VERANO 2018

Un verano con mil propuestas de helados, postres y café bien frío

Comercios del este ofrecen sabores que van desde los $ 65 a los $ 650.

Gelateria Il Porto: por su ubicación atrae a numerosos turistas. Foto: R. Figueredo
Gelateria Il Porto: por su ubicación atrae a numerosos turistas. Foto: R. Figueredo

Un mousse de maracuyá, un helado de pistacho de Bronte con aires de la Catania siciliana, o bien una crema tramontana, son tentaciones irresistibles si uno ingresa a las heladerías de Punta del Este, en particular a Il Porto, ubicada en El Trinquete 1181 y la rambla, frente al mar, a pocos metros del puerto y con vista a la Isla Gorriti.

Quienes estén cerca de Gorlero y la 21 no podrán resistirse tampoco a la crema con galletitas y dulce de leche llamada Monte Bianco o a otra de avellanas y chocolate suave, conocida como Gianduia, especialidades de la heladería Arlecchino que despiertan también los antojos, no solo en damas embarazadas. Allí, cuando las noches son más frescas y brillan ganadas por una brisa, sobre todos los postres reina el Tartufo de chocolate amargo con ron y avellanas.

Para los que también gustan por un tiempo zafar del tradicional triple de crema, chocolate y frutilla, en la refinada Pecas tienen para elegir otras delicias, por ejemplo el helado Selva Negra de chocolate con merengue y salsa del fruto rojo amarena, o la crema irlandesa que muy bien combina con whisky. La crema Piamontesa, de crema americana y nutella, es otra maravilla que supera en pedidos a los helados frutales, aun en días muy cálidos.

Los helados de fruta se venden como pan caliente. Foto: El País
Los helados de fruta se venden como pan caliente. Foto: El País

Cerca de este local, en Gorlero y la 28 está El Faro, visitada sobre todo por extranjeros que eligen la opción del dulce de leche argentino o el sabor chajá, inspirado en el postre clásico de Paysandú. Según dicen, lo llevan porque quieren probar algo típico uruguayo que en sus países no tienen.

En Freddo, la heladería argentina que tiene diez locales desde José Ignacio y Manantiales hasta La Barra y Punta del Este, además de cafés calientes o helados, clásicos batidos, sundaes y postres, se destacan como sabores más originales los del tiramisú italiano, que si bien ha generado diversas recetas es un postre preparado en base a café, bizcochos y el incanjeable queso mascarpone.

Vasitos y cucuruchos.

En Il Porto, abierto de 10:30 a 2:30 horas, además de los clásicos cucuruchos o vasitos se ofrecen helados palito también artesanales. El simple cuesta $ 65; si se lo baña con chocolate $ 85; y si se le agrega toppings de frutas secas o granola $ 99. El vaso pequeño de un sabor cuesta $ 90, el de dos $ 110, y uno de mayor tamaño denominado Il Porto cuesta $ 140 al igual que el cucurucho. Para aquellos que quieran porciones mayores está la opción de un cuarto kilo por $ 160, medio kilo por $ 270, un kilo por $ 460 y dos por $ 750.

Los más solicitados son el dulce de leche granizado y el Il Porto, que es un helado de dulce de leche con betas naturales de ese mismo sabor.

En Arlecchino, que está cumpliendo 20 años y abre de 12:00 a 2:00 horas, los precios siguen siendo de los más accesibles en relación a la calidad, y por ambos motivos muchos no desesperan aun cuando deban hacer fila. La oferta es de más de 35 sabores. En cada año se prepara uno nuevo; hace un tiempo fue el de chicle pero en esta temporada, por el Día de Reyes se preparó una crema de color celeste con estrellas blancas.

Además de los clásicos gustos se ofrece el de La Diplomática, que tiene crema pastelera y chocolate, o el de coco con salsa de maracuyá.

El cucurucho o vaso de un sabor sale $ 90, de dos $ 105, de tres $ 120, cuarto kilo $ 130, medio kilo $ 240 y un kilo $ 460. También hay milkshakes.

En Pecas, una de las preferidas de los cruceristas y abierta desde el mediodía hasta la madrugada, entre los 40 sabores que ofrece, los preferidos son el de dulce de leche super y el tramontana de dulce de leche, crema y galletitas. El cucurucho chico de dos sabores cuesta $ 160, el grande $ 180 y el de tres $ 190. El medio litro $ 280 y el litro de hasta cuatro sabores $ 520. No tienen un horario fijo sino que cierran cuando no quedan clientes.

El Faro, por su parte, de 11:30 a 2:30 agrega a la lista de opciones los milkshakes de frutilla y chocolate ($ 120); son un éxito entre el público más joven, al igual que la granita. Allí se vende mucho helado de chocolate, dulce de leche y menta. Dicen que cuesta hacer que el público se anime a gustos menos comunes, como tiramisú, mascarpone o durazno al oporto pero la apuesta comercial al abanico amplio permanece, enhorabuena. El helado de un sabor sale $ 80, el de dos $ 120, el de tres $ 150, cuarto de litro $160, medio litro $ 280 y un litro $ 490.

Toppings y batidos.

En Freddo, abierto desde la mañana hasta la 1:30. el cucurucho pequeño de dos sabores tiene un costo de $ 140 y el grande $ 155. medio kilo sale $ 375 y un kilo $ 640. Se les puede agregar toppings —por $ 35 más— como merengue picado, chips de chocolate, nueces, almendras o salsas de chocolate, dulce de leche y frutilla.

Hay batidos de gin tonic con frutilla y de spritz (agua, vino y naranja) y se destaca el Tropical: una bocha de helado de fresa, dos de maracuyá y jugo de naranja. Los clásicos de ananá y limón, frutilla o el mencionado Tropical cuestan $ 140 el chico y $ 215 el grande.

Por las calorías que contienen los helados es lógico que los dietistas los recomienden para el invierno, pero las vacaciones estivales sin helados serían como los veranos sin arena, olas y bicicletas. Y si no, que hablen los niños, que se embadurnan felices manos y cara con chocolate.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)