el miércoles su intención de regresar, los servicios penitenciarios rusos (FSIN) le advirtieron que se verán "obligados" a detenerle por violar las condiciones de una condena con suspensión de pena que le impuso la justicia en 2014.

Navalni, de 44 años, no hizo caso de esas maniobras que, según él, están destinadas a "amedrentarle" y pidió a sus partidarios que vengan a recibirle al aeropuerto de Vnukovo.

La principal figura de la oposición rusa cayó súbitamente en coma en agosto, cuando regresaba de un viaje a Siberia. Inicialmente fue hospitalizado en Omsk, una gran ciudad de la región, pero fue evacuado unos días después a un hospital de Berlín.

Tres laboratorios europeos concluyeron que fue envenenado con un agente nervioso del tipo Novichok, desarrollado en la época soviética, una conclusión que confirmó la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) pese a que Moscú lo ha negado.

El opositor acusa a los servicios especiales rusos (FSB) de haber tratado de asesinarle por orden directa de Putin. Sin embargo, las autoridades rusas acusaron a los servicios secretos occidentales y hasta la higiene de vida de Navalni.

Hasta ahora, Moscú se ha negado a abrir una investigación para descubrir lo que le ocurrió, debido al supuesto rechazo de Alemania a compartir sus informaciones con Rusia.

Berlín anunció el sábado que ha transmitido a Moscú todos los elementos de su investigación judicial, en particular las "actas" de los interrogatorios y "muestras de sangre y tejido, así como trozos de ropa".

La portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, confirmó este domingo que Moscú recibió los documentos enviados por Alemania, pero aseguró que "no contienen nada realmente" de lo que Rusia quería.

Investigación por fraude

Según el FSIN, Navalni incumplió cuando estaba en Alemania las condiciones de la condena de 2014, que le obliga a presentarse al menos dos veces por semana en la administración penitenciaria.

Desde finales de diciembre, el opositor también es objeto de una nueva investigación por fraude, por sospechas de haber gastado para su uso personal 356 millones de rublos (3,9 millones de euros, 4,8 millones de dólares) de donaciones.
Más de 2.000 personas han anunciado en Facebook que irán a recibirlo pero la justicia ha advertido de los riesgos de participar en un "acontecimiento público" no autorizado en el aeropuerto de Vnukovo.

Varios activistas que iban a viajar a Moscú desde San Petersburgo para reunirse con el opositor fueron detenidos por la policía antes de salir, según los medios de comunicación.

Por su parte grupos nacionalistas hostiles a Navalni amenazaron con recibirlo con "zelionka", un antiséptico de color verde difícil de limpiar, con el que ya habían rociado al opositor en el pasado.

Pese a que la prensa nacional lo ignora prácticamente, ni está representado en el Parlamento ni es elegible, Navalni sigue siendo la principal voz de la oposición en parte gracias a su canal de YouTube que cuenta con 4,8 millones de abonados y a su organización, el Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK), que denuncia la corrupción de las élites.

Pese a los allanamientos, las presiones y las condenas a penas cortas de cárcel a Navalni o sus aliados, éste ha logrado organizar varias manifestaciones muy seguidas en los últimos años, y ha provocado varios reveses al poder en elecciones locales.

Su fama sigue siendo limitada fuera de las grandes ciudades. Un sondeo del centro independiente Levada de septiembre concluía que solo el 20% de los rusos aprueban sus acciones.

Para los expertos, el regreso anunciado de Navalni es una piedra en el zapato del Kremlin: dejarlo libre sería una demostración de debilidad y encarcelarlo amenazaría con provocar un nuevo escándalo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados