Religión y sociedad

Reabrió la parroquia bicentenaria de Dolores

El obispo Carlos Collazzi recordó la solidaridad y el voluntariado que ayudaron a la reconstrucción.

La bicentenaria parroquia de Dolores, en Soriano, se vio anoche colmada de fieles, durante su reinauguración. Foto: D. Rojas
La parroquia de Dolores colmada de fieles durante su reinauguración. Foto: D. Rojas

Reabrieron la bicentenaria parroquia de Dolores, un monumento histórico nacional que se vio afectado por el tornado de abril de 2016.

El edificio fue construido en varias etapas y remonta su origen al 22 de septiembre de 1801. Fue en la década del 40 cuando se erigieron las torres que lo transformaron en ícono de la ciudad.

"Hace poco más de dos años se desató un tornado que afectó a tantas familias y tantas instituciones, por ejemplo la iglesia evangélica Valdense a la que el viento le tiró abajo todo su templo y a este templo que sufrió la caída de parte de su techo", expresó el obispo de la Diócesis de Mercedes, Monseñor Carlos Collazzi.

"Fue un momento de tremendo dolor y angustia, pero que desató al mismo tiempo un tornado de solidaridad. Hemos visto a un pueblo de gran empuje, fuerte espíritu de recuperación y de una solidaridad que trascendió a Dolores, tanto que llegó ayuda de todo el país e incluso desde Alemania", indicó Collazi antes de dirigir la misa de reapertura ante cientos de personas que colmaron las instalaciones en una jornada muy fría en materia climática pero muy cálida por la solidaridad reinante.

La restauración fue encomendada al prestigioso estudio de los arquitectos Colet& Neri.

"La obra de recuperación consiste en un proceso que todavía no está acabado, pero sí muy avanzado. La situación del templo, que de por sí era compleja, porque estaba muy deteriorado por falta de mantenimiento, se vio agravada con el paso del tornado", informó a El País el arquitecto Diego Neri.

Explicó que el proyecto se dividió en varias etapas. Una de las prioridades era conservar el monumento, reparar los techos y darle un adecuado tratamiento al ingreso de aguas pluviales.

"En su interior atendimos los detalles escultóricos, pintura e iluminación, restaurando un edificio que tiene más de 200 años. En su origen era un edificio muy distinto al que tenemos hoy", explicó Neri.

La inversión supera ampliamente los 200 mil dólares.

Reapertura de la parroquia de Dolores. Foto: D. Rojas
 Foto: D. Rojas

Voluntariado.

El presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay se mostró muy crítico con el proyecto para regular el voluntariado que se encuentra a estudio parlamentario.

Dijo que sin voluntarios no hubiera podido recuperarse por ejemplo toda una ciudad como Dolores, que se vio devastada por el tornado.

Citando el ejemplo de lo vivido en la ciudad, Collazzi pidió públicamente que el sistema político revea la iniciativa que presenta un afán recaudador y que pone en jaque a un sinfín de actividades que solo pueden cumplirse mediante el voluntariado.

"Aquí mismo he visto jóvenes que vinieron de Cardona, Juan Lacaze y de Sauce (Canelones), para elaborar las cenas en el Sagrado Corazón, donde se brindaba comida a cientos de personas que quedaron desprotegidas", recordó el obispo.

"Si el proyecto de ley que ha salido de la comisión del Senado se aprueba con los artículos que actualmente tiene y hubiera estado vigente hace dos años, esa acción voluntaria no hubiese sido posible", reflexionó, y luego citó un pasaje de la Biblia.

"Esto del voluntariado es bueno, hay que promoverlo, seguramente haya que reglamentarlo en algunos aspectos, pero de ninguna manera la caridad y la generosidad puede tener límites porque si no el evangelio donde Jesús le dice a la gente, denle de comer, nos quedaría trunco".

Collazi considera que la acción voluntaria es fundamental no solo para la iglesia, sino también para organizaciones como Leones, Rotary e incluso "las madres que lavan los equipos de los niños que juegan al baby futbol".

"Esto hay que considerarlo por encima de afanes recaudadores, que me parece no pueden nunca competir con la acción voluntaria que la gente lleva adelante. Por ejemplo, ¿qué le digo hoy a quienes están haciendo de comer en la capilla para darle de comer diariamente a 120 personas?", se preguntó el padre.

"Creo que es necesario rever este proyecto y escuchar la opinión de todos, entre los cuales también está la iglesia", sostuvo Collazzi ante la aprobación inocultable de la concurrencia.

Fieles de todo el país en Dolores

La bicentenaria parroquia de Dolores, en Soriano, se vio anoche colmada de fieles, durante su reinauguración después de que el tornado ocurrido en 2016 afectara la estructura de su techo. El obispo de la diócesis de Mercedes, monseñor Carlos Collazzi, presidió la misa durante la cual recordó la solidaridad y al voluntariado que surgió después del desastre para trabajar en la reconstrucción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)