Publicidad

marcha

Proclama del 8M: feministas reclaman al Mides, rechazan reforma educativa y apuntan contra la jubilatoria

La Intersocial Feminista denunció "el retiro del Estado y el desmantelamiento de las políticas públicas llevadas adelante por el Mides".

Compartir esta noticia
marcha por el 8M
Consigna feminista en la marcha por el 8M
Estefanía Leal

Como en todos los 8 de marzo, miles marchan en todas partes del mundo por el Día de la Mujer. En Uruguay, la marcha más convocante es la que coordinala Intersocial Feminista por 18 de julio. Este año, su proclama es "contra el hambre y la opresión".

En el texto, divulgado en su página web, la Intersocial Feminista aseguró que "el retiro del Estado y el desmantelamiento de las políticas públicas llevadas adelante por el Mides" implicó que las mujeres asumieran tareas de "atención de mujeres e infancias que sufren violencias", así como "hacerse cargo de garantizar comida a cientos de miles de familias que comen en ollas populares" y de las "múltiples demandas que crecen en la medida que se precariza y vulneran derechos".

Preparativos de la marcha por el Día de la Mujer 2023 en el Centro de Montevideo
Preparativos de la marcha por el Día de la Mujer 2023 en el Centro de Montevideo
Foto: Estefanía Leal

También denunciaron "la persecución a estudiantes de secundaria por ser 'feministas' por parte de autoridades cercanas a Presidencia".

Además, exigieron la "implementación de los Juzgados Multimateria" y reclamaron que la transformación educativa "no incluye la educación sexual integral".

"La reforma de la seguridad social nos afecta más a las mujeres, por el hecho de percibir el 78,4% del total de ingresos de los varones (Inmujeres, 2021). Por otra parte, la informalidad laboral es mayor en mujeres del interior del país. Las mujeres pobres tienen una tasa de empleo del 38%. Y, si a esto le agregamos que las mujeres dedican ⅔ de su tiempo al trabajo no remunerado y sólo ⅓ al remunerado y sumamos el alargamiento de la vida laboral, se agudiza la tensión entre nuestra doble jornada laboral (trabajo remunerado y no remunerados), y por tanto la perpetuación de la precariedad de nuestras vidas", apuntaron.

Carteles y proclamas, hasta portadas por mascotas en la marcha del 8M
Carteles y proclamas, hasta portadas por mascotas en la marcha del 8M
Foto: Estefanía Leal

Lea la proclama completa:

“Lucha Feminista contra el hambre y la opresión”

Todo lo que el Estado no hace, lo hacemos las mujeres. Doble trabajo no remunerado y perseguido.

Un nuevo 8M nos encuentra a las mujeres juntas en las calles, luchando contra la opresión patriarcal, denunciando la violencia y el abandono del Estado. Estamos en 2023, el primer año fuera de la pandemia, y a pesar de los anuncios del gobierno que indican mejoras en las condiciones económicas el hambre no ha cesado.

Las mujeres venimos cubriendo todos los retrocesos a costa de más explotación y precarización. El retiro del Estado y el desmantelamiento de las políticas públicas llevadas adelante por el Mides, implicó que las mujeres asumiéramos tareas de atención de mujeres e infancias que sufren violencias, que nos hiciéramos cargo de garantizar la comida a cientos de miles de familias que comen en ollas populares pero no sólo nos ocupamos de la alimentación sino también de las múltiples demandas que crecen en la medida que se precariza y vulneran los derechos. Las mujeres de las ollas y merenderos sostienen barrios enteros a lo largo y ancho de todo el país. Esta respuesta popular y feminista expone escandalosamente la ausencia del Estado que ya retiró los apoyos a las ollas, precisamente en este mes de marzo.

El ataque a la solidaridad y a las acciones colectivas se profundiza en la medida que avanzan fuerzas conservadoras y fascistas en los territorios, en los medios de comunicación y en la política. El ataque a la solidaridad es también un ataque a las mujeres porque, como dijimos, estamos al frente de cientos de iniciativas de apoyo, sostén y cuidado de mujeres e infancias frente al terrible desamparo que sufren del Estado. Rechazamos enfáticamente las prácticas de espionaje a militantes sociales y la persecución a estudiantes de secundaria por ser “feministas” por parte de autoridades cercanas a Presidencia.

Violentadas y asesinadas sin importancia

En los últimos años algunas respuestas estatales hacia las mujeres en situación de violencia se han debilitado; como son los subsidios de alquiler para mujeres que se atienden en servicios especializados, los refugios del Mides, donde el último año falleció una mujer producto de un incendio por las malas condiciones edilicias. La falta de presupuesto a la Ley Integral contra la Violencia de Género hace que sigan sin existir los Juzgados Multimateria y que los anunciados nuevos Juzgados especializados en el interior del país carezcan de condiciones mínimas de seguridad y no revictimización, como es el Juzgado de San Carlos. Exigimos, una vez más, la implementación de los Juzgados Multimateria en tanto solucionarán varios de los problemas de acceso a la Justicia que nos afectan. En lo que va del año, 5 mujeres fueron asesinadas y 45 en 2022; 8 niños fueron asesinados por sus padres en el mismo año; aún esperamos justicia por las mujeres trans asesinadas; seguimos en Emergencia Nacional sin una estrategia del Estado y siendo constantemente revictimizadas. La Asociación de Defensores de Oficio denunció las condiciones edilicias del Juzgado Especializado de San Carlos, donde víctimas y victimarios se encuentran en la misma habitación. Repudiamos la cultura de la violación y exigimos educación sexual integral para enseñar a respetar los límites del consentimiento, a no explotar sexualmente de niños, niñas y adolescentes, a no acosar a las mujeres en ningún espacio y a no violar. Observamos cómo se instrumenta desde el gobierno una transformación educativa que nuevamente no incluye la educación sexual integral.

Gestación subrogada

Rechazamos el proyecto de ley votado en Diputados que amplía la gestación subrogada porque abre un mercado de vientres de alquiler que vulnera los derechos de las mujeres para satisfacer el deseo de algunas personas de ser padre o madre con sus propios genes pero sin poner el cuerpo. Rechazamos la utilización de los cuerpos de mujeres pobres como vasijas y la compra-venta de bebés.

Más pobre de jubilada, trabajando mucho más

La reforma de la seguridad social nos afecta más a las mujeres, por el hecho de percibir el 78,4% del total de ingresos de los varones (Inmujeres, 2021). Por otra parte, la informalidad laboral es mayor en mujeres del interior del país. Las mujeres pobres tienen una tasa de empleo del 38% (ONU Mujeres, 2021). Y, si a esto le agregamos que las mujeres dedican ⅔ de su tiempo al trabajo no remunerado y sólo ⅓ al remunerado y sumamos el alargamiento de la vida laboral, se agudiza la tensión entre nuestra doble jornada laboral (trabajo remunerado y no remunerados), y por tanto la perpetuación de la precariedad de nuestras vidas.

Mujeres privadas de todo por pobres

Mientras el Parlamento no derogue el art. 74 de la LUC que criminaliza de manera brutalmente desproporcionada a quién ingrese unos gramos de droga a la cárcel, se destruyen familias y dejan a numerosos niños, niñas y adolescentes institucionalizados. Porque el microtráfico tiene cara de mujer, joven, con familia a cargo y vulnerada por múltiples violencias, quienes en su mayoría ingresan droga porque son manipuladas emocionalmente por sus parejas o por miedo a represalias a sus familiares privados de libertad. Más aún sabiendo que la realidad de las personas privadas de libertad son tortuosas y que la cárcel no es la mejor solución. La vida digna sí.

Racismo invisible y profundo

Las mujeres afro, siguen siendo víctimas del colonialismo, capitalismo y racismo imperante, que las somete a la pobreza, a la indigencia, las criminaliza, las mata y descarta como basura, a ellas y a sus hijos/as/es. Las condena a trabajos precarizados, mal pagos, a la informalidad y la precariedad laboral. El racismo las convierte en objetos sexuales permanentes, negando su capacidad intelectual y saberes, sus experiencias de vida. Su historia es de liberación y lucha de un esclavismo que continúa hoy sin cadenas.

Explotación extractivista de los cuerpos de las mujeres

El modelo productivo extractivista que instalan grandes empresas multinacionales para usufructuar nuestros bienes naturales, legitimando prácticas machistas y patriarcales, ubicando a las mujeres como moneda de cambio. Los casos de las trabajadoras sexuales violentadas en emprendimientos productivos del sector forestal es un claro y triste ejemplo, mujeres golpeadas dentro de los predios empresariales, mujeres asesinadas donde nadie investiga los hechos. Trata de mujeres con fines de explotación sexual totalmente naturalizadas y aceptadas por quienes deben velar por su inexistencia.

Crisis ambiental y sequía

Las mujeres hemos sido las que históricamente cultivamos la tierra y producimos alimentos, conservamos semillas, cuidamos el agua. En momentos donde el cambio climático no es un problema de futuro sino que es una realidad que provoca pandemias, sequías, incendios, fríos extremos y que de continuar con este modelo de consumo, este sistema de explotación de las personas y de los recursos naturales el mundo como lo conocemos desaparecerá dejando por el camino un tendal de hambre y muerte.

Luchamos en todos los espacios, contra todas las opresiones.

Desde una mirada que nos una a todas, desde un feminismo interseccional, que nos reconozca en nuestra diversidad, que no admita lo transexcluyente . Que amplifique nuestras voces, que reconozca las múltiples capas de opresión que cada una vive, en cada espacio que habitamos. Luchamos porque nuestras voces sean escuchadas, aún en un contexto donde se desprestigia nuestra voz con actos violentos y con descalificaciones e insultos.

¡Este 8M 2023 PARAMOS Y MARCHAMOS por todas y todes!

¡Paramos y marchamos por vida digna y libre de violencia!

Paramos y marchamos contra el empobrecimiento de las mujeres, infancias y adolescencias.

Paramos y marchamos contra la precarización de la vida.

Paramos y marchamos por presupuesto para la Ley Integral contra la violencia de género.

Paramos y marchamos en contra de la reforma de la seguridad social.

Paramos y marchamos en contra de la reforma educativa.

Paramos y marchamos contra la cultura de la violación.

Paramos y marchamos contra el extractivismo y la destrucción de nuestra tierra y la contaminación del agua.

Paramos y marchamos en defensa de las políticas sociales.

Paramos y marchamos contra la violencia racista.

Paramos y marchamos contra la xenofobia.

Paramos y marchamos por acceso a la salud integral (física y mental).

Paramos y marchamos contra la criminalización de la solidaridad y de la pobreza.

Paramos y marchamos juntas y en todos los rincones del país.

Paramos y marchamos todos los 8 de marzo.

Lucha feminista contra el hambre y la opresión.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

8MDía de la Mujer.

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad